Mer­ca­dos emer­gen­tes: Es­pe­ran­do a Go­dot

La Tercera - - NEGOCIOS -

En 2014 los mer­ca­dos emer­gen­tes nue­va­men­te fue­ron un “do­lor de ca­be­za” pa­ra los in­ver­sio­nis­tas. Por ter­cer año se­gui­do, sus ac­cio­nes ocu­pa­ron los úl­ti­mos lu­ga­res en los ran­king de ren­ta­bi­li­da­des, ca­yen­do ca­si 5%, que se com­pa­ra con un al­za de 3% en las de los desa­rro­lla­dos. Aun­que los bo­nos emer­gen­tes re­gis­tra­ron un com­por­ta­mien­to des­ta­ca­ble has­ta 2012, en los úl­ti­mos dos años los re­tor­nos se de­te­rio­ra­ron. En 2014 la ren­ta fi­ja emer­gen­te (en dó­la­res) subió en­tre 3,5% y 5,5%, per­dien­do su atrac­ti­vo re­la­ti­vo, ya que los bo­nos de com­pa­ñías y go­bierno es­ta­dou­ni­den­ses ren­ta­ron en­tre 6% y 8%.

Como men­cio­né en es­ta co­lum­na en no­viem­bre pa­sa­do, en los mo­de­los de asig­na­ción es­tra­té­gi­ca de ac­ti­vos de al­gu­nas de las fir­mas es­pe­cia­li­za­das más des­ta­ca­das, las ac­cio­nes emer­gen­tes pre­sen­tan la ma­yor ren­ta­bi­li­dad es­ti­ma­da de lar­go pla­zo de to­das las cla­ses de ac­ti­vos (en­tre 7% y 12% anual). La se­gun­da con ma­yor ren­ta­bi­li­dad anual es­ti­ma­da es la deu­da emer­gen­te (en­tre 6% y 12%).

El prin­ci­pal fun­da­men­to de esas ex­pec­ta­ti­vas ra­di­ca en las va­lo­ri­za­cio­nes de las ac­cio­nes emer­gen­tes. Es­tán por de­ba­jo de sus ni­ve­les pro­me­dio his­tó­ri­cos re­la­ti­vo a los desa­rro­lla­dos: las pri­me­ras se tran­san a una re­la­ción pre­cio/uti­li­dad (a 1 año) de me­nos de 12 ve­ces, mien­tras que las se­gun­das a más de 15. Fi­nal­men­te, las con­di­cio­nes de li­qui­dez do­més­ti­ca en las eco­no­mías emer­gen­tes -en ge­ne­ral- son ex­pan­si­vas.

Ade­más, en tér­mi­nos de desem­pe­ño ma­cro­eco­nó­mi­co, los emer­gen­tes re­gis­tra­rían en 2015 y 2016 ta­sas de cre­ci­mien­to sa­lu­da­bles (al­re­de­dor de 4,5% y 5%, res­pec­ti­va­men­te), ma­yo­res a las de los desa­rro­lla­dos (2,5% es­te año y el pró­xi­mo). Sus cuen­tas fis­ca­les y ex­ter­nas es­tán equi­li­bra­das y no hay pre­sio­nes in­fla­cio­na­rias alar­man­tes. Aun­que el sú­per ci­clo de los com­mo­di­ties ter­mi­nó, la ma­yo­ría de las eco­no­mías emer­gen­tes in­ten­si­vas en ma­te­rias pri­mas han si­do ca­pa­ces de evi­tar que ello cons­ti­tu­ya un des­ca­la­bro.

A lo an­te­rior, se con­tra­po­nen fac­to­res que en un en­torno de frá­gil ape­ti­to por ries­go ad­quie­ren re­le­van­cia. Es­ta­mos an­te un es­ce­na­rio glo­bal, no ca­tas­tró­fi­co, pe­ro com- ple­jo. Es­ta­dos Uni­dos cre­ce mo­de­ra­da pe­ro es­ta­ble­men­te a una ta­sa en torno al 3% pe­ro se ve afec­ta­do en va­rios flan­cos por la ines­ta­bi­li­dad geo­po­lí­ti­ca glo­bal y los rui­dos so­cio­po­lí­ti­cos de mu­chos paí­ses y re­gio­nes, tan­to a ni­vel ma­cro como cor­po­ra­ti­vo. Eu­ro­pa y Ja­pón, que son tam­bién afec­ta­dos por di­chos rui­dos, lu­chan con­tra su le­tar­go eco­nó­mi­co y ame­na­zas de­fla­cio­na­rias, pe­ro es­tán le­jos de so­lu­cio­nar sus res­pec­ti­vos pro­ble­mas es­truc­tu­ra­les. La se­gun­da ma­yor eco­no­mía del mun­do, China, aún siem­bra du­das res­pec­to de su cre­ci­mien­to de lar­go pla­zo; y las bur­bu­jas, el sis­te­ma fi­nan­cie­ro y un “ate­rri­za­je for­zo­so” son ries­gos la­ten­tes que preo­cu­pan a los in­ver­sio­nis­tas.

En es­te am­bien­te de re­la­ti­va “cal­ma” eco­nó­mi­ca, las sor­pre­sas po­si­ti­vas que die­ron las eco­no­mías desa­rro­lla­das en los úl­ti­mos tres años, con Es­ta­dos Uni­dos fi­nal­men­te con­so­li­dan­do su re­cu­pe­ra­ción, Eu­ro­pa sa­lien­do de la cri­sis an­tes de lo es­pe­ra­do y Ja­pón im- ple­men­tan­do me­di­das mo­ne­ta­rias sin pre­ce­den­tes, han “re­di­mi­do” a sus mer­ca­dos. En el ca­so de las eco­no­mías emer­gen­tes, las co­rrec­cio­nes a la baja del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y de las uti­li­da­des de las em­pre­sas, su­ma­das a rui­dos po­lí­ti­cos, ins­ti­tu­cio­na­les y so­cia­les do­més­ti­cos, han he­cho caer en des­gra­cia a sus mer­ca­dos. El re­sul­ta­do es que el re­torno pro­me­dio anual a 5 años de las bol­sas desa­rro­lla­das es de 7,7%, ver­sus -0,5% de las emer­gen­tes.

¿Es­tá to­do in­cor­po­ra­do en pre­cios? ¿Es­ta­ría­mos ad por­tas de un cam­bio en la ten­den­cia de los mer­ca­dos emer­gen­tes? No es sen­ci­llo “ju­gár­se­la” por los emer­gen­tes en el ac­tual am­bien­te glo­bal y lo­cal (de cier­tos paí­ses) y es im­pres­cin­di­ble to­mar en cuen­ta las va­ria­bles no cuan­ti­fi­ca­bles que han si­do de­ter­mi­nan­tes en la ten­den­cia de los pre­cios de los ac­ti­vos fi­nan­cie­ros re­cien­te­men­te. Ba­sar­se en el mo­men­tum de los emer­gen­tes o en sus “irre­sis­ti­bles” va­lo­ri­za­cio­nes… es la gran pre­gun­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.