La ver­da­de­ra his­to­ria de Cecilia Bo­loc­co y Kike Mo­ran­dé

La Tercera - - GUÍA CULTURAL -

Kike Mo­ran­dé llo­ra­ba en los pa­si­llos de Ca­nal 13 por cul­pa de Cecilia Bo­loc­co. Es­ta­ba enamo­ra­do. Ha­bía lle­ga­do a pen­sar en ca­sar­se con la di­va, in­clu­so te­ner hi­jos. Lle­va­ban tres años de una re­la­ción clan­des­ti­na, a la que ja­más se atre­vie­ron a lla­mar po­lo­leo. Pe­ro ya to­do se ha­bía aca­ba­do.

Era el in­vierno de 1998 y Bo­loc­co ha­bía ter­mi­na­do con el hom­bre que la re­co­gió cuan­do es­ta­ba des­he­cha, “en­fer­ma” como ella mis­mo di­jo, a su re­gre­so a Chile, so­la y se­pa­ra­da tras cin­co años de un ma­tri­mo­nio amar­go con el es­ta­dou­ni­den­se Mi­chael Young.

En 1995, a los 30 años, Bo­loc­co se ins­ta­ló en la ca­sa de sus pa­pás en San­tia­go, si­guien­do el lla­ma­do sal­va­dor que le hi­zo el so­be­rano de los es­te­la­res, Gon­za­lo Ber­trán, pa­ra ani­mar jun­to a Al­va­ro Sa­las y Mo­ran­dé el inol­vi­da­ble Vi­va el Lu­nes. Kike se fi­jó en ella de in­me­dia­to.

El hom­bre que se ha­bía ca­sa­do con una jo­ven­ci­ta de bue­na po­si­ción con quien tu­vo tres hi­jos, fue ce­ga­do por el gla­mour de la Miss Uni­ver­so. Pa­ra el in­vierno de 1996 Mo­ran­dé es­ta­ba se­pa­ra­do y vi­vien­do en la ca­sa de su tía Que­na.

En pan­ta­lla Ber­trán le sa­ca­ba pro­ve­cho a es­te amor prohi­bi­do y en backstage Kike re­ga­lo­nea­ba con su part­ner. “Iba al ca­ma­rín de Cecilia y de ahí no se mo­vía. La mi­ma­ba, la ado­ra­ba. Le ha­cía mi­rar to­do de una ma­ne­ra más sen­ci­lla y ale­gre”, cuen­ta Ka­ri­na Ver­ga­ra, que si­guió el af­fai­re pa­ra la re­vis­ta TV y No­ve­la.

Los pa­pa­raz­zi los ro­dea­ron. Mo­ran­dé reac­cio­na­ba fu­rio­so. Ella es­ta­ba de­ma­sia­do preo­cu­pa­da por la ba­taho­la. Y las au­to­ri­da­des de ese en­ton­ces en Ca­nal 13, veían con pé­si­mos ojos la aven­tu­ra.

La ex rei­na de be­lle­za pu­so lí­mi­tes se­ve­ros. Si ha­cían un via­je, de­bían abor­dar avio­nes se­pa­ra­dos. Siem­pre ca­li­fi­có a su pa­re­ja como un “ami­go”. Re­pi­tió que no es­ta­ba enamo­ra­da. Kike se que­ma­ba en la cul­pa, su­fría, pe­ro la que­ría. Has­ta que Bo­loc­co le pu­so pun­to fi­nal a la re­la­ción que hoy ha re­flo­ta­do en los es­pa­cios de fa­rán­du­la.

“Creo que Cecilia a mí me bo­rró... No es lo más gra­to, pe­ro es su ma­ne­ra de ser. Cecilia me bo­rró igual como bo­rró al otro. A rey muer­to, rey pues­to, y ya es­tá”, fue­ron las úl­ti­mas pa­la­bras de Mo­ran­dé, en re­vis­ta Ca­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.