La “Rei­na del Pa­cí­fi­co” que­da li­bre

Avi­la Bel­trán fue en­car­ce­la­da en 2007, jun­to a su ex pa­re­ja, acu­sa­da de in­tro­du­cir más de nue­ve to­ne­la­das de co­caí­na a Mé­xi­co.

La Tercera - - MUNDO -

LA lla­ma­ron “Rei­na del Pa­cí­fi­co” por­que por años ma­ne­jó ru­tas ma­rí­ti­mas a su an­to­jo pa­ra in­gre­sar co­caí­na des­de Co­lom­bia a Es­ta­dos Uni­dos. Fue esa su épo­ca de glo­ria, en la que ins­pi­ró nar­co-co­rri­dos, l i bros y guio­nes de po­pu­la­res te­le­no­ve­las. Con­quis­tó ade­más a gran­des ca­pos del nar­co­trá­fi­co me­xi­cano y tam­bién a co­man­dan­tes de la po­li­cía. Era va­ni­do­sa, co­que­ta y ama­ba los lu­jos (se le in­cau­ta­ron 179 jo­yas tras su de­ten­ción) y siem­pre se le po­día ver en los gran­des fes­te­jos de los narcos.

La vida de San­dra Avi­la Bel­trán, de 54 años, era como una fic­ción, has­ta que ca­yó en pri­sión el 28 de fe­bre­ro de 2007, jun­to a su ex pa­re­ja, el co­lom­biano Juan Die­go Es­pi­no­sa, alias El Ti­gre, en Ciu­dad de Mé­xi­co, acu­sa­da de in­tro­du­cir al país más de nue­ve to­ne­la­das de co­caí­na.

La “Rei­na del Pa­cí­fi­co” de­jó la cár­cel del es­ta­do Na­ya­rit, al no­roes­te de Mé­xi­co, lue­go que un tri­bu­nal la de­ja­ra en li­ber­tad tras re­vo­car­le la úl­ti­ma sen­ten­cia que le que­da­ba por cum­plir. Ya no es la mis­ma fem­me fa­ta­le del nar­co me­xi­cano: su tiem­po en pri­sión la en­ve­je­ció y su pe­lo aho­ra lu­ce ca­no­so y des­cui­da­do.

Fue su ex­ten­so co­no­ci­mien­to s o b r e c ó mo f un­ci o na­ban las gran­des ban­das de nar­co­tra­fi­can­tes lo que lle­vó a que las au­to­ri­da­des me­xi­ca­nas y la agen­cia an­ti nar­có­ti­cos es­ta­dou­ni­den­se (DEA) la per­si­guie­ran por años. Y tam­bién por­que año tras año fue cre­cien­do un mi­to so­bre su fi­gu­ra que ca­ló hon­do en la cul­tu­ra po­pu­lar me­xi­ca­na.

Su apo­do que­dó in­mor­ta­li­za­do, por ejem­plo, en el co­rri­do “Fies­ta en la Sie­rra”, que in­tre­pre­tan Los Tu­ca­nes de Ti­jua­na, uno de los con­jun­tos mu­si­ca­les más po­pu­la­res de Mé­xi­co. Tam­bién se con­si­de­ra la ins­pi­ra­ción de la pro­ta­go­nis­ta de la exi­to­sa no­ve­la “La Rei­na del Sur” del es­cri­tor es­pa­ñol Ar­tu­ro Pé­rez-Reverte, aun­que a di­fe­ren­cia del per­so­na­je de es­te li­bro, no era je­fa de una ban­da, sino que só­lo ser­vía de en­la­ce en­tre Co­lom­bia y Mé­xi­co. Como ella mis­ma di­jo, era una “co­mer­cian­te”, aun­que no de “ca­sas y ro­pa” como de­cla- Ar­tu­ro PérezReverte Pá­gi­nas: 522 Edi­to­rial: San­ti­lla­na ró son­rien­te el día en que la de­tu­vie­ron, sino que de los car­ga­men­tos de co­caí­na que con mu­cha ha­bi­li­dad ad­mi­nis­tra­ba vía ma­rí­ti­ma, des­de Co­lom­bia a Mé­xi­co y que le die­ron su fa­ma de Rei­na del Pa­cí­fi­co.

Por lo mis­mo fue pre­sen­ta­da como una de las pie­zas clave pa­ra des­ba­ra­tar el nar­co­trá­fi­co en­tre Co­lom­bia y Es­ta­dos Uni­dos.

Avi­la siem­pre for­mó par­te del mun­do del nar­co­trá­fi­co. Na­ció en 1960 en el es­ta­do me­xi­cano de Baja Ca­li­for­nia. Es so­bri­na de Mi­guel An­gel Fé­lix Ga­llar­do, con­si­de­ra­do como “el je­fe de los je­fes” de los narcos me­xi­ca­nos de los años 80, por lo que cre­ció ro­dea­da de le­gen­da­rios nar­co­tra­fi­can­tes, como el lí­der del cár­tel de Si­na­loa, Joa­quín Guz­mán Loe­ra, más co­no­ci­do como “El Cha­po”.

Es­tu­vo ca­sa­da dos ve­ces, pe­ro sus es­po­sos tu­vie­ron muer­tes trá­gi­cas. Pri­me­ro fue el co­man­dan­te de la Po­li­cía Ju­di­cial Fe­de­ral, Jo­sé Luis Fuen­tes, quien fue ase­si­na­do y lue­go Ro­dol­fo López Ama­viz­ca, co­man­dan­te del des­apa­re­ci­do Ins­ti­tu­to Na­cio­nal pa­ra el Com­ba­te a las Dro­gas, quien fue apu­ña­la­do cuan­do es­ta­ba in­gre­sa­do por una in­fec­ción gra­ve en un hos­pi­tal, aun­que se cree que pa­ra ese en­ton­ces, la “Rei­na”, ya es­ta­ba em­pa­re­ja­da y tra­ba­jan­do pa­ra “El Ti­gre”.

“Vi­vo en­tre dos fue­gos: el go­bierno, que me sa­cri­fi­ca a su po­lí­ti­ca, y el nar­co­trá­fi­co, que me des­tru­ye con la muer­te de per­so­nas que son mi vida, yo mis­ma”, ase­gu­ró di­jo en una en­tre­vis­ta que dio en 2008 des­de la cár­cel.

Avi­la Bel­trán pa­só cin­co años en cár­ce­les me­xi­ca­nas. Pe­ro en agos- t o de 2 01 2 , f ue e xt r a di t a da a EE.UU. acu­sa­da de cons­pi­rar pa­ra im­por­tar y dis­tri­buir co­caí­na.

Los car­gos pu­die­ron lle­var­la a la ca­de­na per­pe­tua, pe­ro se di­lu­ye­ron y tras ne­go­ciar con la fis­cal, só­lo se le de­cla­ró cul­pa­ble de ha­ber ase­so­ra­do a “El Ti­gre”, que era con­si­de­ra­do el ne­xo en­tre el car­tel de Si­na­loa y el nar­co­trá­fi­co co­lom­biano.

A su con­de­na de 70 me­ses se le des­con­tó el tiem­po trans­cu­rri­do en pe­na­les y en agos­to de 2013 ya es­ta­ba de vuel­ta en su tie­rra na­tal, Mé­xi­co.

El vier­nes, un tri­bu­nal ad­mi­tió su úl­ti­mo re­cur­so con­tra una sen­ten­cia por la­va­do de di­ne­ro al con­si­de­rar que ya fue juz­ga­da por ese de­li­to, tan­to en Mé­xi­co como en el ex­tran­je­ro. Así, la “Rei­na del Pa­cí­fi­co” re­cu­pe­ró su li­ber­tad.

San­dra Avi­la Bel­trán an­tes de ser arres­ta­da en 2007.

FO­TO: AP

La “rei­na” en una ima­gen de agos­to de 2013.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.