“Un de­re­cho no apli­ca­ble a ins­ti­tu­cio­nes”

La Tercera - - CORREO - To­más Hen­rí­quez Fe­li­pe Ales­san­dri V.

Se­ñor di­rec­tor: Res­pon­do a las afir­ma­cio­nes de Jor­ge Con­tes­se en una co­lum­na pu­bli­ca­da el sá­ba­do acer­ca del abor­to y la ob­je­ción de con­cien­cia.

Nin­gún tra­ta­do in­ter­na­cio­nal sus­cri­to por Chile obli­ga a le­ga­li­zar el abor­to. La con­clu­sión de Con­tes­se es una cues­tio­na­ble in­ter­pre­ta­ción que, aun cuan­do pro­ven­ga de un or­ga­nis­mo in­ter­na­cio­nal, no es una obli­ga­ción con­ven­cio­nal.

So­bre la ob­je­ción de con­cien­cia ins­ti­tu­cio­nal, Con­tes­se nie­ga ab­so­lu­ta­men­te su re­co­no­ci­mien­to en de­re­cho com­pa­ra­do. ¿Es así? Ca­te­gó­ri­ca­men­te, no. El ar­tícu­lo L162-8 del Có­di­go de Sa­lud Pú­bli­ca de Fran­cia exi­me ex­pre­sa­men­te de rea­li­zar abor­tos a las ins­ti­tu­cio­nes pri­va­das que no deseen ha­cer­lo, con­tra­rian­do su afir­ma­ción. En Es­ta­dos Uni­dos, 43 de 50 es­ta­dos de la unión re­co­no­cen es­ta ob­je­ción a los pri­va­dos (ver, Gutt­ma­cher Inst.). Es­to echa por tie­rra sus afir­ma­cio­nes.

El fa­llo más re­cien­te a ni­vel com­pa­ra­do es Hobby Lobby, de la Cor­te Su­pre­ma de EE.UU., que re­co­no­ce el de­re­cho a la li­ber­tad re­li­gio­sa de las per­so­nas ju­rí­di­cas, per­mi­tién­do­les exi­mir­se de pa­gar por mé­to­dos abor­ti­vos den­tro de los pla­nes de sa­lud de sus em­plea­dos. Un aca­dé­mi­co que ejer­ce allá lo co­no­ce, ¿por qué omi­tir­lo?

Me de­ten­go fi­nal­men­te en el fun­da­men­to de di­cha cor­te pa­ra de­ci­dir como lo hi­zo. No di­ce que la per­so­na ju­rí­di­ca go­za de con­cien­cia, sino que la pro­tec­ción de ese de­re­cho avan­za en el li­bre ejer­ci­cio de la re­li­gión de los in­di­vi­duos que la han crea­do. Pa­ra sus so­cios, la per­so­na ju­rí­di­ca no es sino un ins­tru­men­to al ser­vi­cio de la con­se­cu­ción de sus fi­nes como in­di­vi­duos aso­cia­dos, que in­fun­den en la en­ti­dad mo­ral. Es­te prin­ci­pio es ple­na­men­te apli­ca­ble en nues­tro país. seo Hu­mano, con­sis­ten­te en una pla­ca cul­tu­ral que con­tie­ne un pa­be­llón sub­te­rrá­neo y un re­di­se­ño del par­que que aco­ge­rá las es­cul­tu­ras del ar­tis­ta Ma­rio Ira­rrá­za­bal.

Na­die pue­de des­co­no­cer que cons­ti­tu­ye un re­ga­lo pa­ra cual­quier ciu­dad que un ar­tis­ta de la ta­lla de Ira­rrá­za­bal le en­tre­gue en co­mo­da­to par­te de su colección. No ca­be du­da tam­po­co de que el co­rrec­to em­pla­za­mien­to es fun­da­men­tal pa­ra su jus­ta apre­cia­ción y pa­ra que el es­pa­cio ur­bano que las al­ber­gue se po­ten­cie y cons­ti­tu­ya por aña­di­du­ra una pues­ta en va­lor.

Has­ta aquí to­do bien. No obs­tan­te, lue­go de ha­ber vo­ta­do con una­ni­mi­dad en el Con­ce­jo por el pro­yec­to ga­na­dor, nos he­mos da­do cuen­ta de que la ma­cro in­ter­ven­ción del par­que no fue so­cia­li­za­da en la de­bi­da for­ma con la co­mu­ni­dad, que hoy ma­yo­ri­ta­ria­men­te re­sien­te lo que pa­re­ce una im­po­si­ción edi­li­cia y re­cha­zan la in­ter­ven­ción.

Es por ello que for­mu­lo vo­tos pa­ra que la ad­mi­nis­tra­ción de Ca­ro­li­na Tohá ins­te al con­sen­so en­tre la pro­pues­ta y la co­mu­ni­dad. De lo con­tra­rio, el pro­yec­to po­dría ge­ne­rar im­pac­tos ne­ga­ti­vos en su en­torno, al no sen­tir­lo los ve­ci­nos como pro­pio, sien­do con­de­na­do más tem­prano que tar­de al aban­dono.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.