Gra­ve impu­tación a la Pre­si­den­ta de Ar­gen­ti­na La acu­sa­ción for­mal de en­cu­bri­mien­to de que fue ob­je­to la Man­da­ta­ria es una mues­tra de que el de­te­rio­ro ins­ti­tu­cio­nal es­tá lle­gan­do a ni­ve­les in­sos­pe­cha­dos.

La Tercera - - OPINIÓN -

LA JUS­TI­CIA ar­gen­ti­na de­ci­dió impu­tar a la Pre­si­den­ta de ese país, Cris­ti­na Fernández, a su can­ci­ller Héctor Ti­mer­man y a otras cin­co per­so­nas por el even­tual de­li­to de en­cu­bri­mien­to de los res­pon­sa­bles del aten­ta­do te­rro­ris­ta di­ri­gi­do con­tra la mu­tual is­rae­lí (AMIA) en Bue­nos Ai­res, ata­que co­me­ti­do en 1994 y que pro­vo­có la muer­te de 85 per­so­nas. De es­ta for­ma, se da cur­so pa­ra in­ves­ti­gar la de­nun­cia que pre­sen­tó en tri­bu­na­les el fis­cal Al­ber­to Nis­man cua­tro días an­tes de que fue­ra en­con­tra­do sin vida en su de­par­ta­men­to por cau­sas que aún se es­tán in­da­gan­do, y jus­to un día an­tes de que asis­tie­ra al Con­gre­so de ese país pa­ra en­tre­gar los an­te­ce­den­tes de la cau­sa que es­ta­ba sus­tan­cian­do.

La for­ma­li­za­ción de la Man­da­ta­ria es un asun­to es­pe­cial­men­te de­li­ca­do, pues re­cae en la fi­gu­ra de la pri­me­ra au­to­ri­dad del país, quien jun­to al mi­nis­tro de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res y a otros in­te­gran­tes de su círcu­lo apa­re­ce vin­cu­la­da a la co­mi­sión de he­chos que son cons­ti­tu­ti­vos de de­li­tos de la má­xi­ma gra­ve­dad. Si bien se­rá ne­ce­sa­rio es­pe­rar el avan­ce de la investigación ju­di­cial pa­ra de­ter­mi­nar si exis­ten mé­ri­tos su­fi­cien­tes pa­ra en­cau­sar a los per­so­ne­ros acu­sa­dos, la impu­tación de la Je­fa de Es­ta­do pro­fun­di­za la per­cep­ción de de­te­rio­ro y des­con­fian­za ins­ti­tu­cio­nal que pe­sa so­bre Ar­gen­ti­na. Ella se ha pro­fun­di­za­do en el úl­ti­mo tiem­po de­bi­do a la ma­ne­ra en que la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción ha en­fren­ta­do di­ver­sos ca­sos de co­rrup­ción que in­vo­lu­cran a im­por­tan­tes per­so­ne­ros de la Ca­sa Ro­sa­da. De he­cho, ca­be re­cor­dar que el vi­ce­pre­si­den­te de la Na­ción, Ama­do Bou­dou, es­tá ac­tual­men­te pro­ce­sa­do por cohe­cho y ne­go­cia­ción in­com­pa­ti­ble, pe­se a lo cual se man­tie­ne en su car­go desem­pe­ñan­do fun­cio­nes de Es­ta­do. Le­jos de aqui­la­tar la gra­ve­dad de las im­pu- ta­cio­nes de la fis­ca­lía, Cris­ti­na Fernández op­tó por ig­no­rar las acu­sa­cio­nes, y en su cuen­ta de Fa­ce­book se­ña­ló que “el odio y el agra­vio se los de­ja­mos a ellos”, sin re­fe­rir­se al ca­so Nis­man.

La Ca­sa Ro­sa­da, en lu­gar de ha­cer­se car­go de es­tas per­ni­cio­sas ano­ma­lías y en­fren­tar es­ta per­cep­ción de cri­sis ins­ti­tu­cio­nal que tan­to da­ña al país, des­me­re­ce las acu­sa­cio­nes y se de­sen­tien­de de las mis­mas. En el ca­so de la impu­tación a la Pre­si­den­ta, el Je­fe de Ga­bi­ne­te, Jor­ge Ca­pi­ta­nich, se­ña­ló que se tra­ta de la “ope­ra­ción más vo­lu­mi­no­sa de gol­pis­mo ju­di­cial ac­ti­vo que se co­noz­ca en la his­to­ria ar­gen­ti­na”. Su de­cla­ra­ción es par­ti­cu­lar­men­te gra­ve, por­que es­tá acu­san­do a otro po­der del Es­ta­do de que­rer de­rro­car al go­bierno. En es­te sen­ti­do, el Po­der Ju­di­cial tie­ne el enor­me desafío de de­mos­trar que a pe­sar del fuer­te con­trol que ha in­ten­ta­do ejer­cer el go­bierno so­bre él –por ejem­plo, me­dian­te el in­ten­to por re­for­mar el Con­se­jo de la Ma­gis­tra­tu­ra-, aún man­tie­ne es­pa­cios de au­to­no­mía res­pec­to del Eje­cu­ti­vo y que se­rá ca­paz de lle­var ade­lan­te una investigación neu­tral y creí­ble pa­ra la ciu­da­da­nía. Es­to es par­ti­cu­lar­men­te re­le­van­te, con­si­de­ran­do que el ofi­cia­lis­mo tie­ne ma­yo­ría en el Con­gre­so –con lo cual el Po­der Le­gis­la­ti­vo no re­pre­sen­ta un con­tra­pe­so al go­bierno- y los me­dios de co­mu­ni­ca­ción es­tán ba­jo cons­tan­te aco­so en su la­bor.

A ocho me­ses de los co­mi­cios pre­si­den­cia­les en Ar­gen­ti­na, la impu­tación de la Pre­si­den­ta su­po­ne ade­más un fac­tor que pue­de mo­di­fi­car por com­ple­to el es­ce­na­rio elec­to­ral en ese país, fren­te a lo cual se­rá ne­ce­sa­rio que las dis­tin­tas fuer­zas po­lí­ti­cas des­plie­guen sus es­fuer­zos pa­ra ga­ran­ti­zar que las elec­cio­nes se reali­cen en un es­ce­na­rio de re­la­ti­va nor­ma­li­dad, bus­can­do de­jar atrás un mo­de­lo de go­bierno que es­tá su­mien­do al país en una pe­li­gro­sa es­pi­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.