“Es­ta­ba desata­do”

Ale­ro es­ta­dou­ni­den­se de Co­lo Co­lo El go­lea­dor prác­ti­ca­men­te em­pa­tó so­lo la fi­nal con Cas­tro, bri­llan­do en el cuar­to jue­go. LA CLAVE PA­RA HA­CER 55 PUN­TOS

La Tercera - - DEPORTES - Carlos Do­no­so A.

Sue­na el pi­ta­zo que da por ter­mi­na­do el cuar­to due­lo de las fi­na­les de la Li­ga Na­cio­nal de Bás­quet­bol. Co­lo Co­lo aca­ba de ven­cer 93-81 a Cas­tro y, tras ga­nar sus dos par­ti­dos como lo­cal, obli­ga a que la se­rie se alar­gue has­ta el quin­to y de­ci­si­vo par­ti­do, que se lle­va­rá a ca­bo en la Is­la Gran­de de Chi­loé. Los fes­te­jos son to­ta­les: par­te de la hin­cha­da alba en­tra a la can­cha, y se fun­de en un abra­zo con los ju­ga­do­res del Ca­ci­que. El tra­ba­jo es­tá he­cho. La me­ta es­tá cum­pli­da. Los al­bos es­tán a só­lo un jue­go de vol­ver a le­van­tar la co­ro­na, esa que ga­na­ron por úl­ti­ma vez en 1996, cuan­do la com­pe­ten­cia se co­no­cía como Di­ma­yor.

Es­te es­ce­na­rio era im­pen­sa­do el vier­nes pa­sa­do, cuan­do los al­bos iban 2-0 abajo en la se­rie. Por eso, tras el pi­ta­zo fi­nal, to­das las mi­ra­das se di­ri­gen ha­cia O’Louis McCu­llough, el ju­ga­dor di­fe­ren­te, el hom­bre gol. Con sus 55 pun­tos el domingo lle­vó a Co­lo Co­lo a es­tar a 40 mi­nu­tos de ga­nar la li­ga.

Tras ser co­ro­na­do como la fi­gu­ra del par­ti­do, el me­dio her­mano del as­tro de la NBA Ke­vin Gar­nett se va a las du­chas. Tiem­po des­pués, con el gim­na­sio en Mai­pú don­de los al­bos ha­cen de lo­cal ca­si va­cío, el es­ta­dou­ni­den­se, de 32 años y na­ci­do en Ca­ro­li­na del Sur, atien­de a La Ter­ce­ra en la mis­ma can­cha, esa en don­de más se sien­te có­mo­do. Hi­zo un cuar­to par­ti­do per­fec­to… Só­lo es­toy con­ten­to por ha­ber ga­na­do. Te­nía­mos una me­ta, que era ga­nar. Es una co­sa de or­gu­llo. No se pue­de ven­cer en to­dos los par­ti­dos, pe­ro nos rehu­sá­ba­mos a per­der en ca­sa, fren­te de nues­tro pú­bli­co y dar­le el tro­feo a Cas­tro en nues­tro gim­na­sio. No po­día­mos per­mi­tir eso. ¿Qué es­pe­ran en­con­trar­se en Cas­tro en el jue­go de­ci­si­vo? Ya nos hi­ci­mos car­go de nues­tra ta­rea en ca­sa. Aho­ra hay que ir a Cas­tro y en­con­trar la ma­ne­ra de ga­nar un par­ti­do más. Son di­fí­ci­les en ca­sa, no han per­di­do allá, pe­ro eso no me mo­les­ta. Cuan­do pien­so en su in­vic­to, me acuer­do de (U. de) Con­cep­ción, que tam­po­co ha­bía per­di­do de lo­cal. Fui­mos y les ga­na­mos. ¿Qué di­fe­ren­cias hu­bo en­tre los dos pri­me­ros par­ti­dos, de vi­si­ta, y los dos úl­ti­mos, en ca­sa? Allá per­di­mos por nues­tros pro­pios erro­res. Y apren­di­mos de ellos. En ca­sa, nos ju­gá­ba­mos nues­tro or­gu­llo, e hi­ci­mos un jue­go in­te­li­gen­te. Cuan­do jun­ta­mos esas co­sas, na­die en es­ta li­ga nos pue­de ga­nar. Nues­tra me­ta es aho­ra traer­nos el tro­feo “An­tes del par­ti­do, ha­blé con mi pa­pá. Me es­ta­ba sin­tien­do de una ma­ne­ra es­pe­cial. Así que lo lla­mé, y ha­bla­mos ca­si 45 mi­nu­tos”. “Yo, sim­ple­men­te, cum­plo mi rol. Otros de­ben de­ci­dir quién es el me­jor. No es­tá en mi ca­be­za preo­cu­par­me de eso. Só­lo quie­ro ga­nar”. a San­tia­go. ¿Qué erro­res se co­me­tie­ron allá? Es­tá­ba­mos preo­cu­pa­dos de mu­chas co­sas, como de quién mar­ca­ba a quién, y ese ti­po de asun­tos. Cuan­do su­pi­mos de­jar eso de la­do y ju­gar to­dos como equi­po, no tu­vi­mos pro­ble­mas. La­men­ta­ble­men­te, aho­ra es­ta­mos pa­gan­do por esos erro­res, por­que creo que de­be­ría­mos es­tar ce­le­bran­do ya el tí­tu­lo. Creo que de­bi­mos ha­ber ga­na­do el cam­peo­na­to el sá­ba­do y, si no era el sá­ba­do, el domingo, en el cuar­to en­cuen­tro. De­ja­mos que los dos par­ti­dos en Cas­tro se nos es­ca­pa­ran. ¿Hay al­gu­na ra­zón por la que ha­ya es­ta­do tan efec­ti­vo y có­mo­do en el jue­go 4? An­tes del par­ti­do, tem­prano, ha­blé con mi pa­pá, ya que me es­ta­ba sin­tien­do de una ma­ne­ra es­pe­cial. Así que lo lla­mé, y ha­bla­mos ca­si 45 mi­nu­tos. Se le ve emo­cio­na­do... Es que no es fá­cil es­tar le­jos de tu fa­mi­lia, via­jar to­do el tiem­po, y no es­tar en fe­chas im­por­tan­tes con ellos. Soy hu­mano, y ne­ce­si­ta­ba una de esas con­ver­sa­cio­nes con mi pa­pá, uno de esos mo­men­tos pa­dre e hi­jo... ¿Hay al­go que se pue­da sa­ber de lo que ha­bla­ron? Lo que más res­ca­té de la con­ver­sa­ción fue cuan­do me di­jo: “Sal a la can­cha y di­viér­te­te”. ¿Eso hi­zo pa­ra mar­car 55 pun­tos? ¿Di­ver­tir­se? Siem­pre me di­vier­to, pe­ro es­ta­ba desata­do, es­ta­ba ex­tre­ma­da­men­te fe­liz, sin­tien­do la ener­gía del pú­bli­co, que fue ex­tra­or­di­na­ria. Pu­de ali­men­tar­me de su on­da. Sim­ple­men­te, es­ta­ba en la zo­na. Su­pe que hi­ce 55 pun­tos re­cién cuan­do ter­mi­nó el par­ti­do y me lo di­je­ron. ¿Cuan­do lle­gó a Chile, a Co­lo Co­lo, pen­só en es­tar en las fi­na­les, y cer­ca de ga­nar­las? Na­die en­tre­na pa­ra per­der. Pre­gún- ta­le a cual­quier atle­ta, de cual­quier de­por­te: na­die en­tre­na pa­ra per­der. ¿Có­mo es su re­la­ción con Te­rran­ce Tho­mas? Son ri­va­les y los más des­ta­ca­dos de sus equi­pos... (Ríe) Si tu­vié­ra­mos un mi­cró­fono du­ran­te un par­ti­do, y es­cu­cha­ran to­do lo que ha­bla­mos, se da­rían cuen­ta de que no tie­ne na­da que ver con bás­quet­bol. En la can­cha, ha­bla­mos de to­do. ¿Se sien­te el me­jor ju­ga­dor de la li­ga? Yo, sim­ple­men­te, cum­plo mi rol. De­ja­ré que los me­dios y los hin­chas de­ci­dan eso. No es­tá en mi ca­be­za preo­cu­par­me de eso. Só­lo quie­ro ga­nar. No ga­na­mos (Co­lo Co­lo) des­de 1996, y es­ta­mos tra­tan­do de ha­cer his­to­ria acá. Cuan­do es­to ter­mi­ne, ¿qué se vie­ne pa­ra us­ted? No sé… Eso es­tá en ma­nos de Dios. ¿Le gus­ta­ría vol­ver a Co­lo Co­lo? Por su­pues­to, amo a Co­lo Co­lo. Si no pue­do vol­ver a Co­lo Co­lo, no quie­ro ju­gar más en Chile. ¿Có­mo ha si­do su ex­pe­rien­cia en el país? Amo a Chile, me gus­ta­ría te­ner una ca­sa ve­nir de va­ca­cio­nes. Si ga­na en Cas­tro, ¿a quién le de­di­ca­rá el triun­fo? A to­dos: a mis ami­gos y mi fa­mi­lia. To­dos ellos es­tán an­tes que yo.

McCu­llogh dri­blea an­te Oko­ye, uno de sus mar­ca­do­res cuan­do anotó 55 pun­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.