Pe­se a que la pre­sen­te edi­ción no tu­vo los cui­da­dos que me­re­cía, es fá­cil su­mir­se en el en­can­to de la

Juan Ma­nuel Vial la obra maes­tra de Ed­gar Lee Mas­ters que tra­du­jo el es­cri­tor Ro­dri­go Ola­va­rría.

La Tercera - - SOCIEDAD - An­to­lo­gía de Spoon Ri­ver,

Ed­gar Lee Mas­ters pu­bli­có la ver­sión de­fi­ni­ti­va de su famosa y po­pu­lar An­to­lo­gía de Spoon Ri­ver en 1916, en una épo­ca en que la poe­sía es­ta­dou­ni­den­se no es­ta­ba li­be­ra­da de los for­ma­lis­mos que pre­ci­sa­men­te es­ta obra se en­car­gó de ha­cer añi­cos. El éxi­to del li­bro fue ins­tan­tá­neo. Y trans­cu­rri­do ca­si un si­glo, re­sul­ta evi­den­te que el con­jun­to de poe­mas no ha per­di­do vi­gen­cia. Es más: los imi­ta­do­res de Mas­ters (los ha ha­bi­do bue­nos, me­dio­cres y de­re­cha­men­te ma­los) cul­ti­van has­ta hoy en día el es­ti­lo del maes­tro y, al pa­re­cer, to­da­vía que­da es­pa­cio pa­ra que otros con­ti­núen ha­cién­do­lo. La fór­mu­la es sen­ci­lla en apa­rien­cia, pe­ro la ge­nia­li­dad, lo sa­be­mos, va mu­cho más allá de las for­mas: se tra­ta de muer­tos que ha­blan des­de las pro­fun­di­da­des del ce- men­te­rio de Spoon Ri­ver.

En to­tal son 244 vo­ces, ca­da una iden­ti­fi­ca­da con su nom­bre, el cual le sir­vió a Mas­ters pa­ra dar­le un tí­tu­lo cer­te­ro a ca­da poe­ma. To­dos los ha­blan­tes vi­vie­ron en el pe­que­ño pue­blo de Spoon Ri­ver, to­dos se mues­tran elo­cuen­tes al mo­men­to de co­mu­ni­car sus pro­pios epi­ta­fios des­de ul­tra­tum­ba, to­dos ya­cen en­te­rra­dos en la mis­ma co­li­na que al­ber­ga al cam­po­san­to. La pre­sen­te edi­ción fue tra­du­ci­da por Ro­dri­go Ola­va­rría, un es­cri­tor chi­leno cu­ya re­cien­te tra­duc­ción de Au­lli­do, el ex­ten­so poe­ma del es­ta­dou­ni­den­se Allen Gins­berg, ha si­do ce­le­bra­da a dies­tra y si­nies­tra en el mun­do his­pa­no­par­lan­te.

A ra­tos el lec­tor pue­de pen­sar que Ola­va­rría tu­vo la no­ble in­ten­ción de apro­xi­mar a nues­tra len­gua, la chi­le­na, los poe­mas de Mas­ters. Eso que­da en evi­den­cia cuan­do uno lee pa­la­bras como “gua­gua”, “pe­lu­sean­do”, o la ex­pre­sión “no me da­ba el se­so”. Sin em­bar­go, el asun- to pier­de cla­ri­dad cuan­do apa­re­ce “me­ji­llón”, en vez de “cho­ro” o “cho­ri­to”. O cuan­do sur­gen ins­tan­tes de am­bi­güe­dad: en un poe­ma se tra­du­ce acer­ta­da­men­te la pa­la­bra “acres” por “hec­tá­reas”, pe­ro en el poe­ma si­guien­te el tra­duc­tor op­ta inex­pli­ca­ble­men­te por “acres”. Un ca­so dis­tin­to a los men­cio­na­dos se da en la tra­duc­ción del di­cho “the ele­venth hour”, que Ola­va­rría pre­sen­ta li­te­ral­men­te como “la ho­ra un­dé­ci­ma”. En ri­gor, lo apro­pia­do hu­bie­se si­do es­cri­bir “a úl­ti­mo mi­nu­to”, o al­go por el es­ti­lo.

Es im­po­si­ble no re­fe­rir­se a las nu­me­ro­sas fal­tas de or­to­gra­fía que con­tie­ne es­ta edi­ción, pues­to que man­chan vis­to­sa­men­te un tra­ba­jo que en tér­mi­nos ge­ne­ra­les es ad­mi­ra­ble. Aquí hay erro­res bur­dos, como la fal­ta de con­cor­dan­cia en­tre ar­tícu­los y sus­tan­ti­vos, y otros más tras­cen­den­tes, como cuan­do se lee “azo­pa­da” en vez de “azo­ta­da”, o “No a lu­gar” en vez de “No ha lu­gar”. Da­da la im­por­tan­cia de la obra de Mas­ters, y te­nien­do en cuen­ta, in­sis­to, que el es­fuer­zo de tras­la­dar­la al cas­te­llano fue gran­de, ca­bía es­pe­rar una ma­yor de­di­ca­ción al res­pec­to.

De­jan­do de la­do lo re­cién di­cho, es fá­cil su­mir­se en el en­can­to de las vo­ces de ul­tra­tum­ba. Los muer­tos de Spoon Ri­ver no aban­do­na­ron ja­más sus cui­tas te­rre­na­les, al­go que los con­vier­te en se­res me­mo­ra­bles y per­fec­ta­men­te hu­ma­nos. Nin­guno ha­bla con pro­pie­dad del Más Allá, ni in­clu­so aque­llos que mien­tras vi­vían ex­pe­ri­men­ta­ron rap­tos mis­ti­coi­des. Bo­rra­chos, usu­re­ros, jue­ces, doc­to­res, cas­qui­va­nas, ma­dres, aman­tes, ar­tis­tas, ase­si­nas, to­dos reuni­dos ba­jo una os­cu­ri­dad co­mún, y to­dos, a la vez, to­tal­men­te de­ci­di­dos a no ca­llar por los si­glos de los si­glos. Si al­guien tie­ne du­das en qué con­sis­te la vida des­pués de la muer­te, la An­to­lo­gía de Spoon Ri­ver es qui­zás el me­jor acer­ca­mien­to po­si­ble al te­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.