Pu­tin cul­pa a EE.UU. y a Eu­ro­pa de pro­vo­car la cri­sis en Ucra­nia

El Pre­si­den­te ru­so di­jo que él ad­vir­tió de las con­se­cuen­cias an­te una “in­tro­mi­sión” de Oc­ci­den­te en los asun­tos de Ucra­nia. Oba­ma se­ña­ló que si la so­lu­ción di­plo­má­ti­ca fra­ca­sa es­tá abier­to a es­tu­diar el en­vío de ar­mas a Kiev.

La Tercera - - MUNDO - Cris­ti­na Ci­fuen­tes

En me­dio de las in­ten­sas ne­go­cia­cio­nes pa­ra lo­grar una sa­li­da di­plo­má­ti­ca a la cri­sis que afec­ta al es­te de Ucra­nia, el Pre­si­den­te de Ru­sia, Vla­di­mir Pu­tin, pu­so más car­bón al fue­go y cul­pó a Es­ta­dos Uni­dos y a sus alia­dos de ha­ber­la pro­vo­ca­do con sus in­ten­tos de “im­po­ner su vo­lun­tad”. “En reite­ra­das oca­sio­nes ad­ver­ti­mos a EE. UU. y a sus so­cios oc­ci­den­ta­les de las ne­fas­tas con­se­cuen­cias que ten­dría la in­tro­mi­sión en los asun­tos in­ter­nos de Ucra­nia”, di­jo el man­da­ta­rio en una en­tre­vis­ta con el dia­rio egip­cio Al Ah­ram di­fun­di­das ayer por el Krem­lin. Pu­tin in­sis­tió en que la con­di­ción fun­da­men­tal pa­ra estabilizar la si­tua- ción en el es­te de Ucra­nia es el ce­se in­me­dia­to de las hos­ti­li­da­des, en par­ti­cu­lar “de la lla­ma­da ope­ra­ción an­ti­te­rro­ris­ta (del Ejér­ci­to ucra­niano), que no es más que una ope­ra­ción pu­ni­ti­va”.

Se­gún la agen­cia EFE, la en­tre­vis­ta ha­bría si­do con­ce­di­da con an­te­rio­ri­dad a las con­sul­tas de es­te fin de se­ma­na, en las que Pu­tin y los lí­de­res de Ale­ma­nia, An­ge­la Mer­kel, y Fran­cia, Fran­co­is Ho­llan­de, mar­ca­ron una ho­ja de ru­ta pa­ra con­se­guir la paz en el es­te de Ucra­nia. Tras con­sul­tas te­le­fó­ni­cas a cua­tro ban­das con el Pre­si­den­te ucra­niano, Pe­tro Po­ros­hen­ko, se acor­dó el domingo con­vo­car una cum­bre pa­ra ma­ña­na en Minsk. Si bien se des­co­no­cen has­ta aho­ra los pun­tos del acuer­do de paz, al­gu­nos ana­lis­tas se­ña­lan que se­ría una suer­te de acuer­do que se po­dría ca­li­fi­car como “Minsk Plus”, ha­cien­do re­fe­ren­cia al pac­to fir­ma­do el 5 de sep­tiem­bre pa­sa­do en­tre Kiev y los se­pa­ra­tis­tas pro­rru­sos y que no fue res­pe­ta­do.

El pre­lu­dio de la cum­bre en Minsk de ma­ña­na, se­rá el en­cuen­tro que sos­ten­drán hoy el Gru­po de Con­tac­to, for­ma­to de ne­go­cia­cio­nes en­tre Kiev y los se­pa­ra­tis­tas con la me­dia­ción de Ru­sia y de la OSCE.

En es­te fre­ne­sí di­plo­má­ti­co, Mer­kel lle­gó ayer has­ta Was­hing­ton pa­ra re­unir­se con el Pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma y tra­tar, en­tre otros te­mas, el po­si­ble en­vío de ar­mas a Ucra­nia por par­te de Es­ta­dos Uni­dos. An­te es­to, el man­da­ta­rio nor­te­ame­ri­cano se- ña­ló que no ha to­ma­do una de­ci­sión y que con­ti­núa alen­tan­do una sa­li­da di­plo­má­ti­ca del con­flic­to. Sin em­bar­go, ad­vir­tió que si es­ta vía fra­ca­sa eva­lua­rá “to­das las op­cio­nes”. Por su par­te, Mer­kel se nie­ga a la po­si­bi­li­dad de una en­tre­ga de ar­mas a Kiev. “No veo una so­lu­ción mi­li­tar a es­te con­flic­to”, di­jo la can­ci­ller ale­ma­na.

Pe­se a que am­bos lí­de­res des­ta­ca­ron ayer que sus go­bier­nos es­tán “muy uni­dos en su idea de un es­fuer­zo di­plo­má­ti­co re­no­va­do”, los ana­lis­tas con­cuer­dan que es­te te­ma ha di­vi­di­do a Berlín y Was­hing­ton y que Pu­tin ha sa­ca­do pro­ve­cho de es­to. Como tam­bién lo ha he­cho con las di­vi­sio­nes en­tre los eu­ro­peos res­pec­to de las san­cio­nes en su con­tra. En es­te sen­ti­do, la Unión Eu­ro­pea (UE) acor­dó ayer sus­pen­der por una se­ma­na la apli­ca­ción de nue­vas san­cio­nes con­tra res­pon­sa­bles ru­sos y ucra­nia­nos pa­ra dar tiem­po a las ne­go­cia­cio­nes de paz.

Pu­tin vo­ló ayer a El Cairo pa­ra una vi­si­ta de dos días, que es vis­ta por los ana­lis­tas como un cla­ro men­sa­je ha­cia Es­ta­dos Uni­dos, se­gún se­ña­la el dia­rio The Guar­dian. El man­da­ta­rio tie­ne pla­nea­do dis­cu­tir hoy so­bre el fin del uso del dó­lar en el co­mer­cio bi­la­te­ral en­tre Ru­sia y Egip­to. Los ana­lis­tas creen que si bien exis­te un in­te­rés de am­bas par­tes en es­tre­char la­zos, quie­ren man­dar una se­ñal a la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal de que sus res­pec­ti­vas po­lí­ti­cas de re­la­cio­nes ex­te­rio­res no son dic­ta­das por otros. “En me­dio de las ne­go­cia­cio­nes que lo han de­ja­do con po­cos ami­gos, Pu­tin quie­re mos­trar que aún tie­ne alia­dos”, di­jo el bió­gra­fo del lí­der ru­so Ben Ju­dah. “Pu­tin si­gue sa­can­do par­ti­do de las am­bi­güe­da­des y con­tra­dic­cio­nes de las po­lí­ti­cas oc­ci­den­ta­les res­pec­to a Me­dio Orien­te”, sos­tu­vo a la agen­cia Fran­ce Pres­se (AFP), An­na Borsh­chevs­ka­ya, es­pe­cia­lis­ta de Ru­sia en el Was­hing­ton Ins­ti­tu­te For Near East Po­licy.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.