“Pa­les­tino es un sím­bo­lo pa­ra to­dos”

Pre­si­den­te pa­les­tino: El man­da­ta­rio sos­tie­ne que “ellos es­tán lle­van­do nues­tro men­sa­je de li­ber­tad, jus­ti­cia y paz adon­de sea que jue­guen”. Ex­pli­ca que tie­ne una ca­mi­se­ta del equi­po, pe­ro que sus nie­tos ya pi­den las su­yas. Chile es como es­tar en su pa­tria

La Tercera - - DEPORTES - Cris­tó­bal Oli­va­res y Carlos Do­no­so

La cam­pa­ña de Pa­les­tino mue­ve a to­do un país. Las ca­mi­se­tas del equi­po de La Cis­ter­na es­tán en to­das par­tes, pe­se a que mi­les de ki­ló­me­tros se­pa­ran la co­mu­na del sur de San­tia­go del Me­dio Orien­te. Por eso, des­de un hu­mil­de pas­tor del cam­po de al-Faw­war has­ta los más al­tos re­pre­sen­tan­tes del go­bierno es­tán pen­dien­tes de la es­cua­dra tri­co­lor. Tal es el ca­so del mis­mí­si­mo Pre­si­den­te de la Au­to­ri­dad Na­cio­nal Pa­les­ti­na, Mah­mud Abás, quien des­de Ra­ma­la con­tes­tó un cues­tio­na­rio pa­ra La Ter­ce­ra, cu­ya pri­me­ra par­te es re­pro­du­ci­da a con­ti­nua­ción. ¿Qué opi­na del desem­pe­ño de Pa­les­tino a ni­vel sud­ame­ri­cano? Es mo­ti­vo de or­gu­llo que nues­tros hi­jos e hi­jas ele­ven nues­tros co­lo­res na­cio­na­les a más de 13 mil ki­ló­me­tros de dis­tan­cia de su tie­rra. Chile es un muy buen ejem­plo de que, cuan­do a los pa­les­ti­nos se les da li­ber­tad, pue­den ha­cer mi­la­gros, y eso es lo que es­tá pa­san­do con nues­tro equi­po de fút­bol. Ha­go un lla­ma­do a to­dos los pa­les­ti­nos y per­so­nas que sim­pa­ti­zan con nues­tra cau­sa a que apo­yen a Pa­les­tino, ya que ellos es­tán lle­van­do nues­tro men­sa­je de li­ber­tad, jus­ti­cia y paz adon­de sea que jue­guen. ¿Qué opi­na de te­ner un equi­po de fút­bol re­pre­sen­tan­do a Pa­les­ti­na en Chile y, por con­si­guien­te, en Su­da­mé­ri­ca? No se tra­ta so­lo de ju­gar la Co­pa Li­ber­ta­do­res. Lo pri­me­ro es des­ta­car la na­tu­ra­le­za pro­pia del club, que ha ele­gi­do ser más que otro equi­po de fút­bol y ser un or­gu­llo­so re­pre­sen­tan­te de nues­tra na­ción. Pa­les­tino se ha con­ver­ti­do en un sím­bo­lo pa­ra to­dos los pa­les­ti­nos en el mun­do. In­clu­so aque­llos que no si­guen de­por­tes si­guen con cu­rio­si­dad a es­te club que los re­pre­sen­ta en Chile. ¿Le gus­ta­ría ve­nir a ver un par­ti­do de Pa­les­tino en San­tia­go? He es­ta­do ahí va­rias ve­ces y me han re­ci­bi­do como si fue­ra mi ca­sa. He es­ta­do en Chile en dos oca­sio­nes, como di­je, en el Club Pa­les­tino, cuan­do vi­ne des­de Pa­les­ti­na a Pa­les­ti­na, por­que así fue có­mo me sen­tí. En Chile, in­clu­so, se co­men al­gu­nos pla­tos pa­les­ti­nos y ára­bes que ya no se co­ci­nan acá. Tam­bién ten­go una re­la­ción muy es­pe­cial con la zo­na de la cual pro­vie­ne mu­cha de nues­tra gen­te; Be­lén, Beit Ja­la and Beit Sahour, lu­ga­res que vi­si­to va­rias ve­ces al año, in­clui­da la ce­le­bra­ción de Na­vi­dad. Du­ran­te mi úl­ti­ma reunión con la Pre­si­den­ta Ba­che­let, ella fue muy en­tu­sias­ta so­bre el rol de nues­tra co­mu­ni­dad en Chile, y es­ta­ba muy or­gu­llo­so y agra­de­ci­do por el tra­to que su her­mo­so país le ha da­do a nues­tra gen­te. Res­pec­to al par­ti­do de fút­bol, es una gran op­ción pa­ra un fu­tu­ro via­je, el que de­fi­ni­ti­va­men­te rea­li­za­ré. Al­gu­nos de mis con­se­je­ros y di­plo­má­ti­cos ya han es­ta­do en par­ti­dos de Pa­les­tino y me han con­ta­do so­bre lo apa­sio­na­da que es nues­tra gen­te cuan­do jue­ga Pa­les­tino. ¿Tra­ta de ver los par­ti­dos de Pa­les­tino por la TV? ¿Co­no­ce a al­gún ju­ga­dor del equi­po? ¿Tie­ne al­gún fut­bo­lis­ta fa­vo­ri­to? No soy un gran se­gui­dor de de­por- tes. Des­de que era un ni­ño fui más cer­cano a la li­te­ra­tu­ra y a la mú­si­ca. Me gus­ta es­cu­char a an­ti­guos can­tan­tes egip­cios. Cuan­do se tra­ta de Pa­les­tino, men­ti­ría al de­cir­les que me que­do des­pier­to has­ta las dos de la ma­ña­na. Sin em­bar­go, siem­pre es­toy in­for­ma­do so­bre el equi­po, gra­cias a que mis con­se­je­ros me di­cen có­mo le es­tá yen­do. Al­gu­nas ve­ces veo los go­les del equi­po cuan­do los re­pi­ten en la TV y por su­pues­to que ten­go mi ca­mi­se­ta del equi­po. Aho­ra mis nie­tos me pi­den po­le­ras tam­bién. Sí sé que el ca­pi­tán del equi­po se lla­ma (Leo­nar­do) Valencia y que el en­tre­na­dor es (Pablo) Gue­de. Ellos han te­ni­do hermosas pa­la­bras de apo­yo ha­cia nues­tra gen­te y no­so­tros ra­ra­men­te ol­vi­da­mos aque­llas pa­la­bras que de­fien­den la li­ber­tad y la jus­ti­cia. Si me pre­gun­tas por un ju­ga­dor fa­vo­ri­to, dé­ja­me res­pon­der­te con es­to: to­do ju­ga­dor que use la ca­mi­se­ta ne­gra, ro­ja, verde y blan­ca de Pa­les­ti­na se trans­for­ma en mi ju­ga­dor fa­vo­ri­to y en el de to­da nues­tra gen­te. ¿Tie­ne con­tac­to per­ma­nen­te con al­gún miem­bro de Pa­les­tino? Man­te­ne­mos el con­tac­to a tra­vés de nues­tra em­ba­ja­da en San­tia­go y tam­bién gra­cias a al­gu­nos miem­bros de la co­mu­ni­dad pa­les­ti­na que no­so­tros que­re­mos mu­cho. Les man­dé una car­ta a ellos cuan­do el equi­po es­ta­ba por cla­si­fi­car a la Co­pa Li­ber­ta­do­res. Sa­ben que siem­pre es­ta­re­mos abier­tos pa­ra ellos y, como les di­je en mi car­ta, es­pe­ro po­der ver­los muy pron­to a to­dos en Pa­les­ti­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.