“La Pre­si­den­ta Ba­che­let tie­ne res­pon­sa­bi­li­dad por el da­ño a la ima­gen del país”

Pre­si­den­te de RN Dipu­tado sos­tie­ne que Man­da­ta­ria fue “im­pru­den­te” al de­sig­nar a Dá­va­los en el go­bierno. DE­SIG­NA­CIÓN Fren­te al ca­so Pen­ta, di­ce que en mar­zo “se de­ben dar se­ña­les po­lí­ti­cas y le­gis­la­ti­vas cla­ras”.

La Tercera - - POLÍTICA - Javier Ca­na­les

Pe­se a que lle­va dos se­ma­nas de va­ca­cio­nes, el pre­si­den­te de Re­no­va­ción Na­cio­nal, Cris­tián Monc­ke­berg, no se ha po­di­do des­co­nec­tar. A prin­ci­pios de mes de­bió lu­char con­tra la ma­la se­ñal de ce­lu­lar que tie­ne en su lu­gar de ve­ra­neo, pa­ra ha­cer va­rias lla­ma­das y en­viar men­sa­jes a tra­vés de What­sapp con el ob­je­ti­vo de ali­near a los par­la­men­ta­rios de su par­ti­do tras la cri­sis desata­da en la Alian­za por la ma­la eva­lua­ción en la en­cues­ta Adi­mark. Y du­ran­te es­ta se­gun­da se­ma­na ha se­gui­do de cer­ca la po­lé­mi­ca que es­ta­lló por el ca­so Ca­val. ¿Có­mo eva­lúa las con­se­cuen­cias de es­te ca­so?

Aquí hay un da­ño le­tal a la ima­gen de la Pre­si­den­ta Ba­che­let y de Chile a ni­vel in­ter­na­cio­nal, com­pa­ra­ble con los epi­so­dios de Pe­tro­bras en Bra­sil y de los ne­go­cios de la fa­mi­lia Kirch­ner en Ar­gen­ti­na. Aquí vi­mos có­mo el hi­jo de la Pre­si­den­ta ac­tuó como ne­go­cian­te y lob­bis­ta, y du­ran­te una se­ma­na si­guió a car­go de ins­ti­tu­cio­nes tan no­bles como las que de­be con­du­cir una Pri­me­ra Da­ma. Eso ha cau­sa­do un gra­ve da­ño al país. ¿De quién son las res­pon­sa­bi­li­da­des del da­ño que us­ted men­cio­na?

La Pre­si­den­ta Ba­che­let tie­ne res­pon­sa­bi­li­dad en el da­ño a la ima­gen del país. Hu­bo una im­pru­den­cia de la Pre­si­den­ta al con­fiar­le un car­go así a Sebastián Dá­va­los, con­si­de­ran­do su his­to­rial. Él en­tró a La Mo­ne­da pre­mu­ni­do de la po­lé­mi­ca por los au­tos Le­xus y de una gran for­tu­na. Y es­to ter­mi­nó por cau­sar­le un gran da­ño a la ima­gen del país, por­que es­to ya es­ta­lló en la pren­sa ex­tran­je­ra. ¿Us­ted di­ce que de­bió ha­ber si­do más cui­da­do­sa al de­sig­nar­lo?

El que ha­ya pa­rien­tes del Pre­si­den­te en car­gos de con­fian­za es de ex­tre­mo cui­da­do, ya que al mo­men­to de de­sig­nar­los la va­ra de­be ser aún más al­ta que pa­ra un fun­cio­na­rio nor­mal. Y aquí no hu­bo nin­gu­na va­ra. Por eso, nom­brar a pa­rien­tes o fa­mi­lia­res siem­pre ha si­do muy de­li­ca­do. El ex pre­si­den­te Sebastián Pi­ñe­ra tam­bién tu­vo a su hi­ja tra­ba­jan­do ad ho­no­rem en La Mo­ne­da...

Es ra­zo­na­ble que un Pre­si­den­te pue­da nom­brar a un hi­jo en un car­go que es de su más ab­so­lu­ta “Me ima­gino qué ha­bría pa­sa­do si el ex pre­si­den­te Pi­ñe­ra hu­bie­se nom­bra­do a su her­mano, ‘el Ne­gro’, en un car­go de es­ta mag­ni­tud. Lo ha­brían he­cho pe­da­zos”. con­fian­za, pe­ro es de­li­ca­do. Por eso se de­be ser ex­tre­ma­da­men­te es­tric­to al exi­gir­le trans­pa­ren­cia, cu­rrí­cu­lum in­ta­cha­ble y pa­pe­les lim­pios. Y eso, en el ca­so de Dá­va­los, no ocu­rrió. Me ima­gino qué ha­bría pa­sa­do si el pre­si­den­te Pi­ñe­ra hu­bie­se nom­bra­do a su her­mano, “el Ne­gro”, pa­ra ejer­cer al­gún car­go de es­ta mag­ni­tud. Lo ha­brían he­cho pe­da­zos. En es­te ca­so, la Pre­si­den­ta no eva­luó como co­rres­pon­de a su hi­jo, y hoy es­ta­mos pa­gan­do los cos­tos como país. El que Dá­va­los ha­ya re­nun­cia­do, ¿re­suel­ve es­ta cri­sis?

La re­nun­cia de Dá­va­los era lo mí­ni­mo que se exi­gía en es­te ca­so. Pe­ro el da­ño ya es­tá he­cho. Aquí hay un pa­trón co­mún en­tre los an­ti­guos go­bier­nos de la Con­cer­ta­ción y el ac­tual go­bierno de la Nue­va Ma­yo­ría. He­mos vis­to una nue­va fa­ce­ta de la “ideo­lo­gía de la co­rrup- ción” que de­nun­ció Jor­ge Schaul­sohn en su mo­men­to. Si an­tes el se­llo de los go­bier­nos de la Con­cer­ta­ción era la co­rrup­ción y el mal uso de re­cur­sos pú­bli­cos, hoy el se­llo de la Nue­va Ma­yo­ría es el trá­fi­co de in­fluen­cias y el pi­tu­to. Es­to, siem­pre en la lí­nea de ha­cer­se mi­llo­na­rio a cos­ta del Es­ta­do. El ca­so Ca­val le dio un res­pi­ro a la Alian­za tras el ca­so Pen­ta...

El ca­so Pen­ta se de­be se­guir in­ves­ti­gan­do. No por­que hoy ten­ga­mos un ca­so de es­ta mag­ni­tud en La Mo­ne­da no­so­tros nos va­mos a ol­vi­dar de un pro­ble­ma que se de­be re­sol­ver le­gis­la­ti­va y po­lí­ti­ca­men­te. Aquí hay que con­ti­nuar in­ves­ti­gan­do has­ta el fi­nal. En el ofi­cia­lis­mo al­gu­nas vo­ces plan­tean que los par­la­men­ta­rios vin­cu­la­dos al ca­so Pen­ta de­be­rían adop­tar una ac­ti­tud si­mi­lar a la de Dá­va­los. ¿Lo com­par­te?

El ofi­cia­lis­mo cri­ti­ca el em­pa­te y aho­ra re­cu­rre a él. Es­tá cla­ro que el ca­so Pen­ta fue muy da­ñino. Mar­zo es un mes de de­ci­sio­nes: se de­ben dar se­ña­les po­lí­ti­cas y le­gis­la­ti­vas cla­ras en es­ta ma­te­ria. ¿A qué se re­fie­re con se­ña­les po­lí­ti­cas cla­ras? ¿A renuncias?

Ca­da uno sa­be dón­de le aprie­ta el za­pa­to.

El pre­si­den­te de Re­no­va­ción Na­cio­nal, Cris­tián Monc­ke­berg.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.