De­bal­tse­ve, la ciu­dad que ten­sa el al­to el fue­go en Ucra­nia

A po­cas ho­ras de que se con­cre­te el acuer­do de paz, los en­fren­ta­mien­tos no ce­sa­ban. Eu­ro­pa ad­vir­tió a Ru­sia que de no cum­plir el pac­to, au­men­ta­rá las san­cio­nes eco­nó­mi­cas.

La Tercera - - MUNDO - Fran­cis­ca Ca­sa­no­va

En los úl­ti­mos me­ses la ciu­dad de De­bal­tse­ve, en la re­gión de Do­netsk, al es­te de Ucra­nia, se ha con­ver­ti­do en una ur­be fan­tas­ma. Los ci­vi­les se es­con­den, to­dos jun­tos y amon­to­na­dos, en los só­ta­nos de re­fu­gio, te­me­ro­sos de ser víc­ti­mas de l os ata­ques que in­ter­cam­bian los se­pa­ra­tis­tas pro­rru­sos con las fuer­zas lea­les al go­bierno de Kiev. El fue­go cru­za­do se man­tu­vo ayer, in­clu­so tras el acuer­do que Kiev y Moscú acor­da­ron el jue­ves en la ca­pi­tal de Bie­lo- rru­sia. El primer pun­to de las me­di­das pa­ra re­lan­zar el pro­ce­so de paz es un al­to el fue­go que ten­dría que en­trar en vi­gor a las 00:00 del domingo. Sin em­bar­go, ayer con­ti­nua­ban los es­fuer­zos del Ejér­ci­to ucra­niano como de los se­pa­ra­tis­tas por apro­ve­char las úl­ti­ma ho­ras de com­ba­te pa­ra tra­tar de fi­jar me­jo­res po­si­cio­nes en sus fren­tes.

De he­cho, Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal ad­vir­tió que el ries­go de que au­men­ten las pér­di­das hu­ma­nas era aún ma­yor. “Da­da la in­ten­si­dad de los ac­tua­les com­ba­tes en De- bal­tse­ve, y la po­si­bi­li­dad de una es­ca­la­da de vio­len­cia pa­ra ga­nar más te­rreno an­tes de que se ini­cie el ce­se el fue­go, te­me­mos por la se­gu­ri­dad de la po­bla­ción ci­vil”, di­jo Joan­ne Ma­ri­ner, con­se­je­ra su­pe­rior de res­pues­ta a las cri­sis de Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal.

De­bal­tse­ve al­gu­na vez fue un cen­tro fe­rro­via­rio. Aho­ra las ca­lles es­tán ca­si va­cías por ser una zo­na es­tra­té­gi­ca den­tro del con­flic­to en­tre los se­pa­ra­tis­tas y el go­bierno ucra­niano, ya que se en­cuen­tra jus­to en me­dio de la re­gión de Do­netsk y Luhansk, las dos áreas en dispu­ta. Hoy só­lo en­tre 3.000 y 4.000 ci­vi­les vi­ven en De­bal­tse­ve de los 25 mil re­si­den­tes que te­nía an­tes del con­flic­to. Se­gún CNN, la ma­yo­ría son adul­tos ma­yo­res. “No nos im­por­tan los ru­sos”, di­jo una mu­jer a es­ta ca­de­na, “que­re­mos vi­vir vi­das nor­ma­les”.

Es­tos úl­ti­mos en­fren­ta­mien­tos ten­san el frá­gil acuer­do de paz fir­ma­do tras las ma­ra­tó­ni­cas ne­go­cia­cio­nes en­tre los lí­de­res de Ru­sia, Ucra­nia, Fran­cia y Ale­ma­nia. Eu­ro­pa ya ad­vir­tió a Ru­sia que ma­yo­res san­cio­nes eco­nó­mi­cas ven­drían en ca­mino de no cum- plir­se los acuer­dos es­ti­pu­la­dos en Minsk y el Pre­si­den­te ucra­niano, Pe­tro Po­ros­hen­ko, di­jo que la im­ple­men­ta­ción de las me­di­das se­ría com­ple­ja.

Otro de los pun­tos de las ne­go­cia­cio­nes es la re­ti­ra­da des­de el 16 de fe­bre­ro de to­da la ar­ti­lle­ría pe­sa­da y la crea­ción de una zo­na de se­gu­ri­dad de al me­nos 50 ki­ló­me­tros de an­cho.

FO­TO: AFP

Un se­pa­ra­tis­ta lan­za un mi­sil des­de Gor­liv­ka ha­cia De­bal­tse­ve.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.