Ce­re­mo­nia que se reali­zó en la Uni­ver­si­dad de Stan­ford.

La Tercera - - MUNDO -

va que mi­ran­do des­de le­jos. En su dis­cur­so, Cook ase­gu­ró que la pri­va­ci­dad de los usua­rios es de vi­tal im­por­tan­cia pa­ra la com­pa­ñía que di­ri­ge, “a los que de­ben na­da me­nos que la me­jor pro­tec­ción que la tec­no­lo­gía a su al­can­ce pue­da pro­veer”.

La or­den pre­si­den­cial es una gran ju­ga­da del eje­cu­ti­vo ha­cia las em­pre­sas de Si­li­con Va­lley, re­ti­cen­tes a una coope­ra­ción to­tal con el go­bierno y sus prác­ti­cas de vi­gi­lan­cia, so­bre to­do a raíz de las re­ve­la­cio­nes he­chas por Ed­ward Snow­den so­bre el ac­tuar de la Agen­cia Na­cio­nal de Se­gu­ri­dad (NSA, por sus si­glas en in­glés) y la ca­ren­cia de re­for­mas le­gis­la­ti­vas en un se­na­do do­mi­na­do por los re­pu­bli­ca­nos.

La cum­bre con­tó con la pre­sen­cia de cer­ca de 1.000 eje­cu­ti­vos cor­po­ra­ti­vos y agen­tes de se­gu­ri­dad, don­de se dis­cu­tió có­mo EE.UU. de­be di­ri­gir la lu­cha con­tra los ci­be­ra­ta­ques y las re­per­cu­sio­nes que re­cien­tes he­chos de es­te ti­po han te­ni­do en el fun­cio­na­mien­to de em­pre­sas como Sony Pic­tu­res, JPMor­gan Cha­se, Tar­get y Ho­me De­pot, en­tre otras. Es­tos ata­ques han com­pro­me­ti­do in­for­ma­ción per­so­nal y da­tos de tar­je­tas ban­ca­rias de mi­llo­nes de es­ta­dou­ni­den­ses, ade­más de afec­tar el fun­cio­na­mien­to nor­mal de las fir­mas in­vo­lu­cra­das.

La ci­ta tam­bién bus­có es­ta­ble­cer una se­rie de es­tán­da­res que ca­da com­pa­ñía de­be­rá cum­plir pa­ra ase­gu­rar la co­rrec­ta pro­tec­ción de los de­re­chos ci­vi­les de los ciu­da­da­nos, ade­más de coor­di­nar el tra­ba­jo con el re­cién for­ma­do Cy­ber Th­reat In­te­lli­gen­ce Integration Cen­ter, or­ga­nis­mo que va a com­par­tir y ana­li­zar los da­tos so­bre po­ten­cia­les ame­na­zas ci­ber­né­ti­cas.

Uno de las ma­yo­res crí­ti­cas al plan de Oba­ma, sin em­bar­go, es que so­lo pi­de a las com­pa­ñías que com­par­tan más in­for­ma­ción, pe­ro no a las agen­cias de se­gu­ri­dad.

Otras ini­cia­ti­vas

Si bien Mark Zuc­ker­berg se man­tu­vo al mar­gen de la Cum­bre de Se­gu­ri­dad, no es ajeno a la ne­ce­si­dad de tra­ba­jar en equi­po pa­ra pre­ve­nir fu­tu­ros ata­ques.

Es por es­to que de­ci­dió crear Th­rea­tEx­chan­ge, una pla­ta­for­ma co­la­bo­ra­ti­va que reúne a al­gu­nos de los nom­bres más im­por­tan­tes de la tec­no­lo­gía e In­ter­net, como Twit­ter, Yahoo, Pin­te­rest, Bitly y Drop­box en la lu­cha con­tra y

en la red. La he­rra­mien­ta crea­da por la red so­cial bus­ca que las em­pre­sas de tec­no­lo­gía com­par­tan in­for­ma­ción de se­gu­ri­dad de ma­ne­ra efi­cien­te y rá­pi­da, al­go que has­ta el mo­men­to se ha vuel­to muy com­ple­jo de re­sol­ver da­da la tre­men­da can­ti­dad de in­for­ma­ción y ti­pos de ata­ques que és­tas en­fren­tan a dia­rio. Por otro la­do, For­ti­net, McA­fee, Pa­lo Al­to Net­works y Sy­man­tec crea­ron la Cy­ber Th­reat Alliance, que cuen­ta con re­cur­sos de­di­ca­dos de ma­ne­ra ex­clu­si­va pa­ra la lu­cha y di­fu­sión de las ame­na­zas y ci­ber­cri­mi­na­les que des­cu­bran.

FO­TO: REUTERS

El pre­si­den­te Oba­ma fir­man­do la or­den eje­cu­ti­va en la U.de Stan­ford.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.