Ins­ti­tu­ción de la Pre­si­den­cia

La Tercera - - NEGOCIOS -

Du­ran­te mu­cho tiem­po, en mi dis­cur­so an­te in­ver­sio­nis­tas in­ter­na­cio­na­les acen­tué la for­ta­le­za de nues­tras ins­ti­tu­cio­nes en com­pa­ra­ción con las del res­to de nues­tros pa­res la­ti­noa­me­ri­ca­nos, pa­ra ex­pli­car el éxi­to eco­nó­mi­co al­can­za­do por nues­tra eco­no­mía.

En efec­to, por años Chile se ha ca­rac­te­ri­za­do por con­tar con ins­ti­tu­cio­nes só­li­das y res­pe­ta­bles en ma­te­ria eco­nó­mi­ca, como son el Ban­co Cen­tral, el Ser­vi­cio de Im­pues­tos In­ter­nos y el Tri­bu­nal de De­fen­sa de la Li­bre Com­pe­ten­cia, con un Po­der Ju­di­cial in­de­pen­dien­te y no co­rrup­to, con Pre­si­den­tes aus­te­ros en su con­duc­ción y con vi­sión de Es­ta­do, y con em­pre­sa­rios lí­de­res en la re­gión, cum­pli­do­res de las le­yes y de sus obli­ga­cio­nes tri­bu­ta­rias. To­do es­to, se ha vis­to re­fle­ja­do en las po­si­cio­nes al­can­za­das por nues- tro país en im­por­tan­tes ran­kings rea­li­za­dos por or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les como el Doing Bu­si­ness del Ban­co Mun­dial y el Glo­bal Com­pe­ti­ti­ve­ness In­dex del Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial.

Sin em­bar­go, las úl­ti­mas se­ma­nas han es­ta­do mar­ca­das por una se­rie de es­cán­da­los que han pues­to en te­la de jui­cio la so­li­dez de nues­tras ins­ti­tu­cio­nes. Los ca­sos Pen­ta y Juan Bil­bao han pues­to un man­to de du­da so­bre la éti­ca de nues­tros em­pre­sa­rios. En tan­to, el re­cur­so pre­sen­ta­do por la Fis­ca­lía por su­pues­tas fal­tas o abu­sos gra­ves por par­te de los ma­gis­tra­dos de la Cor­te de Ape­la­cio­nes de Tal­ca du­ran­te el se­gun­do jui­cio de La­rraín, ha pues­to un man­to de du­da so­bre la in­de­pen­den­cia de nues­tro Po­der Ju­di­cial.

No obs­tan­te, la más gra­ve es la si­tua­ción que por es­tos días afec­ta a la ins­ti­tu­ción de la Pre­si­den­cia. El en­ri­que­ci­mien­to rá­pi­do en un mer­ca­do com­pe­ti­ti­vo como el chi­leno siem­pre es­ta­rá ba­jo sos­pe­cha, más aún si és­te se rea­li­za con un im­por­tan­te ni­vel de deu­da.

Las opor­tu­ni­da­des de ar­bi­tra­je en los mer­ca­dos son es­ca­sas, por lo que cuan­do un agen­te to­ma po­si­cio­nes es­pe­cu­la­ti­vas agre­si­vas, con mu­cho le­ve­ra­ge, y ha­ce una ga­nan­cia de cor­to pla­zo, tie­ne una ha­bi­li­dad es­pe­cial pa­ra los ne­go­cios-que es muy es­ca­sa-, o se pre­su­me la exis­ten­cia de al­gu­na irre­gu­la­ri­dad.

En La­ti­noa­mé­ri­ca exis­te mu­cha evi­den­cia de en­ri­que­ci­mien­to ilí­ci­to du­ran­te los pe­río­dos pre­si­den­cia­les y, has­ta aho­ra, Chile ha es­ta­do exen­to de es­to.

La Pre­si­den­ta Ba­che­let ha te­ni­do una con­duc­ta im­pe­ca­ble en ma­te­ria de pro­bi­dad y el país lo va­lo­ra, sien­do la ho­nes­ti­dad uno de sus prin­ci­pa­les atri­bu­tos. Por ello, más allá de la re­nun­cia de Sebastián Dá­va­los al go­bierno (en su ca­li­dad de di­rec­tor So­cio­cul­tu­ral de la Pre­si­den­cia) re­sul­ta ur­gen­te es­cla­re­cer la po­lé­mi­ca por el even­tual trá­fi­co de in­fluen­cias que ha­bría tras el cré­di­to que una ins­ti­tu­ción ban­ca­ria na­cio­nal le otor­gó a la em­pre­sa de Na­ta­lia Com­pag­non, nue­ra de la Pre­si­den­ta Ba­che­let.

Asi­mis­mo, es im­por­tan­te que en La Mo­ne­da no exis­tan per­so­nas con po­der ma­ne­jan­do ne­go­cios per­so­na­les, ni per­so­ne­ros de go­bierno de­fen­dien­do a fa­mi­lia­res de la Pre­si­den­ta por sus ne­go­cios per­so­na­les. Es­tos tie­nen que de­fen­der­se so­los y de­mos­trar que no han he­cho uso del po­der, ni uso de in­for­ma­ción pri­vi­le­gia­da, ni in­flui­do en de­ci­sio­nes nor­ma­ti­vas.

Ca­be pre­gun­tar­se, en­ton­ces, si lo que ha es­ta­do ocu­rrien­do es fru­to de una ma­yor trans­pa­ren­cia y del nue­vo rol de la pren­sa, o bien se tra­ta de un nue­vo pro­ce­der de nues­tros po­lí­ti­cos, em­pre­sa­rios y jue­ces. Des­man­te­la­das es­tas irre­gu­la­ri­da­des, es tiem­po de po­ner­les ata­jo. De lo con­tra­rio, el país co­rre el ries­go de se­guir el cau­ce de otras eco­no­mías la­ti­noa­me­ri­ca­nas en que la co­rrup­ción, el uso de in­for­ma­ción pri­vi­le­gia­da, y el trá­fi­co de in­fluen­cias, no han per­mi­ti­do que flo­rez­ca el em­pren­di­mien­to, y sus paí­ses se desa­rro­llen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.