El des­fon­de

La Tercera - - OPINIÓN -

UNA DE las co­sas bue­nas, bien­ve­ni­das, de es­te des­plo­me de que se ha­bla de la de­re­cha es que de­bie­ra per­mi­tir­nos pen­sar­la más allá de sus es­te­reo­ti­pos y los lu­ga­res co­mu­nes con que me­dio mun­do se con­ten­ta sin en­ten­der­la. Como al­go más va­ria­do y com­ple­jo que sus dos par­ti­dos, que sus po­lí­ti­cos de siem­pre –más que des­gas­ta­dos, de­bién­do­se ju­bi­lar-, y que ese en­tra­ma­do sór­di­do de em­pre­sa­rios, ge­ren­tes-con­ta­do­res y ca­jas pa­ga­do­ras, por fin al des­cu­bier­to, con que, úl­ti­ma­men­te, han con­fun­di­do la de­fen­sa de su sec­tor.

En los úl­ti­mos cien años la de­re­cha ha si­do po­de­ro­sa ope­ran­do de muy dis­tin­tas ma­ne­ras. Des­de la so­cie­dad, des­de la tra­di­ción y, sí, tam­bién des­de el par­la­men­to (aun­que de bas­tan­te me­jor ni­vel en épo­cas le­ja­nas que ya na­die re­cuer­da). De la mano de un otro­ra de­ma­go­go que una dé­ca­da des­pués se cha­que­tea­ra (el “León” Ales­san­dri). En coa­li­cio­nes de go­bierno con cen­tris­tas al­gu­na vez de iz­quier­das lue­go ti­ra­dos pa­ra la de­re­cha (los ra­di­ca­les). Des­de me­dios pe­rio­dís­ti­cos (El Mer­cu­rio) y gre­mios (yunta que va des­de los años 50 a los 70). En alian­za con una dic­ta­du­ra modernizante, tam­bién mi­li­tar, amén de fe­roz­men­te re­pre­si­va, cu­yo alar­ga­do ca­pí­tu­lo es­ta­ría lle­gan­do a su fin. Y, por úl­ti­mo, vía ne­go­cia­ción y con­sen­so du­ran­te dos dé­ca­das de go­bier­nos con­cer­ta­cio­nis­tas, sub­ca­pí­tu­lo al que tam­bién se le es­ta­ría dan­do el ba­jo. No sus úni­cas ra­mi­fi­ca­cio­nes. Hu­go He­rre­ra ha vuel­to a va­lo­rar su di­men­sión pen­san­te, no só­lo ago­nal, en La de­re­cha en la cri­sis del bi­cen­te­na­rio (UDP, 2014), que oja­lá su pú­bli­co na­tu­ral se dig­ne a leer.

Es que, efec­ti­va­men­te, no hay un so­lo pa­trón de ac­ción, tam­po­co una úni­ca lí­nea doc­tri­na­ria que no se pue­da tran­sar, ni me­nos una iden­ti­fi­ca­ción so­cial en par­ti­cu­lar que la de­fi­na. La de­re­cha exis­te en Chile (no así en Ar­gen­ti­na, Mé­xi­co o Pe­rú), si no por otra ra­zón, por­que no ha acep­ta­do nun­ca pa­ra sí una so­la re­gla ge­ne­ral que di­ga que ser de de­re­cha es es­to y es­to no, o como aho­ra úl­ti­mo de­di­cán­do­se a pro­mo­ver in­tere­ses par­ti­cu­la­res muy con­cre­tos de em­pre­sas y sus due­ños. La de­re­cha chi­le­na nun­ca ha de­ja­do de es­tar dis­pues­ta a abrir­se a un plu­ri­cla­sis­mo a tono con los tiem­pos, con­vir­tién­do­la en al­go más que una ex­pre­sión oli­gar­ca. Qui­zá otra de las bue­nas co­sas de es­te des­fon­de es que se se­pan los ries­gos de es­ta ten­den­cia de al­gu­nos de por­que tie­nen pla­ta pue­den lle­gar y ha­cer­se de una uni­ver­si­dad o un par­ti­do po­lí­ti­co al igual que de un equi­po de fút­bol. Es­pe­re­mos que es­ta ra­cha “ber­lus­quia­na” ha­ya ter­mi­na­do.

Ha­brá de­re­cha mien­tras exis­ta ne­ce­si­dad de mo­de­rar y fre­nar, y de eso po­de­mos es­tar se­gu­ros que la se­gui­rá ha­bien­do. La Nue­va Ma­yo­ría se es­tá per­fi­lan­do, ade­más de re­tro­ex­ca­va­do­ra, de ges­to­ra de ne­go­cios con aval po­lí­ti­co en lás más al­tas es­fe­ras. Ha­brá de­re­cha mien­tras se in­sis­ta en pos­tu­ras igua­li­ta­ris­tas que­rien­do re­di­se­ñar­lo to­do me­dian­te un Es­ta­do mo­no­po­li­za­dor. Aho­ra bien, có­mo se ar­ti­cu­la­rá la de­re­cha pa­ra en­fren­tar es­te desafío de­pen­de­rá de la sa­ga­ci­dad de sus nuevos lí­de­res. Fa­llan ellos y re­apa­re­ce­rán los fác­ti­cos. Al­go bueno del des­fon­de de la de­re­cha es que qui­zás ha­ya ter­mi­na­do la “ra­cha ber­lus­qui­nia­na” de com­prar par­ti­dos o uni­ver­si­da­des igual que un equi­po de fút­bol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.