La De­mo­cra­cia Cris­tia­na y el abor­to

La Tercera - - OPINIÓN -

LA DE­MO­CRA­CIA CRIS­TIA­NA se ha vis­to fuer­te­men­te ten­sio­na­da a raíz del pro­yec­to de des­pe­na­li­za­ción del abor­to ba­jo tres cau­sa­les que en­vió re­cien­te­men­te el go­bierno. Des­ta­ca­dos mi­li­tan­tes han he­cho ver que el par­ti­do ya fi­jó en 2007 una lí­nea doc­tri­na­ria al res­pec­to — du­ran­te su V Con­gre­so Ideo­ló­gi­co y Pro­gra­má­ti­co—, se­gún la cual es con­tra­rio al lla­ma­do abor­to te­ra­péu­ti­co. Otros mi­li­tan­tes han he­cho ver que de­be exis­tir li­ber­tad de con­cien­cia, e in­clu­so agu­nas vo­ces han so­li­ci­ta­do que la pos­tu­ra se re­suel­va me­dian­te un ple­bis­ci­to.

Sien­do el prin­ci­pal par­ti­do de la Nue­va Ma­yo­ría, la De­mo­cra­cia Cris­tia­na no ha lo­gra­do has­ta aho­ra mar­car una di­fe­ren­cia­ción ideo­ló­gi­ca re­le­van­te en las dis­tin­tas re­for­mas que ha im­pul­sa­do el go­bierno. Su rol se ha li­mi­ta­do a re­le­var “ma­ti­ces”, pe­ro sin la ca­pa­ci­dad de de­jar su pro­pio se­llo “mo­de­ra­dor”. Por ello el te­ma del abor­to apa­re­ce como uno de los po­cos ám­bi­tos don­de ca­bría es­pe­rar que el par­ti­do mar­que una lí- nea di­fe­ren­cia­do­ra.

La De­mo­cra­cia Cris­tia­na ya de­fi­nió una pos­tu­ra muy ní­ti­da en re­la­ción al abor­to, tal como que­dó plas­ma­do en los acuer­dos del V Con­gre­so Ideo­ló­gi­co. Al ini­cio del ex­ten­so do­cu­men­to, se ha­ce una ce­rra­da de­fen­sa del de­re­cho a la vida. Tam­bién se in­di­ca que “el abor­to es un aten­ta­do al de­re­cho a la vida de ca­da ser hu­mano. Fren­te al lla­ma­do abor­to te­ra­péu­ti­co, pos­tu­la­mos que es in­ne­ce­sa­ria una le­gis­la­ción que abra las puer­tas a la de­fi­ni­ción des­de el Es­ta­do acer­ca de cuá­les se­res hu­ma­nos pue­den exis­tir y cuá­les no”.

Fren­te a una de­fi­ni­ción tan ca­te­gó­ri­ca, y que fue apro­ba­da por los pro­pios mi­li­tan­tes, lla­ma la aten­ción que an­te el pro­yec­to de abor­to se bus­que des­co­no­cer es­te acuer­do doc­tri­na­rio o plan­tear au­to­no­mía. Ello im­pli­ca­ría una re­nun­cia a sus pro­pios pos­tu­la­dos que, ade­más de de­bi­li­tar al par­ti­do po­lí­ti­ca­men­te, la ciu­da­da­nía di­fí­cil­men­te po­dría com­pren­der.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.