“Los mé­to­dos de la jihad mu­chas ve­ces son absurdos”

Ci­neas­ta no­mi­na­do al Oscar ex­tran­je­ro El di­rec­tor mau­ri­tano se re­fie­re a Tim­buk­tu, pos­tu­lan­te a Me­jor Pe­lí­cu­la Ex­tran­je­ra. El fil­me des­cri­be có­mo un pue­blo afri­cano cae en ma­nos de ra­di­ca­les is­lá­mi­cos.

La Tercera - - SOCIEDAD - Ro­dri­go González M. Tim­buk­tu

En las cer­ca­nías de la his­tó­ri­ca ciu­dad de Tim­buk­tu, un gru­po de mu­cha­chos jue­ga al fút­bol sin te­ner un ba­lón en dispu­ta. No se les per­mi­te. Los ra­di­ca­les is­lá­mi­cos se han to­ma­do la lo­ca­li­dad y cual­quier di­ver­sión de ape­ti­to oc­ci­den­tal es vis­ta como un ac­to de pro­vo­ca­ción. Pri­va­dos del to­que y la fric­ción , los chi­cos se las arre­glan como pue­den y si no hay pe­lo­ta no im­por­ta: si­mu­la­rán mo­ver­se en­tre pa­ses y ca­be­za­zos, fin­tas, pe­na­les y mar­ca­cio­nes en el área. La es­ce­na, una de las más po­de­ro­sas de la pe­lí­cu­la Tim­buk­tu, in­for­ma de dos ca­rac­te­rís­ti­cas fun­da­men­ta­les de es­te lar­go­me­tra­je: su po­de­ro­so vi­gor poé­ti­co y los absurdos del ra­di­ca­lis­mo is­lá­mi­co.

Can­di­da­ta al Oscar a Me­jor Pe­lí­cu­la Ex­tran­je­ra por Mau­ri­ta­nia, la cin­ta de Ab­de­rrah­ma­ne Sis­sa­ko se es­tre­nó en el Fes­ti­val de Can­nes 2014, des­per­tan­do in­te­rés por su lú­ci­da y hu­ma­nis­ta des­crip­ción de la co­mu­ni­dad is­lá­mi­ca, en es­te ca­so en el país de Ma­li (Afri­ca Oc­ci­den­tal). La cá­li­da re­crea­ción de la vida dia­ria en un vi­llo­rrio tie­ne tam­bién su co­rre­la­to en el re­tra­to que acá se ofre­ce de los jiha­dis­tas, evi­tan­do las ca­ri­ca­tu­ras y la ob­vie­dad. En mu­chas de las es­ce­nas de Tim­buk­tu hay hu­mor, com­po­nen­te que se apre­cia en la des­crip­ción de la po­bla­ción mu­sul­ma­na tra­di­cio­nal y tam­bién de la ra- di­ca­li­za­da. “La vida tie­ne de to­do: tragedia y co­me­dia. Si ha­go una pe­lí­cu­la so­bre un pue­blo to­ma­do por la jihad no pue­do de­jar nin­guno de es­tos ele­men­tos fue­ra”, co­men­ta Sis­sa­ko, que por es­ta cin­ta ob­tu­vo el Pre­mio Ecu­mé­ni­co en Can­nes.

El di­rec­tor de 53 años es uno de los más pres­ti­gio­sos re­pre­sen­tan­tes del ci­ne afri­cano re­cien­te y en sus pe­lí­cu­las siem­pre se sue­len cru­zan los pe­que­ños dra­mas in­di­vi­dua­les con tó­pi­cos can­den­tes como la in­mi­gra­ción y el ra­di­ca­lis­mo re­li­gio­so. Preo­cu­pa­do de la com­po­si­ción fo­to­grá­fi­ca, Sis­sa­ko es­tu­dió ci­ne en la ex Unión So­vié­ti­ca y has­ta la fe­cha lle­va cua­tro lar­go­me­tra­jes de fic­ción.

”La pri­me­ra lec­ción que re­ci­bí en Moscú es que la fo­to­gra­fía era la esen­cia del ci­ne. Lo que es­tá en el cua­dro de­be ser una in­vi­ta­ción al es­pec­ta­dor, una suer­te de ventana abier­ta a in­gre­sar a nues­tro mun­do. Por es­ta ra­zón no me gus­ta el ci­ne ame­ri­cano: sus ven­ta­nas de ci­ne no son una in­vi­ta­ción ama­ble” En la cin­ta se ve que a los pro­pios jiha­dis­tas les cues­ta apli­car sus mé­to­dos, como de­jar de fu­mar... Tra­té de man­te­ner dis­tan­cia y no ser ca­ri­ca­tu­res­co en el re­tra­to de los jiha­dis­tas. Lo que pue­do de­cir es que con­sul­té mu­cho a va­rias per­so­nas y que al­go co­mún a es­te ti­po de ra­di­ca­lis­mo es to­mar el po­der y ate­mo­ri­zar uti­li­zan­do las me­di­das más ab­sur­das, como por ejem­plo im­pe­dir la re­pre­sen­ta­ción del cuer­po hu­mano. Es­ta esa es­ce­na a don­de los jiha­dis­tas se ocul­tan a fu­mar y ter­mi­nan yen­do con­tra sus pro­pias re­glas. O cuan­do van en bus­ca de la ca­sa don­de se es­cu­cha la mú­si­ca y em­pie­zan a ta­ra­rear las me­lo­días. Eso sig­ni­fi­ca que hay un in­te­rés pri­mi­ge­nio en oír la mú­si­ca, más allá de los le­mas de su re­li­gión. Esas es­ce­nas tie­nen bas­tan­te hu­mor Si. Son se­cuen­cias que sir­ven pa­ra des­com­pri­mir el cli­ma dra­má­ti­co. Es como cuan­do uno abre una ventana y lue­go una puer­ta y sa­le a ca­mi­nar, res­pi­ra y vuel­ve. La puer­ta es el hu­mor: te da la po­si­bi­li­dad de ver- lo to­do con más pers­pec­ti­va. ¿Có­mo se le vino a la ca­be­za la es­ce­na del par­ti­do de fút­bol sin pe­lo­ta? Sim­ple­men­te por la ne­ce­si­dad de mos­trar que la es­pe­ran­za es lo úl­ti­mo que se píer­de. Po­drás prohi­bir to­car pú­bli­ca­men­te la mú­si­ca, pe­ro nun­ca se­rás ca­paz de im­pe­dir que la gen­te la bo­rre de sus ca­be­zas. Po­drás prohi­bir un par­ti­do de fút­bol, pe­ro no pue­des im­pe­dir que unos ha­gan la co­reo­gra­fía de un par­ti­do. En una es­ce­na una mu­jer es tor­tu­ra­da, pe­ro mien­tras su­fre los gol­pes es ca­paz de can­tar. Eso es dig­ni­dad. Su pe­lí­cu­la no cuen­ta una his­to­ria en el sen­ti­do tra­di­cio­nal, ¿Por qué? Creo que pa­ra ha­cer un lar­go­me­tra­je ne­ce­si­tas siem­pre te­ner una du­da y no im­po­ner ver­da­des ab­so­lu­tas. La idea es co­men­zar con aque­lla du­da y lue­go mos­trar la in­ti­mi­dad de los per­so­na­jes. La mi­sión del ci­ne es mos­trar in­quie­tu­des, som­bras y no ver­da­des ab­so­lu­tas, pues sim­ple­men­te no exis­ten. El ci­ne que ha­go es­tá cer­ca del ci­ne que amo, cer­ca de la educación que tu­ve y de mi vi­sión de la vida. Es una in­vi­ta­ción abier­ta a ha­cer un via­je jun­tos y com­par­tir las emo­cio­nes de mis per­so­na­jes, pues es dar y re­ci­bir, com­par­tir de un la­do ha­cia otro. ¿Qué cla­ses de di­fi­cul­ta­des pa­ra ha­cer es­ta pe­lí­cu­la en Afri­ca? La pri­me­ra di­fi­cul­tad pa­ra ha­cer la cin­ta fue en­con­trar la lo­ca­ción: es­ta­ba to­do lis­to pa­ra ro­dar en Tim­buk­tu (Ma­li), ha­bía­mos vis­to los lu­ga­res, pe­ro un mes des­pués de vi­si­tar la zo­na hu­bo un aten­ta­do sui­ci­da don­de mu­rie­ron los te­rro­ris­tas y dos per­so­nas que pa­sa­ban por la ca­lle. Es­ta­ba cla­ro que no po­día­mos vol­ver ahí y arries­gar la vida mi equi­po de ro­da­je ex­tran­je­ro. Así que tu­vi­mos que de­jar Ma­li e ir­nos al país ve­cino de Mau­ri­ta­nia, don­de si tu­vi­mos la opor­tu­ni­dad de con­tar con apo­yo del go­bierno, que nos ga­ran­ti­zo fil­mar li­bre­men­te y mo­ver­nos por el país. Aún así la po­si­bi­li­dad de al­gún aten­ta­do siem­pre es­ta­ba la­ten­te.

Ab­de­rrah­ma­ne Sis­sa­ko

Ci­neas­ta mau­ri­tano na­ci­do en 1961 y afin­ca­do en Fran­cia. En 1991 rea­li­za su primer cor­to, Le jeu, y en 1998 de­bu­ta en el lar­go con La vie sur te­rre. Su cin­ta He­re­ma­kono ob­tu­vo el pre­mio Fipresci en Can­nes 2002 y Tim­buk­tu ob­tu­vo el Pre­mio Ecu­mé­ni­co del mis­mo fes­ti­val el año pa­sa­do. “Iba­mos a fil­mar en

(Ma­li) pe­ro hu­bo un aten­ta­do con va­rios muer­tos. Tu­vi­mos que des­pla­zar­nos fi­nal­men­te a Mau­ri­ta­nia”. “Tra­té de ser im­par­cial y mos­trar a los ex­tre­mis­tas is­lá­mi­cos de la ma­ne­ra me­nos ca­ri­ca­tu­res­ca po­si­ble”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.