Re­nun­cia fi­lial

La Tercera - - OPINIÓN -

ERA UNA cues­tión de tiem­po. La si­tua­ción se ha­bía he­cho par­ti­cu­lar­men­te in­có­mo­da pa­ra el go­bierno, la Pre­si­den­ta y los mi­nis­tros que de­bían dar ex­pli­ca­cio­nes y en­fren­tar a la opi­nión pú­bli­ca. Con to­do, son ines­pe­ra­dos los efec­tos que po­drían se­guir­se de la re­nun­cia de Sebastián Dá­va­los, pues no só­lo con­fir­man las bon­da­des que con­lle­va ha­cer lo co­rrec­to, sino que tam­bién ex­po­ne el do­ble es­tán­dar de al­gu­nos crí­ti­cos.

El que la Pre­si­den­ta ha­ya to­ma­do la de­ci­sión de mar­gi­nar a su pro­pio hi­jo del go­bierno po­dría cons­ti­tuir­se en un pun­to de in­fle­xión en su po­pu­la­ri­dad, la que es­ta­ba es­qui­va en los úl­ti­mos me­ses. En efec­to, sin es­pe­rar pro­ce­so ju­di­cial, dic­ta­men de la Con­tra­lo­ría o cual­quie­ra otra ins­tan­cia que se pro­nun­cia­ra so­bre la le­ga­li­dad de lo ocu­rri­do, se dio una se­ñal con­tun­den­te en torno a la con­duc­ta que se es­pe­ra de los fun­cio­na­rios pú­bli­cos, re­glas que se apli­can a to­dos, sin ex­cep­ción, lle­gan­do in­clu­so al pun­to que Ba­che­let – en una po­ten­te ima­gen pro­vis­ta de un al­to sim­bo­lis­mo re­pu­bli­cano- su­pe­di­ta lo que ella más quie­re al bien co­mún y el in­te­rés ge­ne­ral de su go­bierno. Y aun­que es muy tem­prano pa­ra es­pe­cu­lar en torno a la mag­ni­tud elec­to­ral de la se­ñal, al me­nos se es­ta­ble­ció una vi­si­ble y ra­di­cal di­fe­ren­cia con el de­cir y ac­tuar de sus más acé­rri­mos de­trac­to­res.

De es­ta for­ma, se­rá ob­vio y na­tu­ral que las mi­ra­das se cen­tren aho­ra en la con­duc­ta de aque­llos otros que, en­fren­ta­dos a ca­sos mu­chos más gra­ves, con­ti­núan dan­do ri­dí­cu­las ex­pli­ca­cio­nes, in­ten­tan­do elu­dir su res­pon­sa­bi­li­dad po­lí­ti­ca y ju­rí­di­ca, afe­rrán­do­se sin nin­gu­na dig­ni­dad a los pri­vi­le­gios que les otor­ga su fun­ción pú­bli­ca. Adi­cio­nal­men­te, se tra­ta de una si­tua­ción que no só­lo afec­ta a quie­nes hoy des­fi­lan por la fis­ca­lía, sino a to­dos los que in­ten­ta­ron ocul­tar, mi­ni­mi­zar y fi­nal­men­te jus­ti­fi­car lo ocu­rri­do de­trás del ca­so Pen­ta; lo que pa­ra­fra­sean­do los di­chos de un ex Pre­si­den­te, los con­vier­te en “cóm­pli­ces pa­si­vos”.

Pe­ro a pro­pó­si­to de Sebastián Pi­ñe­ra, es ade­más al­go cu­rio­so el ce­lo que mu­chos di­ri­gen­tes de la opo­si­ción ma­ni­fes­ta­ron en torno al ca­so que in­vo­lu­cró al hi­jo de Ba­che­let y a la su­pues­ta acu­sa­ción so­bre trá­fi­co de in­fluen­cias, cuan­do de­ci­di­da­men­te apo­ya­ron a un can­di­da­to, y des­pués fue­ron par­te de su go­bierno, quien un año an­tes de asu­mir fue san­cio­na­do por la Su­pe­rin­ten­den­cia de Va­lo­res y Se­gu­ros en un ca­so de in­for­ma­ción pri­vi­le­gia­da. De es­ta for­ma, tam­bién les pa­re­ció ve­nial que un em­pre­sa­rio, co­no­ci­do por mu­chos como el “rey de la pa­sa­da”, asu­mie­ra su man­da­to como Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca sin des­ha­cer­se de sus ac­cio­nes en va­rias im­por­tan­tes em­pre­sas y cu­ya ad­mi­nis­tra­ción fue­ra un fes­ti­val del con­flic­to de in­te­rés; lo que tu­vo como co­ro­la­rio, en un epi­so­dio que su­peró to­do lo ima­gi­na­ble, a un sub­se­cre­ta­rio en ejer­ci­cio al que se le pa­ga­ba pa­ra­le­la­men­te un “sueldo” des­de el sec­tor pri­va­do.

Pues­tas así las co­sas, es muy fac­ti­ble que la for­ma en como se re­sol­vió es­te epi­so­dio pu­die­ra no só­lo for­ta­le­cer a Ba­che­let, sino tam­bién des­nu­de aún más –si es que aque­llo fue­ra po­si­ble- la hi­po­cre­sía de la de­re­cha. Es muy fac­ti­ble que la for­ma en como se re­sol­vió el epi­so­dio de Dá­va­los pu­die­ra no só­lo for­ta­le­cer a Ba­che­let, sino tam­bién des­nu­de aún más la hi­po­cre­sía de la de­re­cha y a to­dos los que han in­ten­ta­do ocul­tar o mi­ni­mi­zar lo ocu­rri­do de­trás del ca­so Pen­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.