“Un de­re­cho no apli­ca­ble a ins­ti­tu­cio­nes”

La Tercera - - CORREO - To­mas Hen­rí­quez Ga­brie­la El­gue­ta

Se­ñor di­rec­tor: Me per­mi­to una ré­pli­ca fi­nal a la po­si­ción de Jor­ge Con­tes­se. Su in­ten­to de re­fu­tar­me fa­lla por lo si­guien­te: to­da cri­mi­na­li­za­ción de con­duc­tas afec­ta de­re­chos fun­da­men­ta­les. ¿No se­ría ar­gu­men­to pa­ra que to­da per­so­na ob­je­te to­da cri­mi­na­li­za­ción de to­da con­duc­ta?

So­bre la ob­je­ción, Con­tes­se elu­de el bul­to al omi­tir re­fe­rir­se a la le­gis­la­ción es­ta­dual de Es­ta­dos Uni­dos, co­sa gra­ve, en es­pe­cial da­do que cie­rra su res­pues­ta alu­dien­do a que el abor­to es un de­re­cho en ese país des­de 1973, pe­ro la ley aun así per­mi­te a ins­ti­tu­cio­nes ne­gar­se a rea­li­zar­los. La ley fran­ce­sa per­mi­te al re­cin­to pri­va­do ne­gar­se a que los abor­tos se prac­ti­quen en su in­te­rior. O sea, la ins­ti­tu­ción como tal con­tro­la. ¿Qué es eso sino el re­co­no­ci­mien­to de la ob­je­ción? Que la ley con­tem­ple ex­cep­cio­nes no mi­na el prin­ci­pio, sino que lo re­afir­ma.

En cuan­to a Hobby Lobby, afir­mé que su fun­da­men­to no es la con­cien­cia. Lo esen­cial es que es la ins­ti­tu­ción mis­ma la que pue­de ne­gar­se. Su tra­duc­ción so­bre “clo­sely held” es ma­la. No sig­ni­fi­ca (y la Cor­te no sos­tie­ne) que sean “pe­que­ñas em­pre­sas” (Hobby Lobby fac­tu­ra US$ 3.300 mi­llo­nes al año, con 23 mil tra­ba­ja­do­res) sino que su con­trol es­tá en po­cas ma­nos, lo que ha­ce po­si­ble el acuer­do en­tre so­cios. Con­tes­se tra­ta de es­ca­bu­llir­se afir­man­do que Hobby Lobby no pres­ta ser­vi­cios pú­bli­cos. No va al pun­to, da­do que la ob­je­ción no era a pro­veer sus ser­vi­cios, sino que a pa­gar por pres­ta­cio­nes pú­bli­cas de sa­lud ba­jo Oba­ma­ca­re. Su tra­duc­ción y aná­li­sis son ma­ño­sos. con­trar la me­jor so­lu­ción a las ob­je­cio­nes que al­gu­nos han te­ni­do, y pa­ra acla­rar­les in­for­ma­cio­nes erra­das, como que el pro­yec­to ta­la­rá ár­bo­les, pa­vi­men­ta­rá el par­que o des­trui­rá sus ins­ta­la­cio­nes. Por el con­tra­rio, se au­men­ta­rán las áreas ver­des y se cons­trui­rán nue­vas ins­ta­la­cio­nes, que se su­ma­rán a una se­rie de me­jo­ras en el ba­rrio, como el in­cre­men­to de las con­di­cio­nes de se­gu­ri­dad e ilu­mi­na­ción y la cons­truc­ción de una nue­va ci­clo­vía, en­tre otras. Es­tas obras re­ver­ti­rán el aban­dono que ha te­ni­do el ba­rrio du­ran­te años.

Es de es­pe­rar que el es­pí­ri­tu de es­te pro­yec­to, ten­dien­te a me­jo­rar la ca­li­dad de vida de los ve­ci­nos y usua­rios de los es­pa­cios pú­bli­cos, sea el que pri­me en­tre los di­ver­sos ac­to­res in­vo­lu­cra­dos en es­te pro­ce­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.