David Carr: Adiós a un pe­rio­dis­ta de la vie­ja es­cue­la ex­per­to en el ma­ña­na

La Tercera - - SOCIEDAD - I. Plant

Pa­ra quie­nes lo co­no­cie­ron en el do­cu­men­tal, Pa­ge One (2011), el ex­ce­len­te re­gis­tro so­bre The New York Ti­mes y los hom­bres y mu­je­res que ha­cen el dia­rio más in­flu­yen­te del mun­do, David Carr se con­vir­tió en es­tre­lla. Se ro­bó las cá­ma­ras con su sen­ti­do del hu­mor, con su pa­sión por ha­bi­tar los pa­si­llos del lu­gar, y por re­por­tear con ham­bre, como los pe­rio­dis­tas de an­tes,; esos de som­bre­ro y ga­bar­di­na que no suel­tan el te­lé­fono has­ta que tie­nen la res­pues­ta.

Pa­ra quie­nes se­guían sus co­lum­nas, en el blog The Me­dia Equa­tion, era un ex­per­to en me­dios, nuevos y vie­jos, un evan­ge­lis­tas de re­des so­cia­les y con­ver­gen­cia di­gi­tal, con una pro­sa di­rec­ta, agu­da y siem­pre di­ver­ti­da.

Pa­ra quie­nes lo vie­ron al­gu­na vez ha­cien­do The Car­pet­bag­ger, una se­rie de vi­deos ca­se­ros fil­ma­dos de ma­ne­ra ama­teur en la al­fom­bra ro­ja de los Oscar o los Glo­bos de Oro, era un pe­rio­dis­ta sim­pá­ti­co ex­per­to en ci­ne.

Y pa­ra quie­nes han leí­do su li­bro The night of the gun, era un sobreviviente. No son me­mo­rias, por­que mu­cho de lo ahí des­cri­to Carr no lo re­cor­da­ba y lo tu­vo que re­por­tear con los tes­ti­gos; es su au­to­bio­gra­fía, de có­mo ca­yó en lo más pro­fun­do de las adic­cio­nes -crack- y có­mo se rear­mó. Carr fue pa­dre de me­lli­zas, y al ver que la ma­dre tam­bién era adic­ta y que las ni­ñas no te­nían a na­die más que a él, se lim­pió, tra­ba­jó, ar­mó una bri­llan­te ca­rre­ra que lo lle­vó a con­ver­tir­se en uno de los nom­bres más re­co­no­ci­bles de The New York Ti­mes. Des­pués vino el cán­cer y una nue­va sal­va­da, un nue­vo ma­tri­mo­nio, otra hi­ja más, fo­tos fe­li­ces y or­gu­llo­sas de la fa­mi­lia en re­des so­cia­les.

El jue­ves, ha­cien­do ho­nor a su fa­ma de re­por­te­ro apa­sio­na­do, David Carr, de 58 años, se des­ma­yó en la redacción de su dia­rio. Mu­rió en el hos­pi­tal esa mis­ma tar­de.

The New York Ti­mes, y el pe­rio­dis­mo he­cho por los que aman el ofi­cio, no se­rán lo mis­mo sin él.

David Carr mu­rió el jue­ves pa­sa­do en Nue­va York.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.