El po­lé­mi­co car­tel que im­pi­de el pa­so a pa­re­jas y es­tu­dian­tes

La Tercera - - NACIONAL -

EN ES­TE re­cin­to prohi­bí­das las pa­re­jas. Como tam­bién los es­tu­dian­tes. No bo­te ba­su­ra al pi­so. Gra­cias”. Así ad­vier­te un cu­rio­so le­tre­ro ins­ta­la­do en la ga­le­ría Re­mo­de­la­ción Ca­te­dral de Con­cep­ción y que ge­ne­ra di­fe­ren­tes reac­cio­nes en­tre los tran­seún­tes.

El car­tel lle­va más de vein­te años em­pla­za­do en el re­cin­to -de ti­po co­mer­cial y de des­can­so- que fue cons­trui­do en los años se­ten­ta por el ar­zo­bis­pa­do pen­quis­ta y que una dé­ca­da más tar­de pa­só a ma­nos de pri­va­dos. Fue ins­ta­la­do allí, re­cuer­dan, como una res­pues­ta al “li­ber­ti­na­je” que acu­sa­ban an­ti­guos re­si­den­tes y em­plea­dos.

“Se veían pa­re­jas he­te­ro­se­xua­les y ho­mo­se­xua­les ha­cien­do co­sas in­de­bi­das en las tar­des, por lo que se op­tó por po­ner el le­tre­ro”, ase­gu­ra Jai­me Schu­ler, ad­mi­nis­tra­dor ha­ce 24 años de la ga­le­ría.

La so­lu­ción, acor­da­ron en el mo­men­to, fue ins­ta­lar la ad­ver­ten­cia en el pa­tio in­te­rior del re­cin­to, pa­ra de­sin­cen­ti­var las con­duc­tas mo­les­tas. “Con es­te car­tel de­ja­ron de ve­nir y de ocu­rrir co­sas in­de­cen­tes, don­de más de al­gu­na vez tu­vo que ac­tuar Ca­ra­bi­ne­ros”, agre­ga Schu­ler.

Con­sul­ta­do so­bre la fra­se que ata­ñe a los es­tu­dian­tes, el ad­mi­nis­tra­dor ex­pli­ca que “mu­chas ve­ces se veían ni­ños de uni­for­me be­bien­do al­cohol, fu­man­do ci­ga­rro y otras co­sas”.

La ga­le­ría Re­mo­de­la­ción Ca­te­dral al­ber­ga unos 30 lo­ca­les co­mer­cia­les y di­fe­ren­tes ofi­ci­nas en sus dos ni­ve­les, en­tre es­tas, par­te de la di­rec­ción re­gio­nal Ser­vi­cio de Vi­vien­da y Ur­ba­nis­mo.

En el sec­tor, al­gu­nos lo­ca­ta­rios y tran­seún­tes en­cuen­tran ra­zo­na­ble el le­tre­ro. “Es­ta pla­za es muy tran­qui­la y creo que, de no se­guir el car­tel, es­to cam­bia­ría”, di­ce una ofi­ci­nis­ta.

Otros, en cam­bio,ven un ses­go dis­cri­mi­na­to­rio en el avi­so y te­men que, in­clu­so, vul­ne­re ga­ran­tías cus­to­dia­das por la ley de no dis­cri­mi­na­ción o Ley Za­mu­dio. “Yo soy es­tu­dian­te y me sien­to con la li­ber­tad de pa­sear por don­de yo quie­ra, so­bre to­do si es una pla­za o un par­que de la ciu­dad”, sos­tie­ne Ro­ber­to Ci­fuen­tes.

Ximena Gau­ché, abo­ga­da ex­per­ta en de­re­chos hu­ma­nos de la fa­cul­tad de De­re­cho de la U. de Con­cep­ción, plantea que “ca­da vez que se res­trin­ja a una per­so­na el ejer­ci­cio de un de­re­cho, como pue­de ser, even­tual­men­te, el li­bre ac­ce­so a es­te lu­gar a es­tu­dian­tes y pa­re­jas, po­drían in­frin­gir la ley”

La nor­ma cas­ti­ga la dis­cri­mi­na­ción ar­bi­tra­ria, en­ten­di­da como to­da dis­tin­ción, ex­clu­sión o res­tric­ción que ca­rez­ca de jus­ti­fi­ca­ción ra­zo­na­ble, efec­tua­da por agen­tes del Es­ta­do o par­ti­cu­la­res, y que cau­se pri­va­ción, per­tur­ba­ción o ame­na­za en el ejer­ci­cio de los de­re­chos fun­da­men­ta­les. No obs­tan­te, Gau­ché agre­ga que “lo que ha pro­du­ci­do la ley es una so­bre ex­pec­ta­ti­va de que to­da si­tua­ción que de al­gu­na ma­ne­ra pue­da vul­ne­rar un de­re­cho, sea cons­ti­tu­ti­va de una dis­cri­mi­na­ción y no es tan así”, por lo que res­ta un aná­li­sis en pro­fun­di­dad pa­ra de­fi­nir el fu­tu­ro del cues­tio­na­do le­tre­ro.

La ad­ver­ten­cia es­tá en un pa­tio in­te­rior de la ga­le­ría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.