Men­tir y arra­sar

La Tercera - - OPINIÓN - Pablo Or­tú­zar

BA­CHE­LET ha ju­ga­do por se­gun­da vez la car­ta del abor­to pa­ra des­viar la aten­ción pú­bli­ca des­de sus re­for­mas ha­cia la can­cha “va­ló­ri­ca”. Lo hi­zo con la tri­bu­ta­ria y aho­ra con la edu­ca­cio­nal. Y aun­que es­ta ma­nio­bra es ya co­mún, a ve­ces vie­ne acom­pa­ña­da de de­ta­lles que son va­lio­sos pa­ra com­pren­der la men­ta­li­dad po­lí­ti­ca de quie­nes van to­man­do con avi­dez va­rias de las rien­das del po­der en Chile.

Un ejem­plo de lo an­te­rior es la pre­ten­sión de par­te del gru­po de po­der go­ber­nan­te de obli­gar a la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca a prac­ti­car abor­tos en su red de sa­lud. Es­te ca­so es in­tere­san­te como ra­dio­gra­fía de dos pa­to­lo­gías que han acom­pa­ña­do a las co­rrien­tes do­mi­nan­tes de la iz­quier­da du­ran­te to­da su vida: la sen­sa­ción per­ver­sa de su­pe­rio­ri­dad mo­ral y el des­pre­cio ab­so­lu­tis­ta por las or­ga­ni­za­cio­nes in­ter­me­dias.

En cuan­to a lo pri­me­ro, re­sul­ta más o me­nos cla­ro que el go­bierno ge­ne­ró un pro­yec­to de ley que como ha se­ña­la­do el pro­fe­sor Pa­tri­cio Za­pa­ta, es un en­gen­dro en­tre el abor­to li­bre y la des­pe­na­li­za­ción de cier­tos ca­sos. Es­to ocu­rre por­que creen que lo pri­me­ro es lo me­jor, pe­ro que só­lo lo se­gun­do cuen­ta con al­gún apo­yo po­pu­lar. Así, se op­ta por un pro­yec­to tram­po­so con la con­vic­ción pro­me­tei­ca de que con eso le ha­cen un bien al pue­blo chi­leno, aun­que pa­ra ello ten­gan que pa­sar­le ga­to por lie­bre. No es ra­ro que quie­nes se creen in­co­rrup­ti­bles por­ta­do­res del pro­gre­so ter­mi­nen cre­yén­do­se tam­bién jus­ti­fi­ca­dos pa­ra vio­lar las re­glas que im­po­nen con ce­lo a los de­más.

Res­pec­to a lo se­gun­do, cier­ta iz­quier­da he­re­da de la tra­di­ción ab­so­lu­tis­ta la con­vic­ción de que to­da or­ga­ni­za­ción in­ter­me­dia es una ame­na­za al “in­te­rés ge­ne- ral”, que só­lo pue­de rea­li­zar­se a tra­vés de la ley si el víncu­lo en­tre ella y ca­da in­di­vi­duo es pu­ri­fi­ca­do de in­tere­ses par­cia­les. Pa­ra lo­grar eso, el Es­ta­do de­be arra­sar con los cuer­pos in­ter­me­dios y es­tan­da­ri­zar a los ciu­da­da­nos. La vio­len­cia de los so­cia­lis­mos reales con­tra los in­dí­ge­nas, los gi­ta­nos, los cam­pe­si­nos, los ju­díos, los ho­mo­se­xua­les, la fa­mi­lia, las igle­sias y cual­quier or­ga­ni­za­ción o for­ma de vida que no es­tu­vie­ra ba­jo el con­trol del ré­gi­men, na­cen pre­ci­sa­men­te de es­ta vi­sión pu­ri­fi­ca­do­ra, al igual que los ata­ques re­ci­bi­dos por la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca du­ran­te es­tos días, in­clu­yen­do la ame­na­za de ex­pro­pia­ción he­cha por un le­gis­la­dor de la Re­pú­bli­ca.

Cuan­do es­tas pa­to­lo­gías se exa­cer­ban, su re­sul­ta­do es la des­truc­ción de lo pú­bli­co, en­ten­di­do como es­pa­cio de en­cuen­tro en igual pie de di­ver­sas pers­pec­ti­vas y for­mas de exis­ten­cia. Tam­bién lo es la muer­te del plu­ra­lis­mo y de la to­le­ran­cia como mo­dos de con­vi­vir. Una mi­no­ría or­ga­ni­za­da con­ven­ci­da de su su­pe­rio­ri­dad mo­ral e in­te­lec­tual, que se ha­ce del apa­ra­to es­ta­tal y lo uti­li­za pa­ra bo­rrar del ma­pa cual­quier otra or­ga­ni­za­ción ci­vil en­gen­dra es­pa­cios de abu­so ra­di­cal.

Fren­te a es­ta ame­na­za, las ban­de­ras de la so­cie­dad ci­vil, la sub­si­dia­rie­dad, la au­to­no­mía y el plu­ra­lis­mo no son ban­de­ras “de de­re­cha”, sino, tal como lo en­ten­die­ron Geor­ge Or­well, Al­bert Ca­mus y Si­mo­ne Weil en su mo­men­to, los es­tan­dar­tes de la cau­sa más dig­na de to­das: la re­sis­ten­cia con­tra los ex­ce­sos del po­der. Con el pro­yec­to de abor­to la iz­quier­da re­flo­ta dos de sus pa­to­lo­gías: sen­tir­se moralmente su­pe­rior y su des­pre­cio por las en­ti­da­des in­ter­me­dias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.