Pro­gra­ma de go­bierno

La Tercera - - CORREO - Luis Robert V. Ri­car­do Pra­do Is­mael Cal­de­rón L.

tre los in­ter­nos y el 14% por sui­ci­dio.

La Pri­me­ra En­cues­ta de Per­cep­ción de Ca­li­dad de Vida Pe­ni­ten­cia­ria rea­li­za­da por la Uni­dad de De­re­chos Hu­ma­nos de Gen­dar­me­ría de Chile (2014), úni­ca en su ti­po y pio­ne­ra en Chile, ob­ser­va que los atro­pe­llos a los de­re­chos hu­ma­nos que su­fren tan­to hom­bres como mu­je­res en las cár­ce­les son gra­ves. Por ejem­plo, el 21,1% de los in­ter­nos re­por­tó ha­ber su­fri­do tor­tu­ra, ci­fra que en al­gu­nas re­gio­nes es más al­ta.

Es­te ti­po de no­ti­cias no pa­re­ce lla­mar la aten­ción, pe­se a que son ha­bi­tua­les. Es­to es la­men­ta­ble; si el pro­ble­ma si­gue sin so­lu­ción, es por­que no es prio­ri­dad pa­ra la cla­se po­lí­ti­ca. Pri­var de li­ber­tad a quie­nes han co­me­ti­do de­li­tos no es lo mis­mo que cer­ce­nar su dig­ni­dad hu­ma­na. Se­ñor di­rec­tor: An­te la re­co­men­da­ción que hi­zo la OCDE a Chile res­pec­to de la re­for­ma la­bo­ral, de “re­du­cir la in­dem­ni­za­ción por des­pi­do de tra­ba­ja­do­res re­gu­la­res y fo­men­tar la for­ma­li­za­ción del em­pleo”, la au­to­ri­dad se li­mi­tó a res­pon­der que ese asun­to no es­ta­ba en el pro­gra­ma de go­bierno. ¿Es esa una cau­sal ex­clu­yen­te? Creo que la pro­tec­ción a los tra­ba­ja­do­res y sus li­ber­ta­des son una bue­na ra­zón pa­ra re­eva­luar lo que en un co­mien­zo se con­si­de­ró como plan de ac­ción.

Si las au­to­ri­da­des guia­ran sus con­duc­tas bus­can­do ese in­te­rés (la pro­tec­ción de los tra­ba­ja­do­res, de su li­ber­tad sin­di­cal y “em­pa­re­jar la can­cha”), el pro­yec­to de ley no se­ría lo que es y las con­duc­tas y res­pues­tas del go­bierno tam­bién se­rían dis­tin­tas. que ha en­tre­ga­do la Mu­ni­ci­pa­li­dad de San­tia­go en cuan­to al pro­ce­so par­ti­ci­pa­ti­vo que reali­zó pa­ra el desa­rro­llo del fu­tu­ro Mu­seo Hu­mano del Par­que San Bor­ja. Su prin­ci­pal sus­ten­to di­ce re­la­ción con seis mil fir­mas re­co­lec­ta­das por un gru­po de ve­ci­nos en con­tra de un pro­yec­to que, cla­ra­men­te, es un be­ne­fi­cio pa­ra el sec­tor de­bi­do al apor­te cul­tu­ral que en­tre­ga­rá la pre­sen­cia de la obra del es­cul­tor Ma­rio Ira­rrá­za­bal. A eso se su­ma­rá la me­jo­ra in­te­gral del en­torno de esa área verde y una se­rie de reor­de­na­mien­tos in­ter­nos que per­mi­ti­rán dar un sal­to de ca­li­dad de un es­pa­cio úni­co de la ciu­dad, pe­ro siem­pre pre­ser­van­do y res­pe­tan­do la vida ba­rrial. Pe­ro esas fir­mas han si­do to­ma­das en ba­se a in­for­ma­ción erró­nea: se ta­la­rán ár­bo­les, se pon­drá más ce­men­to, se es­pan­ta­rá a los ani­ma­les y se in­ter­ven­drán las na­pas sub­te­rrá­neas. Na­da de eso es real, es más, es com­ple­ta­men­te al re­vés. Au­men­ta­rá la ma­sa ar­bó­rea, se de­li­mi­ta­rán las áreas de pa­vi­men­tos du­ros y blan­dos en su­per­fi­cie y el pa­be­llón de es­cul­tu­ras se­rá sub­te­rrá­neo.

Como con­ce­jal, me preo­cu­pa la si­tua­ción que se vi­ve. El pro­yec­to de­be ser so­cia­li­za­do nue­va­men­te, con­si­de­ran­do que res­ta la fa­se fi­nal de di­se­ño, por lo que las su­ge­ren­cias de ve­ci­nos y usua­rios se­rán to­ma­das en cuen­ta nue­va­men­te. Aho­ra mi ma­yor preo­cu­pa­ción di­ce re­la­ción con al­go que ha si­do bas­tan­te cla­ro en los úl­ti­mos días: la ma­ni­pu­la­ción por par­te de la de­re­cha ha­cia un pe­que­ño gru­po de ve­ci­nos des­con­ten­tos por lar­gos años. Quie­ro re­cor­dar que fue pre­ci­sa­men­te esa coa­li­ción po­lí­ti­ca, que go­ber­nó por 12 años, la que lan­zó al ol­vi­do el Par­que San Bor­ja y la con­de­nó a se­rios de­te­rio­ros, tal como su­ce­dió con el Ce­rro San­ta Lu­cía y una lar­ga lis­ta de íco­nos pa­tri­mo­nia­les que hoy la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción bus­ca re­cu­pe­rar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.