Eva­lua­ción es­co­lar

La Tercera - - OPINIÓN - Carlos Hen­rí­quez

UNA DE las con­clu­sio­nes a la que arri­bó la co­mi­sión en­car­ga­da de re­vi­sar el Plan Na­cio­nal de Eva­lua­cio­nes, fue la de ba­jar la car­ga de prue­bas Sim­ce. Es­to, pa­ra po­der com­pa­ti­bi­li­zar de una me­jor ma­ne­ra el apor­tar in­for­ma­ción so­bre el es­ta­do de ca­da es­cue­la de es­te país, con los apo­yos que se de­ben rea­li­zar des­de la po­lí­ti­ca pú­bli­ca, de ma­ne­ra que to­do es­ta­ble­ci­mien­to pue­da des­ple­gar tra­yec­to­rias de me­jo­ra y así te­ner una educación de ca­li­dad.

Es­te cam­bio se pro­du­ce en el mar­co de una pro­fun­da e in­ten­sa dis­cu­sión so­bre nues­tra educación, cu­yos pri­me­ros lo­gros son la apro­ba­ción del pro­yec­to que prohí­be el lu­cro, la se­lec­ción y el copago. En ese con­tex­to, ne­ce­si­ta­mos con­tar con in­for­ma­ción que orien­te los cam­bios en cuan­to a ca­li­dad de la educación y mo­vi­li­ce a los dis­tin­tos ac­to­res que los pro­ta­go­ni­zan. Una in­for­ma­ción que pon­ga el acen­to en los pro­ce­sos de apren­di­za­je y no se que­de an­cla­da en las cifras; una he­rra­mien­ta pa­ra la educación y no un fin de la educación.

Hay quie­nes cri­ti­can la eli­mi­na­ción del Sim­ce de 2° bá­si­co, pues se­gún ar­gu­men­tan, no po­dría­mos de­tec­tar a tiem­po los avan­ces o re­tro­ce­sos de los alum­nos y sus co­le­gios. Des­de la Agen­cia de Ca­li­dad de la Educación cree­mos que son los do­cen­tes quie­nes evi­den­cian día a día las di­fi­cul­ta­des y los avan­ces de los es­tu­dian­tes. Por lo tan­to, su rol en la eva­lua­ción y re­tro­ali­men­ta­ción del pro­ce­so de en­se­ñan­za y apren­di­za­je es crí­ti­co pa­ra orien­tar de­ci­sio­nes res­pec­to a las me­di­das que son ne­ce­sa­rias adop­tar pa­ra que ca­da es­tu­dian­te me­jo­re sus re­sul­ta­dos es­co­la­res.

Nues­tro sis­te­ma na­cio­nal de eva­lua­ción cuen­ta con un am­plio nú­me­ro de me­di­cio­nes que se­gui­rán apor­tan­do in­for­ma- ción pa­ra mo­ni­to­rear el ni­vel de apren­di­za­jes a ni­vel de país, es­cue­las y cur­sos. Sin em­bar­go, es im­por­tan­te acla­rar que el rol de las me­di­cio­nes ex­ter­nas como el Sim­ce, que no pue­den pro­veer in­for­ma­ción a ni­vel de alumno, tie­ne li­mi­ta­cio­nes en ser un apor­te pa­ra me­jo­rar los re­sul­ta­dos.

Cree­mos que la eva­lua­ción no es, por sí so­la, un apor­te a la me­jo­ra, y que una ex­ce­si­va pre­sión ex­ter­na pue­de in­clu­so aten­tar con­tra es­te ob­je­ti­vo. Por el con­tra­rio, cree­mos que pa­ra que las prue­bas sean efec­ti­va­men­te úti­les pa­ra la me­jo­ra es­co­lar, de­be­mos ge­ne­rar ca­pa­ci­da­des in­ter­nas en la es­cue­la. Por otra par­te, des­de la po­lí­ti­ca pú­bli­ca se­gui­re­mos con­tan­do con in­for­ma­ción pa­ra fo­ca­li­zar las orien­ta­cio­nes y apo­yos en las es­cue­las que más lo re­quie­ren.

En ese sen­ti­do, nues­tro desafío ma­yor es có­mo tra­ba­jar pa­ra que se avan­cen en los apren­di­za­jes, por­que si só­lo se mi­de y no se ha­ce na­da pa­ra me­jo­rar, de na­da sir­ven las eva­lua­cio­nes.

Con es­ta re­vi­sión del Plan Na­cio­nal de Eva­lua­cio­nes buscamos una educación más in­te­gral pa­ra to­dos los ni­ños de Chile. Des­de esa mi­ra­da, son muy im­por­tan­tes los otros in­di­ca­do­res de ca­li­dad, como con­vi­ven­cia es­co­lar o for­ma­ción ciu­da­da­na, pe­ro tam­bién fo­men­tar el des­plie­gue de otras dis­ci­pli­nas como los de­por­tes, las ar­tes, los gru­pos de lec­tu­ra o de investigación cien­tí­fi­ca, en­tre otros, pa­ra que to­dos los es­tu­dian­tes pue­dan desa­rro­llar­se de una me­jor ma­ne­ra y al­can­cen una educación de ca­li­dad. Cree­mos que pa­ra que las prue­bas sean efec­ti­va­men­te úti­les pa­ra la me­jo­ra es­co­lar, de­be­mos ge­ne­rar ca­pa­ci­da­des in­ter­nas en la es­cue­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.