Acuer­do de ce­se el fue­go en Ucra­nia ge­ne­ra du­das en lí­de­res eu­ro­peos

Kiev y Moscú fir­ma­ron una tre­gua que co­men­za­rá el domingo. El acuer­do en Minsk fue ca­li­fi­ca­do de frá­gil por los ana­lis­tas.

La Tercera - - MUNDO - Cris­ti­na Ci­fuen­tes

Es­tu­vie­ron 17 ho­ras en un aca­lo­ra­do de­ba­te, en el que el Pre­si­den­te ucra­niano, Pe­tro Po­ros­hen­ko y su ho­mó­lo­go ru­so, Vla­di­mir Pu­tin in­clu­so dis­cu­tie­ron de pie. Ade­más, el Pre­si­den­te de Ru­sia lle­gó a rom­per un lá­piz con sus ma­nos. Así de in­ten­sas fue­ron las con­ver­sa­cio­nes pa­ra de­te­ner la es­ca­la­da de vio­len­cia en el es­te de Ucra­nia, las cua­les fue­ron im­pul­sa­das por la can­ci­ller ale­ma­na, An­ge­la Mer­kel y el man­da­ta­rio fran­cés, Fran­co­is Ho­llan­de y que ayer tu­vie­ron éxi­to con la fir­ma de un acuer­do de ce­se el fue­go.

El pac­to, que cons­ta de 13 pun­tos, es­ta­ble­ce un al­to el fue­go que co­men­za­rá a re­gir de las 00:00 ho­ras del domingo y es­ti­pu­la que en un pla­zo de dos se­ma­nas am­bas par­tes re­ti­ra­rán su ar­ma­men­to pe­sa­do que es­té en­tre 50 a 140 ki­ló­me­tros de la lí­nea del f r e nt e , se­gún la trans­crip­ción pu­bli­ca­da por la ofi­ci­na de Pu­tin.

Se­gún ex­pli­ca la agen­cia Dpa, la lí­nea de des­mi­li­ta­ri­za­ción se cal­cu­ló par­tien­do de dos lí­neas di­fe­ren­tes de al­to el fue­go: pa­ra las tro­pas de Kiev ri­ge la ac­tual lí­nea del fren­te, mien­tras que pa­ra l os s e pa­rat i s t a s se adop­tó la lí­nea de fren­te exis­ten­te du­ran­te el primer acuer­do de Minsk, en sep­tiem­bre pa­sa­do. La zo­na de des­mi­li­ta­ri­za­ción se­rá así bas­tan­te más am­plia de lo pre­vis­to ini­cial­men­te. Es­te pun­to re­co­no­ce im­plí­ci­ta­men­te las con­quis­tas de te­rri­to­rio lo­gra­das por los se­pa­ra­tis­tas des­de el primer acuer­do de Minsk de 2014.

En el en­cuen­tro se ela­bo­ra­ron dos do­cu­men­tos, ex­pli­có Pu­tin, que dio a co­no­cer es­tos de­ta­lles en una con­fe­ren­cia de pren­sa. En el pri­me­ro se abor­da la pues­ta en prác­ti­ca de los acuer­dos lo­gra­dos en sep­tiem­bre pa­sa­do en Minsk y fue fir­ma­do tam­bién por los se­pa­ra­tis­tas, a pe­sar de que en un primer mo­men­to se in­for­mó de un re­cha­zo por par­te de és­tos. En el se­gun­do, Ale­ma­nia, Fran­cia, Ru­sia y Ucra­nia de­cla­ran su apo­yo al pro­ce­so de paz.

El acuer­do tam­bién pre­vé que Ucra­nia re­cu­pe­re el con­trol de sus fron­te­ras con Ru­sia, par­te de las cua­les es­tán aho­ra con­tro­la­das por los se­pa­ra­tis­tas. Pe­ro eso só­lo ocu­rri­rá una vez que Kiev abor­de una re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal que ofrez­ca una “des­cen­tra­li­za­ción” a los te­rri­to­rios se­pa­ra­tis­tas y ce­le­bre elec­cio­nes lo­ca­les.

El lí­der in­sur­gen­te de la au­to­pro­cla­ma­da “re­pú­bli­ca de Do­netsk”, Ale­xan­der Za­jar­chen­ko, ad­vir­tió que es­ta po­dría ser la úl­ti­ma vez que l l e g a a un a c uer­do c on Ucra­nia. “Si hay cual­quier vio­la­ción, no ha­brá más reu­nio­nes ni me­mo­rán­dum”, afir­mó.

“Te­ne­mos es­pe­ran­za. No he­mos al­can­za­do to­do, pe­ro te­ne­mos una es­pe­ran­za bien con­cre­ta pa­ra Ucra­nia y pa­ra to­da Eu­ro­pa”, di­jo Mer­kel en una con­fe­ren­cia de pren­sa jun­to a Ho­llan­de al tér­mino de las con­ver­sa­cio­nes. “Es un ali­vio pa­ra Eu­ro­pa, una es­pe­ran­za pa­ra Ucra­nia y un e xcel e nt e ejem­plo de lo que Fran­cia y Ale­ma­nia pue­den ha­cer por la paz”, in­di­có Ho­llan­de so­bre la tre­gua. “Lla­ma­mos a am­bas par­tes a la mo­de­ra­ción y a evi­tar el in­ne­ce­sa­rio de­rra­ma­mien­to de san­gre”, sub­ra­yó, por su par­te, Pu­tin. Was­hing­ton tam­bién ce­le­bró la fir­ma del acuer­do.

Si bien la sa­tis­fac­ción rei­na­ba en los pa­si­llos de már­mol del pa­la­cio pre­si­den­cial en Minsk (Bie­lo­rru­sia), don­de se reali­zó la cum­bre, otros lí­de­res eu­ro­peos ma­ni­fes­ta­ron su preo­cu­pa­ción so­bre que la tre­gua pue­de con­ver­tir­se de nue­vo en un de­rra­ma­mien­to de san­gre.

Do­nald Tusk, ex primer mi­nis­tro po­la­co, es­ta­ba es­cép­ti­co de que el plan de paz va­ya a fun­cio­nar. “La es­pe­ran­za es bue­na, in­clu­so in­dis­pen­sa­ble, pe­ro no es su­fi­cien­te”, ad­vir­tió. “La ver­da­de­ra prue­ba se­rá el res­pe­to del al­to el fue­go so­bre el te­rreno”, aña­dió.

“Los he­chos im­por­tan más que “las pa­la­bras en un tro­zo de pa­pel”, di­jo en el mis­mo sen­ti­do el pre­mier bri­tá­ni­co, David Ca­me­ron. “Pu­tin de­be sa­ber que a me­nos que su com­por­ta­mien­to cam­bie, no se mo­di­fi­ca­rán las san­cio­nes vi­gen­tes”, ad­vir­tió.

La Pre­si­den­ta li­tua­na, Da­lia Gry­baus­kai­te, lo con­si­de­ró “par­cial” y dé­bil”, al no in­cluir cláu­su­las pa­ra un cont r ol in­me­dia­to de las fron­te­ras. Se­gún el dia­rio bri­tá­ni­co The Guar­dian, de for­ma pri­va­da los di­plo­má­ti­cos tam­bién di­je­ron que el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI) -que el jue­ves anun­ció una ayu­da pa­ra Ucra­nia de US$ 17.500 mi­llo­nes- usó el pa­que­te de ayu­da fi­nan­cie­ra pa­ra pre­sio­nar a Po­ros­hen­ko a que acep­ta­ra el acuer­do.

Los ana­lis­tas con­cor­da­ron en lo frá­gil que es el pac­to. Y una mues­tra de eso, es la de­nun­cia de Kiev que du­ran­te las ne­go­cia­cio­nes, me­dio cen­te­nar de tan­ques, así como ma­te­rial pe­sa­do, in­gre­sa­ron en te­rri­to­rio ucra­niano al es­te del país des­de Ru­sia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.