Ob­je­ción de con­cien­cia

La Tercera - - CORREO -

Se­ñor di­rec­tor: Agra­dez­co el in­te­rés de To­más Hen­rí­quez por de­ba­tir so­bre la mal lla­ma­da ob­je­ción de con­cien­cia ins­ti­tu­cio­nal. Como evi­den­te­men­te no lo­gro ex­pli­car mis ar­gu­men­tos, in­ten­ta­ré, por úl­ti­ma vez, pre­sen­tar­los. Yo sos­tu­ve que la ob­je­ción de con­cien­cia es la ma­ni­fes­ta­ción de un de­re­cho fun­da­men­tal -la li­ber­tad de con­cien­cia- y que, como tal, el de­re­cho com­pa­ra­do só­lo lo re­co­no­ce a las per­so­nas na­tu­ra­les. Hen­rí­quez usa “la ley fran­ce­sa”—que ci­ta par­cial e in­co­rrec­ta­men­te- y al­gu­nos ejem­plos de Es­ta­dos Uni­dos -que no de­ta­lla- pa­ra sos­te­ner que en el de­re­cho com­pa­ra­do sí se re­co­no­ce a las per­so­nas ju­rí­di­cas el de­re­cho a ob­je­tar en con­cien­cia.

Pe­ro ni el Có­di­go de Sa­lud Públ i ca fran­cés ni la sen­ten­cia “Hobby Lobby” ha­cen eso. El pri­me­ro per­mi­te que un re­cin­to de sa­lud pri­va­do con fi­nes de lu­cro -y que no ten­ga con­tra­tos con

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.