Le­van­ta­mien­to de pe­sas

La Tercera - - CORREO - Ita­lo Ba­rat­ti­ni Ja­mett Jor­ge Con­tes­se Singh Eu­ge­nio Yu­nis

Se­ñor di­rec­tor: Quie­ro in­for­mar mi mo­les­tia por la orien­ta­ción que se da a la no­ta “Tres po­si­ti­vos incendian las pe­sas chi­le­nas” del 5 de fe­bre­ro.

En el primer pá­rra­fo se in­di­ca que “pro­ble­mas di­ri­gen­cia­les pro­vo­ca­ron la sa­li­da del pre­si­den­te Cris­tián Hart­hey”, in­for­ma­ción ab­so­lu­ta­men­te fal­sa. El cam­bio de di­rec­to­rio se reali­zó por cum­pli­mien­to de tiem­po (de acuer­do a es­ta­tu­tos) y la me­jor prue­ba de es­ta­bi­li­dad y con­ti­nui­dad es la elec­ción del an­te­rior vi­ce­pre­si­den­te como pre­si­den­te.

En los pá­rra­fos si­guien­tes se des­ta­ca un ca­so de do­ping po­si­ti­vo de­tec­ta­do du­ran­te el Cam­peo­na­to Na­cio­nal de Le­van­ta­mien­to de Pe­sas en Vi­cu­ña, en no­viem­bre de 2014, construyen­do una te­sis en torno a la po­si­bi­li­dad de que nues­tra fe­de­ra­ción po­dría ser san­cio­na­da con sus­pen­sión de par­ti­ci­pa­ción in­ter­na­cio­nal, si­tua­ción fá­cil­men­te des­men­ti­ble si se acu­de al Re­gla­men­to An­ti­do­ping de la Fe­de­ra­ción In­ter­na­cio­nal de Le­van­ta­mien­to de Pe­sas.

El ca­so de do­ping po­si­ti­vo se en­cuen­tra en desa­rro­llo, aún no san­cio­na­do, por lo tan­to, ba­jo con­fi­den­cia­li­dad pa­ra pro­te­ger la even­tual inocen­cia del in­cul­pa­do. Sin em­bar­go, el re­por­ta­je ha­ce ca­so omi­so y pu­bli­ca no só­lo el nom­bre, sino tam­bién imá­ge­nes y otras in­for­ma­cio­nes, más otros co­men­ta­rios orien­ta­dos a des­pres­ti­giar a la per­so­na in­vo­lu­cra­da y a nues­tra fe­de­ra­ción.

Se de­di­can sie­te pá­rra­fos a desa­rro­llar la te­sis de que ha­bría gra­ves san­cio­nes pa­ra la fe­de­ra­ción y só­lo uno, al fi­nal, que des­mien­te to­do lo an­te­rior, muy po­co des­ta­ca­do pa­ra que ten­ga in­ci­den­cia en la apre­cia­ción del lec­tor po­co acu­cio­so. le­ga­li­zar el abor­to”. Yo no he sos­te­ni­do eso. Di­je que el pro­yec­to pre­sen­ta­do por el go­bierno se ba­sa co­rrec­ta­men­te en los fun­da­men­tos del de­re­cho in­ter­na­cio­nal de los de­re­chos hu­ma­nos, se­gún los cua­les al cri­mi­na­li­zar el abor­to en to­da cir­cuns­tan­cia, la le­gis­la­ción chi­le­na afec­ta de­re­chos fun­da­men­ta­les. No es lo mis­mo que con­cluir que los tra­ta­dos in­ter­na­cio­na­les obli­gan a Chile a le­ga­li­zar el abor­to.

Afir­ma que yo nie­go “ab­so­lu­ta­men­te” el re­co­no­ci­mien­to de la ob­je­ción de con­cien­cia “ins­ti­tu­cio­nal” en el de­re­cho com­pa­ra­do. Tam­po­co es así. Los dos ejem­plos que ci­ta -el ar­tícu­lo L162-8 del Có­di­go de Sa­lud Pú­bli­ca de Fran­cia y la de­ci­sión “Hobby Lobby” de la Cor­te Su­pre­ma de los Es­ta­dos Uni­dos- no sir­ven.

La nor­ma fran­ce­sa que ci­ta no exis­te. El ar­tícu­lo co­rrec­to es el L2212-8, que re­gu­la la ob­je­ción de con­cien­cia en Fran­cia. Allí se re­co­no­ce el de­re­cho de los pres­ta­do­res in­di­vi­dua­les de sa­lud, no de las ins­ti­tu­cio­nes, a ob­je­tar (en sin­to­nía con la de­ci­sión del Con­se­jo Cons­ti­tu­cio­nal fran­cés No. 2001-446, de ju­nio de 2001). Sin em­bar­go, el mis­mo Có­di­go pres­cri­be que di­cha ex­cep­ción no pue­de ser ale­ga­da por es­ta­ble­ci­mien­tos pri­va­dos que ce­le­bran con­tra­tos de con­ce­sión con el Es­ta­do, ni aque­llos ad­mi­nis­tra­dos por per­so­nas sin fi­nes de lu­cro. Hen­rí­quez omi­te la ci­ta com­ple­ta y con ello su con­clu­sión na­tu­ral­men­te es equi­vo­ca­da.

Res­pec­to al ca­so “Hobby Lobby”, la Cor­te Su­pre­ma de Es­ta­dos Uni­dos re­co­no­ció el de­re­cho de una em­pre­sa fa­mi­liar a man­te­ner una creen­cia re­li­gio­sa. La Cor­te no afir­ma que las em­pre­sas ten­gan con­cien­cia. Y la sen­ten­cia no es apli­ca­ble al pre­sen­te ca­so. Pri­me­ro, por­que se re­fie­re só­lo a pe­que­ñas em­pre­sas (“clo­sely-held com­pa­nies”, de­ta­lle que Hen­rí­quez omi­te); se­gun­do, por­que se tra­ta de en­ti­da­des que no pres­tan ser­vi­cios pú­bli­cos, como sí es el ca­so de los es­ta­ble­ci­mien­tos de sa­lud; y ter­ce­ro, por­que la doc­tri­na del ca­so es muy aco­ta­da: si el Es­ta­do tie­ne me­dios al­ter­na­ti­vos pa­ra ase­gu­rar el de­re­cho de las mu­je­res de ac­ce­der a an­ti­con­cep­ti­vos, en­ton­ces de­be pre­fe­rir ellos, na­da más. Por úl­ti­mo, ca­be re­cor­dar que en EE.UU. el de­re­cho de la mu­jer a abor­tar es­tá re­co­no­ci­do des­de 1973. tos lu­ga­res (lo pue­de ha­cer a tra­vés de con­ce­sio­na­rios pri­va­dos, mu­ni­ci­pa­les o co­mu­ni­ta­rios), su­je­to a con­di­cio­nes que ga­ran­ti­cen el ac­ce­so re­gu­la­do a to­dos por igual.

El ejem­plo de La­gu­na Cé­jar evi­den­cia la ne­ce­si­dad de con­tar con pla­nes de or­de­na­mien­to te­rri­to­rial, esen­cia­les pa­ra un tu­ris­mo sus­ten­ta­ble y con be­ne­fi­cios pa­ra to­dos, in­clui­dos la co­mu­ni­dad lo­cal, los em­pre­sa­rios y tra­ba­ja­do­res del tu­ris­mo, y los pro­pios tu­ris­tas. Di­chos pla­nes de­ben de­ter­mi­nar el vo­lu­men má­xi­mo de tu­ris­tas que pue­de re­ci­bir un te­rri­to­rio y re­gu­lar los usos del mis­mo, es­ta­ble­cien­do res­pon­sa­bi­li­da­des de di­ver­sos ac­to­res pú­bli­cos y pri­va­dos en la ges­tión del des­tino tu­rís­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.