Ale­jan­dro Goic reúne en es­ce­na a Bél­gi­ca Cas­tro, Car­men Ba­rros y Glo­ria Münch­me­yer

El ma­ri­ne­ro, del poe­ta por­tu­gués Fer­nan­do Pes­soa, de­bu­ta­rá el 20 de mar­zo en el GAM. El tex­to, ícono del tea­tro es­tá­ti­co, mues­tra a tres mu­je­res du­ran­te un ve­lo­rio.

La Tercera - - SOCIEDAD - Pe­dro Baha­mon­des Ch.

Lo es­cri­bió en las pe­num­bras, en las ho­ras que se­pa­ra­ban el 11 y 12 de oc­tu­bre de 1913: “[...] So­ña­ba en un ma­ri­ne­ro que se hu­bie­se per­di­do en una is­la le­ja­na. En aque­lla is­la ha­bía pal­me­ras er­gui­das, po­cas, y aves va­gas pa­sa­ban por ellas... No vi si al­gu­na vez se po­sa­ban... Como no te­nía nin­gún me­dio de vol­ver a la pa­tria, y ca­da vez que se acor­da­ba de ella su­fría, se pu­so a so­ñar una nue­va pa­tria que nun­ca hu­bie­se te­ni­do; se pu­so a ha­cer que hu­bie­ra si­do su­ya otra pa­tria, otra cla­se de país con otras cla­ses de pai­sa­jes, y otra gen­te, y otra ma­ne­ra de pa­sar por las ca­lles y de aso­mar­se a las ven­ta­nas...”.

Las ano­ta­cio­nes y re­fle­xio­nes del poe­ta y es­cri­tor por­tu­gués Fer­nan­do Pes­soa, en­ton­ces de 25 años, na­ci­do en Lis­boa en 1888 y fa­lle­ci­do ape­nas a los 47 de una in­su­fi­cien­cia he­pá­ti­ca, in­ten­ta­ban desatar el nu­do poé­ti­co que po­cas ho­ras an­tes ha­bía pues­to so­bre el pa­pel.

Jun­to a su in­se­pa­ra­ble bo­te­lla de aguar­dien­te, ti­tu­ló al tex­to El ma­ri­ne­ro, y fue pu­bli­ca­do tar­día­men­te -como ca­si to­da su obra- en 1915 y en­tre las pá­gi­nas de la re­vis­ta de van­guar­dia Orp­heu, di­ri­gi­da por él mis­mo. An­tes de de­ci­dir­se a ha­cer­lo, sin em­bar­go, Pes­soa co­rri­gió y co­rri­gió el poe­ma has­ta re­sol­ver lo que él mis­mo lla­mó el “Shakespeare pro­blem”: in­ten­tar plas­mar, en po­cas pa­la­bras y en el plano de la fic­ción, la in­di­so­lu­bi­li­dad en­tre lo real e irreal. Des­pe­jar, a fin de cuen­tas, to­da du­da de si aca­so la vida, que él mis­mo echa­ría por la bor­da po­cos años des­pués, no era más que un sue­ño en­vuel­to de re­cuer­dos va­gos.

Así, hil­va­nó el cua­dro de tres mu­je­res ve­lan­do a una cuar­ta, ro­dea­das so­lo de dos ci­rios y en las al­tu­ras de una to­rre li­bre de coor­de­na­das, en un lu­gar que na­die co­no­ce. Con­si­de­ra­da pie­za clave del tea­tro es­tá­ti­co, el poe­ma so­lo tie­ne a las mon­ta­ñas como te­lón de fon­do, ade­más de un tro­zo de mar aso­mán­do­se por la ventana, an­te el si­len­cio eterno de una es­ce­na in­com­ple­ta.

El tex­to lle­ga­ría a oí­dos del ac­tor y di­rec­tor chi­leno Ale­jan­dro Goic ( Los 33, El Club) a me­dia­dos de los 80, du­ran­te su bre­ve exi­lio en Sue­cia: “En Up­sa­la -a 78 kms. de Es­to­col­mo- ha­cía el aseo en es­cue­las y hos­pi­ta­les pa­ra ga­nar­me los po­ro­tos. Du­ran­te los re­ce­sos, me jun­ta­ba con mi ami­go y poe­ta Gal­va­rino San­ti­bá­ñez a leer poe­mas mu­tua­men­te. Y es que la poe­sía fue mi primer gran amor, lue­go vino el dra­ma y al fi­nal el ci­ne. Él me mos­tró El ma­ri­ne­ro, y ese mis­mo día ju­ré que cuan­do lo­grá­ra­mos que Pi­no­chet sa­ca­ra su tra­se­ro del si­llón de O’Hig­gins, vol­ve­ría al tea­tro y a Chile pa­ra mon­tar­la”.

Tar­dó ca­si 25 años en cum­plir su pro­me­sa. En oc­tu­bre pa­sa­do con­vo­có a las ac­tri­ces Bél­gi­ca Cas­tro, Car­men Ba­rros y Glo­ria Münch­me­yer pa­ra la pues­ta en es­ce­na que de­bu­ta­rá el 20 de mar- zo en el GAM. “Es el tex­to ín­te­gro, aun­que pro­fa­na­do por mi tra­duc­ción per­so­nal. En lu­gar de ve­lar a una cuar­ta mu­jer, las tres don­ce­llas ve­la­rán al mis­mí­si­mo Pes­soa”, ad­vier­te.

Mu­sas de la ex­pe­rien­cia

Se­rá pri­me­ra vez que las tres ac­tri­ces com­par­tan el es­ce­na­rio. Dos de ellas, Bél­gi­ca Cas­tro, de 93 años, y Car­men Ba­rros, de 90, ha­bían si­do di­ri­gi­das por Goic en To­do pa­sa­je­ro de­be des­cen­der (2012) y Mi Ma­rilyn Mon­roe (2011), res­pec­ti­va­men­te. Pa­ra Münch­me­yer, de 74 años, quien por pri­me­ra vez se so­me­te a las di­rec­tri­ces del ac­tor, le sor­pren­dió que las es­co­gie­ra pa­ra en­car­nar a las tres mu­je­res (o vo­ces) des­cri­tas por Pes­soa.

“Vi una ver­sión de la mis­ma obra años an­tes, di­ri­gi­da por Ale­jan­dro Cas­ti­llo, y pro­ta­go­ni­za­da so­lo por ac- tri­ces jó­ve­nes. Me lla­mó la aten­ción que pen­sa­ra en no­so­tras”, di­ce la ac­triz. Del otro la­do de la me­sa, Ba­rros re­fu­ta: “Creo que le gus­ta có­mo sue­nan nues­tras vo­ces re­ci­tan­do el tex­to, como un co­ro”. Cas­tro, en tan­to, la úni­ca que nun­ca ha­bía leí­do el tex­to, agre­ga que “Ale­jan­dro es un di­rec­tor de ac­to­res. Pien­sa muy bien en quié­nes son las in­di­ca­das”.

Goic di­ce que pa­ra és­te, su re­gre­so a la di­rec­ción tea­tral, qui­so re­en­con­trar­se con tres amo­res: “Hay poe­sía, tea­tro y, pe­ro pre­do­mi­na el ci­ne, que es don­de ocu­rre la ac­ción. La es­ce­na pa­re­ce más una fo­to­gra­fía”. Ha­ce un par de me­ses, fil­mó a las ac­tri­ces en el bal­nea­rio de Ma­tan­zas, en la r e g i ón de O’Hig­gins. El primer cua­dro del mon­ta­je, ade­lan­ta, “son mis tres mu­sas ro­dea­das por 60 va­cas, en si­len­cio y con­tem­plan­do el mar”.

FO­TO: ALE­JAN­DRO GOIC.

Por pri­me­ra vez, las tres ac­tri­ces -Cas­tro (93), Ba­rros (90) y Münch­me­yer (74)- com­par­ti­rán el es­ce­na­rio en un so­lo mon­ta­je.

FO­TO: AR­CHI­VO.

El ac­tor, uno de los pro­ta­go­nis­tas El club, la cin­ta de Pablo La­rraín que por es­tos días se mues­tra en la Ber­li­na­le, vuel­ve al tea­tro como di­rec­tor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.