Los 11 me­ses del hi­jo de Ba­che­let en La Mo­ne­da

En ca­si un año Dá­va­los no lo­gró for­jar la­zos po­lí­ti­cos al in­te­rior de Pa­la­cio.

La Tercera - - POLÍTICA - Er­nes­to Velasco Fuad Chahín Ma­tías Wal­ker J. Var­gas y N.Ka­za­zian

Tras una lar­ga se­ma­na de si­len­cio, Sebastián Dá­va­los pre­sen­tó fi­nal­men­te su re­nun­cia al car­go de Di­rec­tor So­cio­cul­tu­ral de la Pre­si­den­cia. For­za­do por un to­rren­te de cues­tio­na­mien­tos y crí­ti­cas a su rol en una transac­ción cre­di­ti­cia de su es­po­sa, el hi­jo de Ba­che­let aban­do­nó La Mo­ne­da de­jan­do una den­sa es­te­la de de­te­rio­ro po­lí­ti­co en el ros­tro del Eje­cu­ti­vo y de la pro­pia Man­da­ta­ria.

De al­gún mo­do, el ca­so lle­gó a ins­ta­lar las inequi­da­des y asi­me­trías pro­pias de la so­cie­dad chi­le­na en el li­ving de la fa­mi­lia pre­si­den­cial, po­nien­do en ja­que to­do el ima­gi­na­rio po­lí­ti­co que la Nue­va Ma­yo­ría fue construyen­do des­de la de­rro­ta de Eduar­do Frei en la elec­ción de 2010. La au­to­ri­dad mo­ral pa­ra cri­ti­car los abu­sos y las asi­me­trías de ori­gen; el cues­tio­na­mien­to a las re­la­cio­nes in­ces­tuo­sas en­tre la po­lí­ti­ca y los ne­go­cios; la ne­ce­si­dad de ter­mi­nar con los pri­vi­le­gios ile­gí­ti­mos y de em­pa­re­jar la can­cha, co­men­za­ban a ve­nir­se al sue­lo en fun­ción de un com­por­ta­mien­to te­me­ra­rio que, se­gún los an­te­ce­den­tes co­no­ci­dos, pa­só de­ma­sia­do cer­ca del trá­fi­co de in­fluen­cias y el uso de una po­si­ción do­mi­nan­te.

La si­tua­ción de Dá­va­los fue de es­te mo­do ha­cién­do­se in­sos­te­ni­ble con el pa­so de los días. Su si­len­cio ge­ne­ró ade­más un va­cío éti­co y es­té­ti­co que los mi­nis­tros de turno en La Mo­ne­da no lo­gra­ban lle­nar con ex­pli­ca­cio­nes en ter­ce­ra per­so­na. Ini­cial­men­te, se bus­có blin­dar­lo con un res­pal­do fé­rreo pe­ro la es­pe­su­ra de los he­chos no lo hi­zo a la lar­ga po­si­ble ni con­sis­ten­te. Se pro­ce­dió en­ton­ces al úni­co ca­mino via­ble: de­jar­lo aban­do­na­do a su suer­te, exi­gir­le ex­pli­ca­cio­nes ‘en de­ta­lle’ y for­zar­lo a lo que ter­mi­nó por con­su­mar­se en la tar- che, en el si­tio web de la Di­rec­ción So­cio­cul­tu­ral, se en­tre­gó la in­for­ma­ción.

Lo si­guien­te fue pre­sio­nar a Dá­va­los pa­ra que fue­ra él quien die­ra las ex­pli­ca­cio­nes del ca­so. Por eso, el miér­co­les, nue­va­men­te ac­tuan­do en tán­dem con Gómez, el je­fe de ga­bi­ne­te in­sis­tió en que “to­da per­so­na que par­ti­ci­pe del go­bierno de­be ac­tuar con trans­pa­ren­cia” y que era Dá­va­los el que “te­nía que res­pon­der”. Y Gómez agre­gó: “Pa­ra no­so­tros el te­ma no es gra­to, en ab­so­lu­to, pe­ro sin du­da es una si- “Pro­lon­gar su per­ma­nen­cia es­ta­ba ge­ne­ran­do un da­ño in­ne­ce­sa­rio al go­bierno”. de de ayer. En una ima­gen pa­ra los anales de la his­to­ria po­lí­ti­ca del país, el hi­jo de una pre­si­den­ta en ejer­ci­cio fue obli­ga­do al ritual de una re­nun­cia en so­li­ta­rio, sin com­pa­ñía de nin­gu­na otra au­to­ri­dad de go­bierno y con el te­lón de fon­do de un con­flic­to lar­va­do con el mi­nis­tro más in­flu­yen­te y cer­cano a su pro­ge­ni­to­ra.

La caí­da en des­gra­cia de Dá­va­los vino así a con­su­mar el as­pec­to más de­li­ca­do de es­te iné­di­to epi­so­dio: la ten­sión vi­si­ble en­tre el mi­nis­tro y el hi­jo, en­tre la ra­cio­na­li­dad po­lí­ti­ca y el afec­to fi­lial, que de­ri­vó con los días en un con­tras­te va­ló­ri­co en­tre la dig­ni­dad me­ri­to­crá­ti­ca y los pri­vi­le­gios he­re­da­dos, en­tre la so­brie­dad fun­cio­na­ria del ga­lán ru­ral y la os­ten­ta­ción frí­vo­la del es­pe­cu­la­dor ur­bano. Una an­ti­no­mia que en cual­quier otro con­tex­to no ha­bría te­ni­do na­da de dra­má­ti­ca, pe­ro que en es­te ca­so pu­so una car­ga ex­plo­si­va en­tre el rol de ma­dre y el de Pre­si­den­ta de la Re­pú­bli­ca.

En de­fi­ni­ti­va, lo que pa­re­ció iba a ser un ve­rano de sa­tis­fac­ción triun­fal pa­ra el go­bierno y la Nue­va Ma­yo­ría se tor­nó de pron­to en un la­be­rin­to po­lí­ti­co y fa­mi­liar del que Ba­che­let, aún con re­nun­cia me­dian­te, di­fí­cil­men­te sal­drá in­có­lu­me. Su hi­jo es ya un ca­dá­ver vi­vien­te y el gran di­gi­ta­dor de es­te funeral es su mi­nis­tro de ma­yor con­fian­za y cer­ca­nía. Un dra­ma que in­ne­ga­ble­men­te po­see cier­tos ras­gos he­lé­ni­cos, ya que no tie­ne có­mo ter­mi­nar sin cos­tos al­tos pa­ra ca­da uno de sus pro­ta­go­nis­tas. Al fi­nal del día, cuan­do es­te epi­so­dio va­ya de­can­tan­do en lo pro­fun­do, quien pa­sa­rá la más du­ra cuen­ta a la Man­da­ta­ria no se­rá el go­bierno, ni la Nue­va Ma­yo­ría, ni si­quie­ra el pro­pio mi­nis­tro Pe­ñai­li­llo. Se­rá más bien el eco de Sig­mund Freud. tua­ción que ten­drá que ver él en el mo­men­to que lo crea opor­tuno”.

El úl­ti­mo pa­so de la es­tra­te­gia se dio el jue­ves con el pro­nun­cia­mien­to de la Su­pe­rin­ten­den­cia de Ban­cos e Ins­ti­tu­cio­nes Fi­nan­cie­ras, que ese día en la tar­de des­car­tó irre­gu­la­ri­da­des en el po­lé­mi­co cré­di­to por $6.500 mi­llo­nes del Ban­co de Chile a Ca­val.

Con di­cha de­fi­ni­ción, que­da­ba la puer­ta abier­ta pa­ra que Dá­va­los pu­die­ra re­sal­tar que sus ac­ti­vi­da­des fi­nan­cie­ras y co­mer­cia- “Nos pa­re­ce que la de­ci­sión es co­rrec­ta, por­que lo que ha­ce es des­pe­jar an­te la agen­da pú­bli­ca”. les es­ta­ban en re­gla y así te­ner la po­si­bi­li­dad de una “sa­li­da lim­pia”.

“De­seo po­ner én­fa­sis que no he co­me­ti­do ilí­ci­to al­guno ni de­li­to fun­cio­na­rio, como al­gu­nos me­dios han su­ge­ri­do”, le­yó ayer Dá­va­los.

Trein­ta mi­nu­tos des­pués de esa in­ter­ven­ción, el mi­nis­tro Gómez, -en el Sa­lón Azul de Pa­la­cio- va­lo­ró la di­mi­sión e in­sis­tió que en los ne­go­cios del ma­tri­mo­nio Dá­va­los-Com­pag­non no ha­bía irre­gu­la­ri­da­des ni de­li­to fun­cio­na­rio. “Muy bien re­suel­to el te­ma por el mi­nis­tro Pe­ñai­li­llo. Ac­tuó con­for­me al sen­ti­do co­mún ciu­da­dano”. A un mes de po­der ha­ber cum­pli­do un año como di­rec­tor so­cio­cul­tu­ral de la Pre­si­den­cia, Sebastián Dá­va­los re­nun­ció a su car­go ha­cien­do un pe­que­ño ba­lan­ce de las la­bo­res que rea­li­za­ron al­gu­nas de las fun­da­cio­nes a su car­go.

Fun­da­ción de las Fa­mi­lias; de Or­ques­tas Ju­ve­ni­les e In­fan­ti­les de Chile; In­te­gra; de Pro­mo­ción y Desa­rro­llo de la Mu­jer; Chi­len­ter; Tiem­pos Nuevos; y el Mu­seo In­ter­ac­ti­vo Mirador fue­ron las ins- ti­tu­cio­nes ba­jo su man­da­to, den­tro de las cua­les im­pul­só pro­yec­tos como la ley de tra­ba­jo de re­ci­cla­je de re­si­duos elec­tró­ni­cos; ad­qui­rir el fi­nan­cia­mien­to pa­ra la re­pa­ra­ción y am­plia­ción del MIM; y tra­ba­jar jun­to al Min­sal y el Mi­nis­te­rio del Tra­ba­jo en las ini­cia­ti­vas “Más son­ri­sas pa­ra Chile” y “+Ca­paz”.

Du­ran­te su ges­tión Dá­va­los tam­bién reali­zó otro ti­po de ac­ti­vi­da­des, como acom­pa­ñar a la Pre­si­den­ta con un pie de cue­ca pa­ra dar ini­cio a las fies­tas pa­trias; inau­gu­rar el primer S e mi­na­ri o Na­ci o nal d e Edua­ción Ini­cial en la Uni­ver­si­dad Cen­tral; y par­ti­ci­par de ac­ti­vi­da­des de ayu­da so­cial. El cien­tis­ta po­lí­ti­co tra­ba­jó jun­to a un ga­bi­ne­te con­for­ma­do por sie­te per­so­nas, de las cua­les, tres de ellos par­ti­ci­pa­ron en la pri­me­ra ad­mi­nis­tra­ción de la Pre­si­den­ta Ba­che­let. La asis­ten­te Ara­celly Va­len­zue­la y la abo­ga­da Ma­ría Ele­na Lee tra­ba­ja­ron en la Di­rec­ción Ge n e r a l d e R e l a c i o n e s Eco­nó­mi­cas In­ter­na­cio­na­les, y su je­fa de ga­bi­ne­te, Erika Silva, fue miem­bro de la Sub­se­cre­ta­ría de Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes.

Con to­do, y a pe­sar de ser el hi­jo de la Man­da­ta­ria, en ca­si un año Dá­va­los no lo­gró for­jar alia­dos po­lí­ti­cos du­ran­te su pa­so por La Mo­ne­da. Los ro­ces con el mi­nis­tro del In­te­rior, Ro­dri­go Pe­ñai­li­llo, que ul­ti­ma­men­te se han he­cho co­no­ci­dos, son un ejem­plo.

Dá­va­los y la Pre­si­den­ta al dar ini­cio a las fies­tas pa­trias en sep­tiem­bre 2014.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.