“Por des­gra­cia el go­bierno is­rae­lí no cree en una so­lu­ción de dos Es­ta­dos”

Pre­si­den­te pa­les­tino: En en­tre­vis­ta con La Ter­ce­ra, el lí­der pa­les­tino ase­gu­ró que “es­te es el mo­men­to de la ver­dad”. COR­TE PE­NAL IN­TER­NA­CIO­NAL Ade­más, Ab­bas se re­fi­rió a las dispu­tas con Hamas a las pers­pec­ti­vas del con­flic­to con Israel.

La Tercera - - MUNDO - Ale­jan­dro Ta­pia

Mah­moud Ab­bas, de 79 años, ha di­ri­gi­do el des­tino de los pa­les­ti­nos des­de 2005, tras la muer­te de Yas­ser Ara­fat en 2004. En su ca­li­dad de Pre­si­den­te de Pa­les­ti­na ha en­fren­ta­do un com­ple­jo es­ce­na­rio tan­to en la dispu­ta in­ter­na con el mo­vi­mien­to is­lá­mi­co Hamas, pe­ro tam­bién por las in­fruc­tuo­sas ne­go­cia­cio­nes pa­ra al­can­zar un acuer­do de paz con Israel. Ab­bas fir­mó en abril un acuer­do en­tre su par­ti­do, Al Fa­tah -que ope­ra en Cis­jor­da­nia-, Hamas (Fran­ja de Ga­za) y la to­ta­li­dad de los par­ti­dos po­lí­ti­cos pa­les­ti­nos, que si bien creó un go­bierno de con­sen­so na­cio­nal, has­ta aho­ra el gru­po is­lá­mi­co se re­sis­te a en­tre­gar po­der.

Es­ta es la se­gun­da par­te de una en­tre­vis­ta que el Pre­si­den­te pa­les­tino con­ce­dió a La Ter­ce­ra a pro­pó­si­to de la cam­pa­ña del club de fút­bol Pa­les­tino, que se­gún Ab­bas, “es un sím­bo­lo pa­ra to­dos”. El go­bierno pa­les­tino or­de­nó la for­ma­ción de un co­mi­té pa­ra tra­mi­tar de­nun­cias con­tra Israel an­te la Cor­te Pe­nal In­ter­na­cio­nal ¿Cuá­les son las me­tas que us­ted se pro­pu­so? ¿Có­mo es­pe­ra que sea la reac­ción del go­bierno is­rae­lí? Ca­da go­bierno tie­ne que pro­te­ger a su pue­blo. Israel ha vio­la­do sis­te­má­ti­ca­men­te el de­re­cho in­ter­na­cio­nal des­de ha­ce dé­ca­das y na­die ha­ce na­da con­cre­to al res­pec­to ¿Por qué se de­ten­drían? Su im­pu­ni­dad es uno de los prin­ci­pa­les obs­tácu­los pa­ra lo­grar una paz jus­ta y du­ra­de­ra. Así que po­de­mos de­cir, como go­bierno, que te­ne­mos la res­pon­sa­bi­li­dad de pro­te­ger a nues­tro pue­blo y lo ha­ce­mos de una ma­ne­ra ci­vi­li­za­da, a tra­vés de tra­ta­dos in­ter­na­cio­na­les de de­re­chos hu­ma­nos, in­clu­yen­do nues­tro ac­ce­so a la CPI. Los que tie­nen mie­do a es­tos tri­bu­na­les de­be­rían sim­ple­men­te de­jar de co­me­ter de­li­tos. Na­die de­be te­ner mie­do de la jus­ti­cia. Y en cuan­to a la res­pues­ta de Israel, mi men­sa­je es muy cla­ro: Es­te es el mo­men­to de la ver­dad y no va­mos a pa­rar en nues­tros pa­sos pa­cí­fi­cos y le­gí­ti­mos. ¿Cuál se­rá la es­tra­te­gia de su go­bierno des­pués del re­cha­zo al pro­yec­to de re­so­lu­ción so­bre un Es­ta­do pa­les­tino en Na­cio­nes Uni­das y que so­li­ci­ta­ba ade­más el re­ti­ro de Israel de Cis­jor­da­nia y Jerusalén orien­tal a fi­nes de 2017? Nues­tro en­fo­que pa­ra el Con­se­jo de Se­gu­ri­dad se anun­ció en sep­tiem­bre pa­sa­do. Per­so­nal­men­te les di­je a los lí­de­res mun­dia­les que íba­mos a pre­sen­tar una re­so­lu­ción que re­afir­ma las re­so­lu­cio­nes an­te­rio­res, “Los que tie­nen mie­do a es­tos tri­bu­na­les de­be­rían sim­ple­men­te de­jar de co­me­ter de­li­tos. Na­die de­be te­ner mie­do de la jus­ti­cia”. “Por su­pues­to (es po­si­ble). Pe­ro la pre­gun­ta es si Israel quie­re un acuer­do de paz. La so­lu­ción de dos Es­ta­dos no es par­te del pro­gra­ma del go­bierno de Israel”. “La in­de­pen­den­cia del Es­ta­do pa­les­tino no de­be ser só­lo un sue­ño. En Ga­za un ni­ño de ocho años ya ha vis­to tres gran­des ma­sa­cres is­rae­líes”. pe­ro que a eso de­bía agre­gar­se un ca­len­da­rio pa­ra su im­ple­men­ta­ción. Apreciamos el pa­pel de paí­ses como Chile, Fran­cia, Lu­xem­bur­go, Chad, Ru­sia, China, Jor­da­nia y Ar­gen­ti­na que par­ti­ci­pan con no­so­tros en el pro­ce­so que con­du­jo a la re­so­lu­ción. El Con­se­jo de Se­gu­ri­dad tu­vo la opor­tu­ni­dad de asu­mir su res­pon­sa­bi­li­dad de pre­ser­var la paz y la se­gu­ri­dad mun­dial, pe­ro des­gra­cia­da­men­te no la to­mó. ¿El go­bierno pa­les­tino pre­sen­ta­rá otra so­li­ci­tud a Na­cio­nes Uni­das des­pués de las elec­cio­nes is­rae­líes de mar­zo? Es­ta­mos eva­luan­do eso y si pre­sen­ta­mos una nue­va re­so­lu­ción jun­to con la Li­ga Ara­be. Las elec­cio­nes is­rae­líes son pa­ra que los is­rae­líes de­ci­dan, pe­ro esas elec­cio­nes no con­ge­lan los asen­ta­mien­tos o la ocu­pa­ción. La gen­te no de­be es­pe­rar a las elec­cio­nes is­rae­líes pa­ra to­mar las de­ci­sio­nes co­rrec­tas. Per­mí­ta­me ser cla­ro: Nues­tros pa­sos no son con­tro­la­dos por las elec­cio­nes is­rae­líes, sino que por las ne­ce­si­da­des y los de­re­chos de nues­tro pue­blo, y va­mos a ac­tuar a su de­bi­do tiem­po. Hamas ha di­cho que el go­bierno de con­sen­so na­cio­nal ne­ce­si­ta una “de­ci­sión po­lí­ti­ca” del Pre­si­den­te pa­les­tino pa­ra re­sol­ver los pro­ble- mas en la Fran­ja de Ga­za ¿Es­tá de acuer­do con eso? El go­bierno pa­les­tino de con­sen­so na­cio­nal tie­ne al­gu­nas di­fi­cul­ta­des pa­ra ope­rar en Ga­za. De un la­do, te­ne­mos el bru­tal e ile­gal ase­dio is­rae­lí que pre­ten­de sa­car a Ga­za fue­ra de Pa­les­ti­na pa­ra des­co­nec­tar com­ple­ta­men­te es­ta par­te del res­to de nues­tro país. Hamas tie­ne que de­te­ner sus tác­ti­cas y com­pren­der que de­be asu­mir sus res­pon­sa­bi­li­da­des. Es­te es un go­bierno que no tie­ne un so­lo miem­bro de Al Fa­tah o Hamas, sino que de to­dos los par­ti­dos pa­les­ti­nos, pe­ro Hamas no es­tá per­mi­tien­do que el go­bierno fun­cio­ne ple­na­men­te en Ga­za. Pe­di­mos a Hamas to­mar pron­to una de­ci­sión so­bre si su ob­je­ti­vo es li­be­rar a Pa­les­ti­na como un mo­vi­mien­to pa­les­tino o con­ver­tir Ga­za en un bas­tión de los Her­ma­nos Mu­sul­ma­nes. El mo­vi­mien­to na­cio­nal pa­les­tino sa­be có­mo ac­tuar en am­bos es­ce­na­rios. ¿Ve po­si­ble un acuer­do de paz con Israel? Por su­pues­to, pe­ro la pre­gun­ta es si Israel quie­re un acuer­do de paz. La so­lu­ción de dos Es­ta­dos no es par­te del pro­gra­ma del go­bierno de Israel, pe­ro la ex­pan­sión de los asen­ta­mien­tos ile­ga­les en tie­rras ocu­pa­das sí. Israel no tie­ne in­cen­ti­vos pa­ra cam- biar, ya que vio­lan las re­so­lu­cio­nes de la ONU y del de­re­cho in­ter­na­cio­nal y, al mis­mo tiem­po son re­com­pen­sa­dos por la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal con más co­mer­cio y acuer­dos. Pa­ra po­ner fin a la ocu­pa­ción is­rae­lí, Israel tie­ne que en­ten­der que hay un pre­cio que pa­gar. Por des­gra­cia, el ac­tual go­bierno is­rae­lí no cree en una so­lu­ción de dos Es­ta­dos, pe­ro sí en lo que lla­ma­mos “un Es­ta­do, dos sis­te­mas”, que sig­ni­fi­ca apart­heid. Es­ta idea es­tá ma­tan­do las po­si­bi­li­da­des de dos Es­ta­dos so­be­ra­nos y de­mo­crá­ti­cos que vi­van uno al la­do del otro. ¿Us­ted ga­ran­ti­za que los pa­les­ti­nos aún pue­dan so­ñar con un Es­ta­do in­de­pen­dien­te? La in­de­pen­den­cia del Es­ta­do pa­les­tino no de­be ser só­lo un sue­ño. En Ga­za un ni­ño de ocho años ya ha vis­to tres gran­des ma­sa­cres is­rae­líes. Es­to tie­ne que pa­rar. Ne­gar la jus­ti­cia y la per­pe­tua­ción de la im­pu­ni­dad nun­ca ha si­do la re­ce­ta pa­ra la paz. Ese es nues­tro men­sa­je.

FO­TO: REUTERS

El Pre­si­den­te pa­les­tino en el mu­seo de Yas­ser Ara­fat en Ra­ma­la no­viem­bre pa­sa­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.