De­ten­ción ile­gal de un ado­les­cen­te-ni­ño

La Tercera - - CORREO - Ma­rio Acu­ña Juan Ka­dis Mar­tín Raby B.

Se­ñor di­rec­tor: La Con­ven­ción In­ter­na­cio­nal so­bre los De­re­chos del Ni­ño es­ta­ble­ce que nin­gún me­nor de 18 años pue­de ser so­me­ti­do a torturas o tra­tos crue­les y/o de­gra­dan­tes, ni pri­va­do de su li­ber­tad ar­bi­tra­ria­men­te, ya que la de­ten­ción de un ni­ño se de­be rea­li­zar con­for­me a la ley y como me­di­da de úl­ti­mo re­cur­so du­ran­te el pe­río­do más bre­ve que pro­ce­da.

Por ello re­sul­ta alar­man­te lo acon­te­ci­do al jo­ven de 16 años cu­ya de­ten­ción ciu­da­da­na in­clu­yó gol­pes, pa­ta­das, cor­tar­le el pe­lo y que­mar­lo con un en­cen­de­dor, ac­tua­ción que fue de­cla­ra­da ile­gal por el Tri­bu­nal de Ga­ran­tía.

Ma­ni­fes­ta­mos nues­tra preo­cu­pa­ción, pues más allá de los le­gí­ti­mos in­tere­ses de las víc­ti­mas, no po­de­mos re­la­ti­vi­zar los de­re­chos de las per­so­nas. De­be­mos ve­lar por­que la ciu­da­da­nía com­pren­da que, in­de­pen­dien­te del mal que al­guien ha­ya cau­sa­do, eso no lo pri­va del ejer­ci­cio de sus de­re­chos esen­cia­les. A es­to se su­ma que se tra­ta de un me­nor de 18 años, es de­cir –en tér­mi­nos de la Con­ven­ción- de un ni­ño.

El Co­mi­té de los De­re­chos del Ni­ño de Na­cio­nes Uni­das de­fi­nió que cas­ti­go cor­po­ral es el uso de la fuer­za fí­si­ca pa­ra cau­sar cier­to gra­do de do­lor o ma­les­tar, aun­que sea le­ve. Lo que pre­sen­cia­mos, en­ton­ces, más que una de­ten­ción ciu­da­da­na, fue una vul­ne­ra­ción de de­re­chos.

Es­pe­ra­mos la investigación ex­haus­ti­va de los he­chos y el re­pro­che so­cial de es­te ti­po de ac­tua­cio­nes. Só­lo así de­mos­tra­re­mos que en nues­tro país, in­de­pen­dien­te­men­te de las cir­cuns­tan­cias, no se to­le­ra el mal­tra­to en con­tra de ni­ños, ni­ñas y ado­les­cen­tes. cho plan, de­ci­sión que ha­ría via­ble la ope­ra­ción en vir­tud de la cual se pi­dió el cré­di­to. Por eso re­sul­tan irre­le­van­tes, tan­to pe­nal como po­lí­ti­ca­men­te, las crí­ti­cas for­mu­la­das a los in­vo­lu­cra­dos. Se­ñor di­rec­tor: ¿Por qué en vez de se­guir ex­cu­sán­do­se, el go­bierno no asu­me la res­pon­sa­bi­li­dad? Qui­zás has­ta el mo­men­to no ha­ya na­da de ile­gal en la com­pra de te­rre­nos en Ma­cha­lí o en el cré­di­to apro­ba­do, pe­ro la si­tua­ción se ve mal. ¿Por qué no asu­mir que fue un error? Así, el go­bierno evi­ta­ría los cues­tio­na­mien­tos po­lí­ti­cos y ciu­da­da­nos, y al mis­mo tiem­po ge­ne­ra­ría un po­co más de em­pa­tía, la que en es­tos mo­men­tos no pue­de arries­gar­se a per­der.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.