Co­ca-Co­la quie­re po­ner­le chis­pa a la le­che

La fir­ma co­men­zó a ven­der una le­che con más pro­teí­na y me­nos azú­car en EE.UU. y es­pe­ra que los con­su­mi­do­res pa­guen por ella al me­nos un ter­cio más que por la le­che nor­mal.

La Tercera - - NEGOCIOS - Por Mar­ce­la Cor­va­lán

años uno de sus po­zos tu­vo pro­ble­mas y los ani­ma­les re­cha­za­ron el agua de­bi­do a los se­di­men­tos. Desa­rro­lla­ron un sis­te­ma de fil­tra­do y el agua pu­ri­fi­ca­da hi­zo que las va­cas pro­du­je­ran más le­che y mos­tra­ran un pe­la­je más bri­llan­te. La pre­gun­ta si­guien­te fue: ¿Y si ha­ce­mos lo mis­mo con la le­che? Des­pués de los pri­me­ros ex­pe­ri­men­tos se acer­ca­ron a Cal Poly, la Uni­ver­si­dad Tec­no­ló­gi­ca de Ca­li­for­nia en San Luis Obis­po, pa­ra re­fi­nar la tec­no­lo­gía, aho­ra pa­ten­ta­da. Se aso­cia­ron con Co­ca-Co­la en 2012.

¿Fran­ken­le­che?

Pe­se a to­das sus ven­ta­jas nu­tri­ti­vas, Fair­li­fe de­be­rá te­ner cui­da­do pa­ra co­mu­ni­car có­mo ela­bo­ra su pro­duc­to. Jo­nas Fe­li­ciano, ana­lis­ta de be­bi­das de la fir­ma Eu­ro­mo­ni­tor, in­ves­ti­ga­do­ra de mer­ca­do, di­jo a AP que el pú­bli­co po­dría pre­gun­tar­se en qué me­di­da la nue­va le­che es na­tu­ral.

“Las per­so­nas quie­ren pro­duc­tos que ‘ha­gan al­go’ por ellos”, ex­pli­ca, pe­ro los con­te­ni­dos nu­tri­cio­na­les de Fair­li­fe pue­de ha­cer­los du­dar de cuán na­tu­ral es.

Ya se han he­cho bro­mas. Des­pués de que se hi­cie­ra re­fe­ren­cia a la be­bi­da en la con­fe­ren­cia de ana­lis­tas, el có­mi­co Step­hen Col­bert alu­dió a ella en su pro­gra­ma The Col­bert Report, di­cien­do “es como si hu­bie­ran he­cho pro­du­cir le­che a Fran­kens­tein”.

El mer­ca­do le­che­ro es­ta­dou­ni­den­se ya es su­fi­cien­te­men­te di­fí­cil, in­clu­so sin es­tos desafíos. La in­dus­tria es­tá ato­mi­za­da y hay po­cas mar­cas re­co­no­ci­bles, de he­cho, las mar­cas pro­pias re­pre­sen­tan ca­si un ter­cio de las ven­tas de le­che por US$ 22 mil mi­llo­nes anua­les. El con­su­mo de le­che y cre­ma ha es­ta­do en de­cli­na­ción cons­tan­te des­de los 70, se­gún da­tos del De­par­ta­men­to de Agri­cul­tu­ra de EE.UU. (USDA).

El otro gran desafío pa­ra un pro­duc­to como Fair­li­fe es el pre­cio. La di­fe­ren­cia­ción es baja y se­gún es­tu­dios de Niel­sen, mu­chos só­lo van por la más ba­ra­ta. Pe­ro, en pa­ra­le­lo, las ven­tas de al­ter­na­ti­vas no lác­teas, como las le­ches de al­men­dra o so­ya, han cre­ci­do con fuer­za, lo que ha­ce pen­sar que pue­de ha­ber es­pa­cio pa­ra lác­teos pre­mium.

Ste­ve Jo­nes, CEO de Fair­li­fe y ex eje­cu­ti­vo de Co­ca-Co­la, di­jo a AP que es­tá con­ven­ci­do de que la em­pre­sa pue­de ayu­dar a “re­ver­tir la de­cli­na­ción en el con­su­mo de la le­che ofre­cien­do un pro­duc­to su­pe­rior”. Has­ta aho­ra, mi­no­ris­tas como Wal-Mart, Tar­get, Kro­ger y Sa­fe­way han de­ci­di­do ven­der­la, y el equi­po de Mi­nu­te Maid ( l a di vi s i ón de ju­gos de Co­ca-Co­la) es­tá de­ci­di­do a lle­var­la a to­dos los pun­tos de ven­ta de le­che en EE.UU.

FO­TO: BLOOM­BERG

Fair­li­fe en las es­tan­te­rías de una tien­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.