Inach reac­ti­va investigación an­tár­ti­ca en ba­se Yel­cho tras 17 años

Ins­ti­tu­to An­tár­ti­co Chi­leno in­vir­tió 200 mi­llo­nes de pe­sos pa­ra adap­tar­la a la nue­va reali­dad cien­tí­fi­ca del país. Ba­se ori­gi­nal, cons­trui­da en 1962, te­nía 50 me­tros cua­dra­dos y so­lo po­día al­ber­gar a sie­te per­so­nas.

La Tercera - - SOCIEDAD - Carlos González Is­la

La bió­lo­ga So­lan­ge Ja­ra, jun­to al equi­po que di­ri­ge el cien­tí­fi­co Gus­ta­vo Chiang, eva­lúan ha­ce tres años la con­cen­tra­ción de con­ta­mi­nan­tes ór­ga­ni­cos per­sis­ten­tes (COPs) en or­ga­nis­mos ma­ri­nos de la An­tár­ti­ca y la Pa­ta­go­nia. Los COPs, se­gún ex­pli­ca la in­ves­ti­ga­do­ra, son com­pues­to tó­xi­cos que lle­gan a tra­vés de la at­mós­fe­ra al con­ti­nen­te blan­co afec­tan­do el ci­clo re­pro­duc­ti­vo de las es­pe­cies que aquí ha­bi­tan.

“Es­tos con­ta­mi­nan­tes es­tán prohi­bi­dos por el con­ve­nio de Es­to­col­mo, pe­ro al­guno de ellos, como el DDT, se si­gue uti­li­zan­do pa­ra con­tro­lar la ma­la­ria”, ex­pli­ca Ja­ra, quien se trans­for­mó en la pri­me­ra in­ves­ti­ga­do­ra en uti­li­zar los nuevos la­bo­ra­to­rios de la ba­se Yel­cho del Ins­ti­tu­to An­tár­ti­co Chi­leno (Inach), la que fue rei­nau­gu­ra­da la se­ma­na pa­sa­da tras 17 años de inac­ti­vi­dad.

“El Inach ha­bi­li­tó la­bo­ra­to­rios con los que pu­di­mos rea­li­zar nues­tras ac­ti­vi­da­des de una ma­ne­ra có­mo­da, con­ta­mos con equi­pos, ma­te­rial ne­ce­sa­rio pa­ra la investigación, fal­tan al­gu­nos de­ta­lles por ser la pri­me­ra tem­po­ra­da, pe­ro en reali­dad las con­di­cio­nes son óp­ti­mas”, agre­ga Ja­ra, quien es­tá ter­mi­nan­do su doc­to­ra­do en Cien­cias Am­bien­ta­les en la Uni­ver­si­dad de Con­cep­ción.

La ba­se Yel­cho es­tá ubi­ca­da, en is­la Dou­mer, a la en­tra­da su­ro­rien­tal de Bahía del Sur, en la pe­nín­su­la An­tár­ti­ca. Es­tá muy cer­ca de la Es­ta­ción Pal­mer del Pro­gra­ma Po­lar de los Es­ta­dos Uni­dos y la ba­se Ga­briel González Vi­de­la, de la Fuer­za Aé­rea de Chile.

Es­te cen­tro de investigación da­ta de 1962, cuan­do fue inau­gu­ra­do por la Ar­ma­da, ins­ti­tu­ción que lue­go la ce­dió al Inach, en la dé­ca­da de los 80.

Fe­lix Bar­tsch, je­fe del De­par­ta­men­to So­por­te a la Ciencia del Inach, se­ña­la que la ba­se ori­gi­nal, de la cual se con­ser­va­ron y re­mo­de­la­ron sus ins­ta­la­cio­nes, con­ta­ba con no más de 50 me­tros cua­dra­dos cons- trui­dos, en­tre bo­de­gas, alo­ja­mien­to y la­bo­ra­to­rios. En la ac­tua­li­dad, y tras in­ver­tir 200 mi­llo­nes de pe­sos, la su­per­fi­cie se am­plió a 200 me­tros cua­dra­dos.

Has­ta los años 90, la ca­pa­ci­dad pa­ra al­ber­gar cien­tí­fi­cos y per­so­nal de apo­yo era de ape­nas sie­te per­so­nas, hoy, en cam­bio, la ba­se pue­de re­ci­bir a 15 per­so­nas, ade­más de con­tar con in­ter­net y te­le­fo­nía IP.

Bar­tsch agre­ga que la pró­xi­ma tem­po­ra­da se­gui­rán las am­plia­cio­nes y el per­fec­cio­na­mien­to de los la­bo­ra­to­rios, que con­tem­pla la cons­truc­ción de acua­rios.

La úl­ti­ma vez que ope­ró la ba­se Yel­cho con fi­nes cien­tí­fi­cos, fue en 1998. El pro­fe­sor del Ins­ti­tu­to de Eco­lo- gía de la Uni­ver­si­dad Aus­tral, Carlos Mo­reno, fue uno de los que al­can­zó a tra­ba­jar an­tes de ese año.

“Mi gru­po de investigación fue muy se­gui­do a es­ta ba­se des­de el año 1989. Pu­di­mos ha­cer mu­chos es­tu­dios y pu­bli­car pa­pers que hoy si­guen vi­gen­tes”, di­ce Mo­reno.

El in­ves­ti­ga­dor se­ña­la que las ba­se tie­ne una ubi­ca­ción pri­vi­le­gia­da y re­cuer­da que en la bahía, de 200 me­tros de pro­fun­di­dad, pu­die­ron rea­li­zar es­tu­dios so­bre los pe­ces an­tár­ti­cos.

“Es­te lu­gar va a dar nue­vo brío a la ciencia an­tár­ti­ca ma­ri­na”, afir­ma Cé­sar Cár­de­nas, je­fe cien­tí­fi­co de la ba­se, quien hoy re­tor­na a Pun­ta Are­nas jun­to a los in- ves­ti­ga­do­res. A fin de año re­gre­sa­rá nue­va­men­te jun­to otros cien­tí­fi­cos.

La reac­ti­va­ción de la ba­se coin­ci­de con el al­za de la investigación en es­te con­ti­nen­te. Tal como lo in­for­mó La Ter­ce­ra, en di­ciem­bre, en los úl­ti­mos sie­te años el nú­me­ro de pro­yec­tos cien­tí­fi­cos se ha tri­pli­ca­do, pa­san­do de 29 en 2007 a 84 en 2014, y abar­can­do más de seis lí­neas de es­tu­dios.

Es­te sal­to tie­ne su ori­gen en una alian­za es­tra­té­gi­ca que se ges­tó ha­ce ca­si una dé­ca­da con la Co­mi­sión Nac i onal de I nvest i g a c i ón Cien­tí­fi­ca y Tec­no­ló­gi­ca (Co­nicyt), la que per­mi­tió con­se­guir nuevos re­cur­sos, a los que se pue­de ac­ce­der vía con­cur­sos pú­bli­cos.

FO­TO: LUIS ROS­SEL

In­ves­ti­ga­do­ra ana­li­za un pez an­tár­ti­co en el la­bo­ra­to­rio de la ba­se.

FO­TO: LUIS ROS­SEL

Bu­zo re­co­lec­ta or­ga­nis­mos ma­ri­nos cer­ca de la ba­se Yel­cho.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.