Reali­dad al in­te­rior de las cár­ce­les

La Tercera - - CORREO - P. Luis Ro­ble­ro Arria­ga­da sj Daniel Ro­drí­guez M.

Se­ñor di­rec­tor: Jun­to con agra­de­cer que se vi­si­bi­li­ce la reali­dad car­ce­la­ria, de­seo se­ña­lar un par de pun­tos que me pa­re­ce ne­ce­sa­rio abor­dar. Los al­tos ni­ve­les de vio­len­cia en­tre los in­ter­nos es, mu­chas ve­ces, una ex­pre­sión agu­da de la vio­len­cia que se es­tá dan­do en los mun­dos de los cua­les pro­vie­nen. Es­to es lo más gra­ve de to­do, por­que si la vio­len­cia só­lo fue­ra un fe­nó­meno den­tro de las cár­ce­les, el pro­ble­ma es­ta­ría aco­ta­do y se po­dría en­fren­tar de me­jor ma­ne­ra. La­men­ta­ble­men­te, la cár­cel es una ex­pre­sión agu­da de lo que es­tá ocu­rrien­do en la ca­lle. Pe­ro lo que me pa­re­ce aún más gra­ve, por cuan­to con­cier­ne al Es­ta­do -ga­ran­te de la jus­ti­cia y del bien de to­dos sus ciu­da­da­nos­son los nu­me­ro­sos en­fer­mos ter­mi­na­les que mue­ren al in­te­rior de las cár­ce­les es­pe­ran­do el in­dul­to hu­ma­ni­ta­rio. Es­ta in­hu­ma­ni­dad no tie­ne jus­ti­fi­ca­ción y evi­den­cia que so­le­mos con­fun­dir jus­ti­cia con ven­gan­za. me­jo­rar, de na­da sir­ven las eva­lua­cio­nes”. De es­ta afir­ma­ción no se si­gue que de­ba­mos de­jar de eva­luar (como su­gie­re la me­di­da), sino que de­bié­ra­mos ha­cer al­go pa­ra me­jo­rar. Oja­lá oyé­ra­mos más ideas al res­pec­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.