Bo­la­ño en su la­be­rin­to: gran ex­po­si­ción en Ma­drid des­nu­da su uni­ver­so crea­ti­vo

Ayer se inau­gu­ró la mues­tra Ar­chi­vo Bo­la­ño. 1977-2003, en la Ca­sa del Lec­tor. Ma­nus­cri­tos iné­di­tos, car­tas, poe­mas, cuen­tos, di­bu­jos y fo­to­gra­fías es­ta­rán has­ta sep­tiem­bre.

La Tercera - - SOCIEDAD - Pe­dro Baha­mon­des Ch.

“¿Has­ta qué pun­to al­guien pue­de co­no­cer la obra de otro?”. En 2008, so­bre el es­ce­na­rio de Ma­tu­ca­na 100, la mis­ma pre­gun­ta se la ha­cía uno de los per­so­na­jes de 2666, la no­ve­la pós­tu­ma del es­cri­tor Ro­ber­to Bo­la­ño. Fue du­ran­te la pues­ta en es­ce­na con que el es­pa­ñol Álex Rí­go­la des­em­bar­có en Chile. El mon­ta­je tea­tral, de más de 5 de ho­ras de du­ra­ción, tra­jo de vuel­ta el in­va­lua­ble le­ga­do del au­tor chi­leno re­si­den­te en Es­pa­ña, crea­dor de Los de­tec­ti­ves sal­va­jes, quien fa­lle­ció en 2003 en la eter­na es­pe­ra de un tras­plan­te de hí­ga­do. Hoy, a ca­si 12 años de su muer­te, y cuan­do su obra ha al­can­za­do re­co­no­ci­mien­to glo­bal, una ex­po­si­ción en Ma­drid pue­da qui­zá des­pe­jar la in­cóg­ni­ta.

Ayer, en la Ca­sa del Lec­tor, se inau­gu­ró Ar­chi­vo Bo­la­ño. 1977-2003, la mis­ma mues­tra que en 2014 es­tu­vo en Bar­ce­lo­na. Sin em­bar­go, se­gún sus ges­to­res, Juan In­sua, del Cen­tro de Cul­tu­ra Con­tem­po­rá­nea de Bar­ce­lo­na, y Cé­sar An­to­nio Molina, di­rec­tor de la Ca­sa del Lec­tor, es­ta vez se ins­ta­la en la ca­pi­tal es­pa­ño­la has­ta sep­tiem­bre con cier­tos ajus­tes, in­clui­da su vida en Mé­xi­co y otros ob­je­tos per­so­na­les, como su má­qui­na de es­cri­bir, al­gu­nas li­bre­tas y cua­der­nos con ano­ta­cio­nes y co­rrec­cio­nes. “Es­ta mues­tra con­vier­te a los vi­si­tan­tes en de­tec­ti­ves tras la pis­ta de un hom­bre mis­te­rio­so”, di­ce Molina al te­lé­fono des­de Ma­drid, a po­cas ho­ras de re­abrir las puer­tas de lo que él lla­ma el la­be­rin­to de Bo­la­ño.

“Ro­ber­to era cons­cien­te de que lo que es­ta­ba ha­cien­do era va­lio­so, por eso lo guar­da­ba to­do, ab­so­lu­ta­men­te

Dio­ra­ma, cua­derno pri­me­ro,

El ma­nus­cri­to de una de las no­ve­las iné­di­tas que aún no ha si­do pu­bli­ca­da. to­do”, di­jo en el re­lan­za­mien­to ofi­cial Ca­ro­li­na López, viu­da del au­tor, y quien es­car­ba en su le­ga­do des­de el 2006. “Se pue­den ver cuen­tos y al la­do el re­cor­te del pe­rió­di­co en el que se ba­sa ese cuen­to. Es­cri­bía un bo­rra­dor su­cio, con mu­chos ta­cho­nes, y lue­go lo pa­sa­ba a lim­pio. Hay obras que tie­nen tres o cua­tro bo­rra­do­res, y no­tas de sue­ños: él so­ña­ba al­go, se le­van­ta­ba y lo es­cri­bía”, agre­gó.

Ma­nus­cri­tos, en­tre­vis­tas, car­tas, poe­mas, cuen­tos, di­bu­jos, li­bros y un to­tal de 14.364 pá­gi­nas ori­gi­na­les, de las cua­les 1.750 son iné­di­tas -in­clui­do el bo­rra­dor de pu­ño y le­tra de El es­pí­ri­tu de la ciencia fic­ción, la no­ve­la que es­cri­bió en 1984 y que aún no ha si­do pu­bli­ca­da­for­man par­te de los ha­llaz­gos. Tam­bién va­rias car­pe­tas con 26 cuen­tos com­ple­tos, como Se­pul­cro de va­que­ros y Co­me­dia del ho­rror de Fran­cia; cien poe­mas iné­di­tos, y más de 5 mil pá­gi­nas iné­di­tas que no se sa­be si se- rán pu­bli­ca­das, se­gún di­jo López a tra­vés de am­bos ges­to­res. “El era muy cui­da­do­so y ri­gu­ro­so con su tra­ba­jo. Si no en­tre­ga­ba con fir­ma y fe­cha los ma­nus­cri­tos, pro­ba­ble­men­te no es­ta­ban lis­tos pa­ra ser pu­bli­ca­dos”, di­ce Molina.

El re­co­rri­do se di­vi­de en tres ejes. El pri­me­ro es­tá de­di­ca­do a Bar­ce­lo­na, Ge­ro­na y Bla­nes, las tres ciu­da­des ca­ta­la­nas don­de vi­vió y pro­du­jo el grue­so de su obra. El se­gun­do es su cro­no­lo­gía crea­ti­va has­ta la pu­bli­ca­ción de sus li­bros. El ter­ce­ro se apro­xi­ma al pro­ce­so de tra­ba­jo del es­cri­tor. En la ex­po­si­ción, dos au­dí­fo­nos cuel­gan de una pa­red don­de se lee: “La ver­da­de­ra ima­gi­na­ción es aque­lla que di­na­mi­ta, elu­ci­da e in­yec­ta mi­cro­bios es­me­ral­das en otras ima­gi­na­cio­nes”, es­cri­ta por el pro­pio Bo­la­ño. De fon­do, se oye le­ve­men­te Voo­doo Child, de Ji­mi Hen­drix, una de sus can­cio­nes fa­vo­ri­tas.

“Dis­pu­si­mos una es­truc­tu­ra de ma­de­ra on­du­la­da a par­tir de una fra­se su­ya: ‘La lí­nea rec­ta me pro­du­ce cal­ma. La on­du­la­da me in­quie­ta­ba, pre­sen­tía el pe­li­gro pe­ro me gus­ta­ba la sua­vi­dad: su­bir y ba­jar y la úl­ti­ma lí­nea era cris­pa­ción’”, re­ci­ta Molina. Al even­to, al que asis­tió Francisco Ma­ram­bio Vial, em­ba­ja­dor de Chile en Es­pa­ña, se le su­man va­rias fo­to­gra­fías: “No tu­vo gran vida so­cial. Apa­re­ce con ami­gos, en su es­tu­dio de las ca­lles Ta­llers en Bar­ce­lo­na y del Lo­ro en Bla­nes, su bar fa­vo­ri­to, su ca­sa en Ave­ni­da Ca­put­xins de Ge­ro­na, y don­de na­cie­ron sus hi­jos. Oja­lá es­ta mues­tra lle­gue a Chile, pues Bo­la­ño no so­lo es uno de los gran­des es­cri­to­res de las úl­ti­mas dé­ca­das, tam­bién tra­zó va­rias de las que ven­drán”.

FO­TO: CA­SA DEL

Bo­la­ño en su es­tu­dio de la ca­lle Ta­llers, Bar­ce­lo­na, en 1979.

Lec­tor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.