Gre­cia: test de­mo­crá­ti­co

La Tercera - - OPINIÓN - Er­nes­to Agui­la

ADOS SE­MA­NAS del triun­fo en Gre­cia de Siry­za, par­ti­do de iz­quier­da en­ca­be­za­do por Ale­xis Tsi­pras, se pue­den plan­tear, a lo me­nos, un par de in­te­rro­gan­tes: ¿Po­drán los grie­gos re­sol­ver su agu­da cri­sis a tra­vés de sus ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas? y ¿cuál se­rá el fu­tu­ro de es­tas nue­vas fuer­zas de iz­quier­da más ra­di­ca­les, al­ter­na­ti­vas a la so­cial­de­mo­cra­cia, que han sur­gi­do en al­gu­nos paí­ses de Eu­ro­pa? Las res­pues­tas no son ob­vias.

Las pri­me­ras me­di­das del go­bierno de Tsi­pras apun­tan a pa­liar, en una di­rec­ción opues­ta a las po­lí­ti­cas de aus­te­ri­dad, la agu­da cri­sis so­cial que vi­ve Gre­cia. El ca­ris­má­ti­co mi­nis­tro de fi­nan­zas Ya­nis Va­rou­fa­kis, bus­can­do abrir una ne­go­cia­ción po­lí­ti­ca di­rec­ta con los go­bier­nos de la Unión Eu­ro­pea (UE), de­cla­ró a la “troi­ka” (Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo, FMI y Con­se­jo Eu­ro­peo) in­ter­lo­cu­tor no vá­li­do. Una “re­es­truc­tu­ra­ción” de la deu­da grie­ga ha si­do ava­la­da, en es­tos días, por eco­no­mis­tas como Krug­man y Pi­ketty. Por mo­ti­va­cio­nes más bien geo­po­lí­ti­cas – el te­mor de un acer­ca­mien­to de Gre­cia a Ru­sia- ha lle­va­do a Oba­ma a dar un sor­pre­si­vo y fuer­te res­pal­do al nue­vo go­bierno de Tsi­pras.

Has­ta aho­ra la po­si­ción grie­ga no ha en­con­tra­do alia­dos en los paí­ses de la UE. A la tibia aco­gi­da de los go­bier­nos so­cial­de­mó­cra­tas de Fran­cia e Ita­lia se su­ma la ce­rra­da ne­ga­ti­va del mi­nis­tro de Fi­nan­zas ale­mán a una re­ne­go­cia­ción. “No se pue­de ga­nar elec­cio­nes a cos­ta de ter­ce­ros”, de­cla­ró Schäu­ble. “No nos hu­mi­llen”, res­pon­dió el mi­nis­tro de Fi­nan­zas grie­go en un tono de ad­ver­ten­cia más que de re­sig­na­ción.

El go­bierno de Tsi­pras ha ar­gu­men­ta­do que aquí es­tá en jue­go la vo­lun­tad de­mo­crá­ti­ca de los grie­gos y que no con­si­de­rar­la en­via­ría la se­ñal de que la de­mo­cra­cia ca­re­ce de va­lor a la ho­ra de re­sol­ver los pro­ble­mas de los ciu­da­da­nos. Se­gún una úl­ti­ma en­cues­ta, el apo­yo al go­bierno se ha­bía ele­va­do al 75%. Re­sul­ta evi­den­te que la so­be­ra­nía de­mo­crá­ti­ca de ca­da uno de los paí­ses de la UE no tie­ne el mis­mo va­lor ni en lo eco­nó­mi­co ni en lo po­lí­ti­co. Que exis­te una cla­ra asi­me­tría y que el vo­to de un ale­mán no pe­sa lo mis­mo que el de un grie­go. En paí­ses como Gre­cia, la de­mo­cra­cia po­dría no es­tar per­mi­tien­do re­sol­ver, en el mar­co de su es­pa­cio de so­be­ra­nía, sus pro­ble­mas re­le­van­tes.

Por su par­te, en el cam­po so­cial­de­mó­cra­ta exis­te con­sen­so en que su ac­tual de­cli­ve co­men­zó cuan­do pa­ra los ciu­da­da­nos se vol­vió in­di­fe­ren­te que go­ber­na­ra la de­re­cha o la so­cial­de­mo­cra­cia, pues las re­ce­tas de “aus­te­ri­dad” y los re­cor­tes so­cia­les eran los mis­mos. Por ese in­ters­ti­cio se abrió pa­so una nue­va ge­ne­ra­ción de iz­quier­da, más ra­di­cal y prag­má­ti­ca, con gran ma­ne­jo de la “te­le­po­lí­ti­ca”, y na­ti­va de las re­des so­cia­les. Si la emer­gen­cia de es­ta iz­quier­da se­rá so­lo un re­vul­si­vo tem­po­ral que se sal­da­rá con una re­ge­ne­ra­ción de la so­cial­de­mo­cra­cia eu­ro­pea o bien abri­rá un nue­vo es­pa­cio po­lí­ti­co –como los par­ti­dos ver­des en los 70- es al­go que es­tá por ver­se y que hoy tie­ne uno de sus mo­men­tos fun­da­cio­na­les en la cri­sis grie­ga y en la ma­ne­ra como la ges­tio­na­rá es­ta nue­va iz­quier­da. Es evi­den­te que la so­be­ra­nía de­mo­crá­ti­ca de ca­da uno de los paí­ses de la UE no tie­ne el mis­mo va­lor ni en lo eco­nó­mi­co ni en lo po­lí­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.