“Si fra­ca­sa Tran­san­tia­go, se­ría un gol­pe pa­ra la mo­vi­li­dad en to­da Amé­ri­ca La­ti­na”

Se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Aso­cia­ción La­ti­noa­me­ri­ca­na de Sis­te­mas In­te­gra­dos y BRT (Sibrt) Ex­per­to in­ter­na­cio­nal ase­gu­ra que el sis­te­ma de trans­por­te ca­pi­ta­lino es “la car­ta do­ra­da” pa­ra me­jo­rar es­ta área en otras ciu­da­des de la re­gión. RE­FE­REN­CIA PA­RA LA

La Tercera - - TEMAS DE HOY - Va­len­ti­na Mery

A pe­sar del du­ro pro­nós­ti­co que le dan al­gu­nos ex­per­tos al sis­te­ma de trans­por­te ca­pi­ta­lino, el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Aso­cia­ción La­ti­noa­me­ri­ca­na de Sis­te­mas In­te­gra­dos, el in­ge­nie­ro-eco­no­mis­ta pe­ruano Luis Gutiérrez, ase­gu­ra que que el Tran­san­tia­go es el sis­te­ma es­tre­lla del con­ti­nen­te. La aso­cia­ción que di­ri­ge Gutiérrez se for­mó en Cu­ri­ti­ba, en 2010, y reúne a los sis­te­mas de trans­por­te pú­bli­co más avan­za­dos de Amé­ri­ca La­ti­na, re­par­ti­dos en 26 ciu­da­des y 10 paí­ses. Es­tá en­fo­ca­da en me­jo­rar los ser­vi­cios de tras­la­do en to­das las ur­bes de la re­gión, por me­dio de di­ver­sos acuer­dos de coope­ra­ción, don­de San­tia­go “es la car­ta do­ra­da” -ase­gu­ran- pa­ra el éxi­to de la mo­vi­li­dad ur­ba­na. ¿Por qué cree que Tran­san­tia­go es el mo­de­lo de trans­por­te a se­guir en La­ti­noa­mé­ri­ca? El Sis­te­ma In­te­gra­do de Trans­por­te (SIT) de San­tia­go es el que ma­yor opor­tu­ni­da­des de éxi­to tie­ne, en com­pa­ra­ción con to­das las ciu­da­des la­ti­noa­me­ri­ca­nas, pa­ra sa­tis­fa­cer las ex­pec­ta­ti­vas de los usua­rios de con­tar con un ser­vi­cio de al­ta ca­li­dad, que me­jo­re la sa­lud y ca­li­dad de vida de la gen­te, y la be­lle­za y com­pe­ti­ti­vi­dad ur­ba­na. Si fra­ca­sa se­ría un du­ro gol­pe pa­ra la trans­for­ma­ción de la mo­vi­li­dad ur­ba­na en to­da Amé­ri­ca La­ti­na. En la aso­cia­ción con­cen­tran su aten­ción pa­ra apun­ta­lar el éxi­to del SIT de San­tia­go. Có­mo aso­cia­ción, ¿qué sig­ni­fi­ca el éxi­to de el sis­te­ma de trans­por­te en San­tia­go? San­tia­go es nues­tra “car­ta do­ra­da” por las con­di­cio­nes que reúne, pe­ro no es nues­tra úni­ca car­ta. En Bra­sil te­ne­mos va­rios ca­sos exi­to­sos, como Cu­ri­ti­ba, Be­lo Ho­ri­zon­te, Rio de Ja­nei­ro y Sao Pau­lo. Los dos úl­ti­mos avan­zan re­suel­ta­men­te a su­pe­rar sus pro­ble­mas y con­ver­tir­se en ben­cha­marks (pa­rá­me­tros) sin­gu­la­res, por su di­men­sión y vi­si­bi­li­dad. ¿Con qué paí­ses tra­ba­jan? Bra­sil es el qué es­tá más evo­lu­cio­na­do. Des­pués, Co­lom­bia, Mé­xi­co, Chile, Pe­rú, Ecua­dor, Gua­te­ma­la, Pa­ra­guay, Bo­li­via y Ar­gen­ti­na. (…) Lo im­por­tan­te es que en to­dos los ca­sos el te­ma de la mo­vi­li­dad es un te­ma crí­ti­co, to­dos tie­nen pro­ble­mas. ¿Có­mo ana­li­zan el te­ma del trans­por­te en San­tia­go? Lo que ha pa­sa­do aquí en San­tia­go, de los bu­ses ama­ri­llos an­tes de “El Sis­te­ma In­te­gra­do de Trans­por­te de San­tia­go es el que ma­yo­res opor­tu­ni­da­des de éxi­to tie­ne, en com­pa­ra­ción con to­das las ciu­da­des la­ti­noa­me­ri­ca­nas”. “La clave de un sis­te­ma de trans­por­te es que sea ama­do por la gen­te, y aquí hay un trau­ma que no ha ter­mi­na­do de cu­rar­se, a pe­sar de que ha me­jo­ra­do”. 2007, al sis­te­ma in­te­gra­do de trans­por­te, im­pli­ca que se ha pa­sa­do de un sis­te­ma muy des­or­de­na­do e in­efi­cien­te a un sis­te­ma más ra­cio­nal. Pe­ro a la ho­ra de ha­cer el pa­se, hu­bo per­so­nas que pen­sa­ron que el mo­de­lo sus­ti­tuía el com­por­ta­mien­to de las ciu­da­des. En­ton­ces hi­cie­ron una suer­te de abor­to (…) la clave de un sis­te­ma de trans­por­te es que sea ama­do por la gen­te y aquí hay un trau­ma que no ha ter­mi­na­do de cu­rar­se, a pe­sar de que ha me­jo­ra­do mu­cho. ¿Qué es lo que tie­ne San­tia­go, que lo si­túa como un mo­de­lo? San­tia­go ha reuni­do una se­rie de pi­la­res, de com­po­nen­tes que pro­me­ten que la ciu­dad pue­da con­ver­tir­se en el me­jor sis­te­ma La­ti­noa­me­ri­cano. Por­que San­tia­go tie­ne par­ti­cu­la­ri­da­des que no tie­nen otras ciu­da­des, que no sean las ciu­da­des bra­si­le­ñas. Por ejem­plo, un sis­te­ma in­te­gra­do de trans­por­te que cu­bre to­da la ciu­dad. En se­gun­do lu­gar, la ges­tión, ya que se han re­ne­go­cia­do to­dos los con­tra­tos, ba­sa­dos en in­di­ca­do­res de ca­li­dad. El que esos con­tra­tos real­men­te se eje­cu­ten es un te­ma que es­tá pen­dien­te. En ter­cer lu­gar, tie­nes una pro­pues­ta de au­to­ri- dad úni­ca, que es el DTPM, apren­dien­do de la ex­pe­rien­cia eu­ro­pea. En cuar­to lu­gar, tie­nes un pro­pó­si­to de ha­cer más co­rre­do­res; y el quin­to, es­tá en po­cas par­tes de Amé­ri­ca La­ti­na: el sub­si­dio. ¿Có­mo ve des­de afue­ra el te­ma del sub­si­dio pa­ra el trans­por­te en San­tia­go? Ese sub­si­dio apa­re­ció im­pro­vi­sa­da­men­te como re­sul­ta­do del trau­ma del big bang del 2005. Los chi­le­nos de­ci­die­ron, como po­lí­ti­ca de es­ta­do, re­co­no­cer que el trans­por­te pú­bli­co de una ciu­dad ne­ce­si­ta sub­si­dios, y se pu­sie­ron a es­tán­da­res de Eu­ro­pa. En­ton­ces, más o me­nos se cal­cu­la que un 45% o 50% de los cos­tos de pro­duc­ción de los ser­vi­cios de trans­por­te de to­tal co­ber­tu­ra se han cu­bier­to con sub­si­dios. No des­can­sa en las ta­ri­fas. ¿Qué tan im­por­tan­te es el sub­si­dio pa­ra el sis­te­ma? Una fa­mi­lia del es­tra­to más po­bre de San­tia­go gas­ta­ría, hi­po­té­ti­ca­men­te, si es que pu­die­ra mo­vi­li­zar­se como lo ha­ce una fa­mi­lia de cla­se me­dia, el 62% de su in­gre­so fa­mi­liar en trans­por­te. Eso no es po­si­ble y las per­so­nas se marginan, no tie­nen po­si­bi­li­dad de em­pleo, no tie­ne po­si­bi­li­dad de ser­vi­cios. En­ton­ces, la equi­dad es al­go fun- da­men­tal. Eso es­tá in­cor­po­ra­do en es­te con­tex­to del sub­si­dio, pe­ro no lo en­tien­den otros paí­ses ni otras ciu­da­des. Hay una re­sis­ten­cia. En Co­lom­bia hay un dis­po­si­ti­vo le­gal que di­ce que el trans­por­te pú­bli­co no de­be sub­si­diar­se, a pe­sar de que se sub­si­dian el me­tro. ¿Y qué le fal­ta a San­tia­go pa­ra te­ner un mo­de­lo de trans­por­te ejem­plar? Lo que fal­ta­ría pa­ra lo­grar es­te sis­te­ma de otro ni­vel, es que to­dos es­tos ele­men­tos que te he men­cio­na­do, se con­cre­ten, se con­ju­guen, pa­ra te­ner un sis­te­ma de trans­por­te de una ciu­dad de ca­te­go­ría mun­dial. ¿En qué pla­zos cree que es­tos cin­co pi­la­res po­drían ali­near­se? Yo pien­so que es­ta­mos en con­di­cio­nes de pen­sar que a par­tir del año 2017 de­ben co­men­zar a apa­re­cer cam­bios gran­des. Es­to, por­que van a ha­ber co­rre­do­res y se va a ter­mi­nar de im­plan­tar la au­to­ri­dad. El año 2017 se co­mien­zan a di­se­ñar los nuevos con­tra­tos de con­ce­sión, se han con­so­li­da­do los tér­mi­nos f i nan­ci e r o s , se han im­ple­men­ta­do los sis­te­mas de cer­ti­fi­ca­ción de ca­li­dad y, even­tual­men­te, se han sa­ca­do al­gu­nos ope­ra­do­res que no sir­ven.

FO­TO: AGENCIAUNO

El es­pe­cia­lis­ta di­ce que los ana­lis­tas in­ter­na­cio­na­les tie­nen los ojos pues­tos en el sis­te­ma de trans­por­te de San­tia­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.