La­sar­te no es el mis­mo con viento en con­tra

Al DT cam­peón se le atra­gan­ta la ad­ver­si­dad: pier­de in­ge­nio, chis­pa y ac­ti­vi­dad en los ma­los mo­men­tos. Ex di­ri­gi­dos por Ma­che­te ase­gu­ran que la vin­cu­la­ción que ad­quie­re con su club in­flu­yen en su apa­gar.

La Tercera - - DEPORTES - Ma­tías Par­ker Cas­tro Jo­nat­han Estrada Ro­dri­go Va­len­zue­la

Mar­tes 3 de fe­bre­ro. Es­ta­dio Na­cio­nal. Uni­ver­si­dad de Chile cae por 3-2 an­te Iqui­que y su­ma su se­gun­da de­rro­ta con­se­cu­ti­va. En el cés­ped, los ju­ga­do­res azu­les se re­ti­ran con la ca­be­za ga­cha, como tra­tan­do de en­con­trar ex­pli­ca­cio­nes. A un cos­ta­do de la can­cha, Mar­tín La­sar­te, quien acos­tum­bra a re­ti­rar­se del cam­po ape­nas fi­na­li­za el en­cuen­tro, re­tro­ce­de unos pa­sos y apo­ya el bra­zo de­re­cho en uno de los asien­tos de la ban­ca, ubi­ca­da en el sec­tor sur. Mi­ra a sus di­ri­gi­dos con re­sig­na­ción, a me­tros de dis­tan­cia, mien­tras con la mano de­re­cha se to­ma el ros­tro. Pa­san cer­ca de tres mi­nu­tos y no se mue­ve. Ro­dol­fo Ne­me, su ayu­dan­te, se acer­ca y ca­mi­nan jun­tos ha­cia el ca­ma­rín.

Mar­tín La­sar­te ya no es el mis­mo. Atrás que­da­ron los glo­rio­sos días en que Uni­ver­si­dad de Chile pa­re­cía un equi­po in­ven­ci­ble en el tor­neo lo­cal. Los ri­va­les pa­re­cen ha­ber­le en­con­tra­do la mano y, en seis jue­gos dispu­tados, ape­nas su­ma cin­co pun­tos.

Su ge­nio cam­bió. Su­fre con los ma­los re­sul­ta­dos y se irri- ta con ma­yor fa­ci­li­dad. En la ban­ca se de­ses­pe­ra con los mo­vi­mien­tos tác­ti­cos de sus di­ri­gi­dos, que no lo­gran mar­car di­fe­ren­cias. An­te Hua­chi­pa­to, en la igual­dad 2-2, es­tu­vo lar­gos mi­nu­tos sen­ta­do en la ban­ca, sin dar ins­truc­cio­nes. Al­go le pa­sa a Ma­che­te.

“Los re­sul­ta­dos lle­van a que el téc­ni­co es­té en es­ta si­tua­ción. Es­ta­mos to­dos in­quie­tos, no so­lo él. A na­die le gus­ta es­tar vi­vien­do es­ta ma­la ra­cha, pe­ro con to­da la ex­pe­rien­cia que tie­ne sa­brá có­mo ayu­dar­nos. Con­fía en no­so­tros y no­so­tros con­fia­mos en él”, se­ña­ló Cris­tián Suá­rez, de­fen­sor de la U.

El otro La­sar­te, sin em­bar­go, tie­ne un am­plio his­to­rial. Du­ran­te su pa­so en Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca, atra­ve­só du­ros mo­men­tos, lue­go de con­se­guir tres sub­cam­peo­na­tos. En su úl­ti­ma tem­po­ra­da en el elen­co de Las Con­des, a fi­nes de 2013, re­nun­ció a la ban­ca pa­ra des­com­pri­mir el am­bien­te.

“Es­tu­ve en mo­men­tos di­fí­cil con La­sar­te. Sen­tí, ge­ne­ral­men­te, que el téc­ni­co te­nía una úni­ca ma­ne­ra de en­ca­rar las co­sas. Eso sí, te­nía mo­men­tos en que se enoja­ba o le cam­bia­ba el hu­mor por una co­sa pun­tual, pe­ro como to­dos”, se­ña­la Six­to Pe­ral­ta, quien de­fen­dió la ca­mi­se­ta cru­za­da ba­jo su man­do.

Otro que re­cuer­da al DT du­ran­te su es­ta­día en la UC es Ro­dri­go Va­len­zue­la. Pa­ra el re­ti­ra­do fut­bo­lis­ta, el pro­ble­ma en los cam­bios de áni­mo del uru­gua­yo se de­be al víncu­lo que ge­ne­ra con los clu­bes que di­ri­ge. “Le afec­tan mu­cho los re­sul­ta­dos ne­ga­ti­vos, por­que se vin­cu­la mu­cho con el club. Lo sien­te mu­cho por el gru­po, no por su fu­tu­ro”. Ade­más, agre­ga que “en mo­men­tos com­pli­ca­dos con­ver­sa con los re­fe­ren­tes, pe­ro tam­bién es­cu­cha a los jó­ve­nes. Es un ti­po abier­to y nun­ca los ti­ra­rá al cho­que”.

Mien­tras di­ri­gió a La Real So­cie­dad, du­ran­te la tem­po­ra­da 2009-2010, el DT tam­bién vi­vió cri­sis, lue­go de lo­grar el as­cen­so. Jo­nat­han Estrada, vo­lan­te de aquel equi­po, lo re­cuer­da.

“En mi me­mo­ria es­tá gra­ba­do que ha­bla­ba muy fuer­te, en al­gu­nas opor­tu­ni­da­des, pa­ra co­rre­gir los erro­res. Su­fría con los re­sul­ta­dos”, “Re­cuer­do que ha­bla­ba muy fuer­te y co­rre­gía los erro­res; su­fría con los ma­los re­sul­ta­dos, ya que se in­vo­lu­cra­ba mu­cho”. “Le afec­ta mu­cho los re­sul­ta­dos ne­ga­ti­vos, por­que se vin­cu­la mu­cho con el club; se frustra y se sien­te el primer cul­pa­ble”. co­men­ta. En tan­to, Die­go Ri­vas, ex vo­lan­te del cua­dro vasco, agre­ga que “La­sar­te asu­me to­da la pre­sión de los me­dios pa­ra no per­ju­di­car al ju­ga­dor”.

Mar­tín La­sar­te, ge­nial con el viento a fa­vor, se en­co­ge con el ai­re en con­tra. Des­apa­re­cen las so­lu­cio­nes, se apa­ga el ca­rác­ter y le blo­quean las du­das. En las ma­las pa­re­ce otro.

FO­TO: AGENCIAUNO

Mar­tín La­sar­te mi­ra re­sig­na­do el cés­ped del Es­ta­dio Na­cio­nal, en la caí­da de Uni­ver­si­dad de Chile an­te Iqui­que.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.