Co­lo Co­lo su­frió, pe­ro se ga­nó La Por­ta­da

El equi­po de Héctor Ta­pia se im­pu­so por 2-1 a An­to­fa­gas­ta, con un gol de Fe­li­pe Flo­res, a cua­tro mi­nu­tos del fi­nal. En el elen­co al­bo, que ya se me­tió en los pri­me­ros lu­ga­res, re­gre­só Jai­me Val­dés y de­bu­tó en es­te tor­neo Ju­lio Barroso

La Tercera - - DEPORTES -

En la re­ja y sin ca­mi­se­ta. De es­ta ma­ne­ra, a los 86’, el de­lan­te­ro Fe­li­pe Flo­res ce­le­bró el gol que el dio el triun­fo a Co­lo Co­lo por 2-1 an­te An­to­fa­gas­ta

Una vic­to­ria con la que los al­bos au­men­ta­ron a cua­tro la ra­cha de ce­le­bra­cio­nes con­se­cu­ti­vas en el Clau­su­ra y en la que par­ti­ci­pa­ron Jai­me Val­dés y Ju­lio Barroso, quie­nes re­to­ma­ron sus lu­ga­res en el equi­po ti­tu­lar.

Am­bos ne­ce­si­ta­ban ga­nar, los dos con objetivos di­fe­ren­tes, uno pre­sio­na­do pa­ra se­guir za­fan­do del des­cen­so y el otro pa­ra se­guir es­ca­lan­do. Co­lo Co­lo es­tre­na­ba su equi­po es­te­lar, su team fes­ti­va­le­ro, con to­das sus es­tre­llas ru­ti­lan­tes a dis­po­si­ción del es­pec­tácu­lo. An­to­fa­gas­ta, con di­fe­ren­tes tem­pe­ra­tu­ras, go­za­ba de triun­fos y su­fría con de­rro­tas im­pen­sa­das ba­jo la es­pa­da de Da­mó­cles que no de­ja de bam­bo­lear so­bre su ca­be­za.

Héctor Ta­pia no se atre­vió al cam­bio de es­que­ma y re-

En el ca­so de Barroso, la au­sen­cia fue más lar­ga y po­lé­mi­ca, ya que fue el de­but del za­gue­ro en el cam­peo­na­to, des­pués de la sus­pen­sión por sus po­lé­mi­cas de­cla­ra­cio­nes cues­tio­nan­do la trans­pa­ren­cia del an­te­rior cer­ta­men na­cio­nal.

El acier­to de Val­dés

Du­ran­te el primer tiem­po, An­to­fa­gas­ta lo­gró in­quie­tar en un par de opor­tu­ni­da­des a la de­fen­sa alba, pe­ro los Pu­mas de­fi­nie­ron muy mal o se en­con­tra­ron con Jus­to Vi­llar, como con un ti­ro de Mar­cos Bo­la­dos, que con­tro­ló el ar­que­ro pa­ra­gua­yo a los cua­tro mi­nu­tos.

Co­lo Co­lo res­pon­dió con un ca­be­za­zo de Barroso, a los 8’.

El Ca­ci­que apro­ve­cha­ba la can­cha que le en­tre­ga­ba An­to­fa­gas­ta, pe­ro tam­po­co lo gra­ba de­fi­nir.

Pe­ro en el mi­nu­to 25’ , Val­dés, quien re­gre­sa­ba lue­go de su­pe­rar una le­sión, fue más acer­ta­do. Con un po­ten­te y pre­ci­so re­ma­te des­de mu­cha dis­tan­cia anotó la aper­tu­ra de la cuen­ta.

Los lo­ca­les de­bie­ron sa­lir de su ha­bi­tual es­que­ma, en el que ce­den te­rreno, pa­ra bus­car al em­pa­te, pe­ro cuan­do lo­gra­ron lle­gar al área ri­val, nue­va­men­te se en­con­tra­ron con Vi­llar, mien­tras que en el otro ar­co, Ro­dri­go Ri­quel­me sa­có en la lí­nea un gol de Esteban Pa­re­des.

Con la ven­ta­ja en el mar­ca­dor y en el jue­go, aun­que sin bri­llar, Co­lo Co­lo pa­re­cía en- in­ci­dió con lí­nea de cua­tro. Con­tra­rian­do el ma­nual, los me­jo­res se im­pu­sie­ron a los ade­cua­dos. Los dam­ni­fi­ca­dos fue­ron Leo­nar­do Cá­ce­res y Clau­dio Bae­za. Y des­de allí se for­jó la vic­to­ria, des­de la je­rar­quía que tras­pa­sa la his­to­ria que, a pe­sar de to­do, pe­sa e im­po­ne res­pe­to.

Co­lo Co­lo se sin­tió có­mo­do des­de el prin­ci­pio, pe­ro la ba­ta­lla se fra­guó con una de­fen­sa du­bi­ta­ti­va, su­pe­ra­ble y mu­chas zo­zo­bras. En el me­dio­cam­po ba­jo la ba­tu­ta de Val­dés y Pa­vez, con el au­xi­lio de Sua­zo, se adue­ña­ron del ba­lón y los es­pa­cios. En ca­mi­na­do a una vic­to­ria tran­qui­la.

Cam­bio de es­que­ma

Pe­ro en el se­gun­do tiem­po, los nor­ti­nos no se de­mo­ra­ron mu­cho en com­pli­car­les la vida a los al­bos.

A los 47’, Mar­ce­lo Agui­rre exi­gió a Vi­llar y tres mi­nu­tos des­pués, en una pe­lo­ta de­te­ni­da, lle­gó el em­pa­te pa­ra el cua­dro an­fi­trión.

A los 50’, con un pre­ci­so ca­be­za­zo tras un ti­ro li­bre, Francisco Alar­cón mar­có el em­pa­te pa­ra el elen­co de Jo­sé Can­ti­lla­na.

El tan­to no só­lo sor­pren­dió al equi­po de Héctor Ta­pia, sino que ade­más lo nu­bló, ya que no en­con­tra­ba la fór­mu- la pa­ra vol­ver a su­pe­rar el ar­co de los Pu­mas.

En ese es­ce­na­rio, el en­tre­na­dor al­bo re­cu­rrió al siem­pre men­cio­na­do “tra­ba­jo de la se­ma­na”.

El DT pro­bó du­ran­te los en­tre­na­mien­tos una lí­nea de tres pa­ra ser uti­li­za­da si el trá­mi­te del par­ti­do lo ha­cía ne­ce­sa­rio, como ex­pli­có des­pués Barroso.

A los 69’, Ta­pia sin­tió que eso era ne­ce­sa­rio. Or­de­nó el in­gre­so Emi­li­ano Vec­chio por Hum­ber­to Sua­zo, quien no ex­ten­dió la me­jo­ría fut­bo­lís­ti­ca que ha­bía mos­tra­do la fe­cha pa­sa­da, y en­tró Leo­nar­do Cá­ce­res por Juan Delgado, pa­ra for­mar la za­ga jun­to a Barroso y Ch­ris­tian Vil­ches.

En los lo­ca­les, los mo­vi­mien­tos bus­ca­ron cui­dar el em­pa­te, qui­zás pen­san­do que por la ta­bla del des­cen­so era me­jor ase­gu­rar un pun­to y de­jar a la vo­lun­tad del con­tra­gol­pe la op­ción de lo­grar una me­jor co­se­cha.

Y el con­jun­to de Can­ti­lla­na es­ta­ba lo­gran­do su ob­je­ti­vo. Los al­bos no po­dían, ne­ce­si­ta­ba un sal­va­dor... Y lo en­con­tra­ron.

A los 86’, Gon­za­lo Fie­rro sa­ca un re­ma­te tan des­via­do que le cae a Fe­li­pe Flo­res, quien de­fi­ne muy bien, con un zur­da­zo pa­ra con­quis­tar el 2-1.

Por lo tra­ba­ja­do del par­ti­do y qui­zás por su pro­pia his­to­ria en el tor­neo, Flo­res ce­le­bró eu­fó­ri­co. Co­rrió has­ta la re­ja, se sa­có la ca­mi­se­ta y ce- le­bró con los hin­chas.

El mis­mo de­lan­te­ro a la que an­tes del cam­peo­na­to le abrie­ron la puer­ta pa­ra que de­ja­ra el club, no só­lo se ha ga­na­do otra vez un lu­gar en la for­ma­ción ti­tu­lar, sino que ha lo­gra­do un buen ni­vel.

En los otros due­los des­ta­có por sus ha­bi­li­ta­cio­nes, pe­ro es­ta vez el pre­mio era pa­ra él.

Con el triun­fo, ade­más, los al­bos ya se me­tie­ron en la lu­cha por los pri­me­ros lu­ga­res, con 13 pun­tos.

Así, pa­re­ce le­jano el mo­men­to crí­ti­co, en el que Co­lo es­te te­rreno quien di­ce téc­ni­ca, di­ce con­trol y do­mi­nio.

Los la­te­ra­les vo­lan­tes Fie­rro y Beau­se­jour vie­ron clau­su­ra­dos sus sur­cos en bus­ca del cen­tro-gol. Delgado, Pa­re­des y Flo­res siem­pre pin­ta­rra­jea­dos de gol des­ti­ñe­ron ba­jo la im­pla­ca­ble mar­ca nor­ti­na. Oca­sio­nes per­di­das no los exi­men de su in­efi­ca­cia.

An­to­fa­gas­ta en lo su­yo, con su­mo res­pe­to por el ri­val, pe­ro osan­do ha­cer da­ño por la in­di­vi­dua­li­dad de sus ata­can­tes Bo­la­dos y Martínez y uno que otro des­cuel­gue de sus vo­lan­tes Agui­rre o Ca- Co­lo no en­con­tra­ba ni el jue­go ni los re­sul­ta­dos.

Aho­ra, la men­te de Ta­pia y sus ju­ga­do­res se en­fo­ca en otro ti­po de desafío. El pró­xi­mo miér­co­les re­ci­ben a Atlé­ti­co Mi­nei­ro en el Mo­nu­men­tal.

Una exi­gen­cia ma­yor, pe­ro a la que lle­gan con la con­fian­za de ha­ber re­to­ma­do el rum­bo en el tor­neo lo­cal, con cua­tro vic­to­rias se­gui­das. La úl­ti­ma, con su­fri­mien­to, pe­ro en el fút­bol di­cen que a ve­ces esas vic­to­rias son las que más se dis­fru­tan. bre­ra. Ca­da ata­que se trans­for­ma­ba en ca­si gol. Vi­llar res­pon­dió a car­ta ca­bal, de­mos­tran­do su ren­ta­bi­li­dad.

Y lle­gó el gol por el úni­co me­dio po­si­ble, el re­ma­te de me­dia dis­tan­cia, un mi­sil de Pa­ja­ri­to Val­dés tras un ti­ro li­bre an­ti­rre­gla­men­ta­rio no apre­cia­do por el juez Gam­boa.

En el se­gun­do lap­so, apa­re­ció otro An­to­fa­gas­ta, apre­tó a los vo­lan­tes al­bos e in­ten­tó cor­tar los cir­cui­tos y a los 49 min apa­re­ció la re­com­pen­sa con un tes­ta­zo de Alar­cón.

Co­lo Co­lo per­dió la su­pre­ma­cía del me­dio cam­po y se

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.