Baja de­socu­pa­ción se­gún Cla­pes-UC

La Tercera - - CORREO - Juan Bra­vo M. Jo­sé Mi­guel Ro­drí­guez

Se­ñor di­rec­tor: El 7 de fe­bre­ro la Fun­da­ción Sol se re­fi­rió en es­te me­dio al úl­ti­mo in­for­me la­bo­ral de Cla­pes-UC. En esa car­ta se arro­gan la pro­pie­dad in­te­lec­tual del con­cep­to “des­em­pleo en­cu­bier­to”. Sin em­bar­go, ha­ce más de me­dio si­glo Long con­si­de­ró la po­si­ble sub­es­ti­ma­ción del des­em­pleo de­bi­do al des­alien­to en sus tra­ba­jos pio­ne­ros (1953 y 1958). Y en los años 60, eco­no­mis­tas como Min­cer po­pu­la­ri­za­ron el con­cep­to de “hid­den unem­ploy­ment”, es­to es, des­em­pleo “ocul­to” o “en­cu­bier­to”.

Pe­ro, ade­más, la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal del Tra­ba­jo (OIT) ha pu­bli­ca­do di­ver­sos ma­nua­les pa­ra de­ter­mi­nar la ta­sa de des­em­pleo ocul­to y la Ocde cal­cu­ló la ta­sa de des­em­pleo co­rre­gi­do por subem­pleo y des­alien­to pa­ra los paí­ses miem­bros en su Em­ploy­ment Outlook de 1995. Por su par­te, paí­ses como Es­ta­dos Uni­dos (des­de 1994), Ca­na­dá (des­de 1999) y Aus­tra­lia (des­de 2003) pu­bli­can ta­sas de des­em­pleo co­rre­gi­das por subem­pleo y des­alien­to. In­clu­so paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos como Co­lom­bia con­si­de­ran el des­em­pleo ocul­to da­do por los des­alen­ta­dos.

Nues­tro aná­li­sis se ba­sa en los es­tán­da­res in­ter­na­cio­na­les vi­gen­tes ha­ce mu­chos años, por lo que no exis­te ra­zón pa­ra ci­tar a Fun­da­ción Sol por el cálcu­lo de un in­di­ca­dor que ellos no in­ven­ta­ron y que hi­zo dos dé­ca­das an­tes la Ocde.

Tam­bién se­ría im­por­tan­te que se in­for­men bien. Es fal­so que el Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da no ha­ya he­cho un “aná­li­sis más com­ple­jo de los pro­ble­mas re­la­cio­na­dos con el tra­ba­jo”. En 2013 se pu­bli­ca­ron dos in­for­mes aún dis­po­ni­bles en el si­tio web, en el Ar­chi­vo 2010-2014, en don­de se ana­li­zan di­ver­sas aris­tas del em­pleo crea­do has­ta ese mo­men­to, como el subem­pleo, la pro­tec­ción le­gal y so­cial, in­gre­sos la­bo­ra­les o la ter­ce­ri­za­ción. A tra­vés de las re­des so­cia­les, el mi­nis­te­rio di­fun­dió am­plia­men­te es­ta in­for­ma­ción.

Es ne­ce­sa­rio re­cor­dar­les que na­die tie­ne el mo­no­po­lio de la preo­cu­pa­ción por la ca­li­dad del em­pleo y, por en­de, su aná­li­sis no es pa­tri­mo­nio ex­clu­si­vo de nin­gu­na per­so­na o ins­ti­tu­ción. trae con­si­go co­rrup­ción. No pue­de ha­ber na­da más neo­li­be­ral que vi­vir de la es­pe­cu­la­ción eco­nó­mi­ca. Si Dá­va­los quie­re ga­nar­se la vida de es­ta for­ma es­tá en pleno de­re­cho de ha­cer­lo y si Ba­che­let es­tá de acuer­do, bien, pe­ro que no nos ha­blen de igual­dad, ni de ni­ve­lar la can­cha, ni de em­po­de­rar al pue­blo, ni de “los po­de­ro­sos de siem­pre”. Si tan ton­tos no so­mos.

Ter­ce­ra N. de la R.: La ci­fra de MM$ 633.494 co­rres­pon­de a una su­ma en­via­da a es­te me­dio por Fo­na­sa ba­jo el con­cep­to de “Ma­yo­res Fac­tu­ra­do­res en MLE (Mo­da­li­dad Li­bre Elec­ción), año 2014.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.