Frá­gil acuer­do en Ucra­nia

La Tercera - - OPINIÓN -

TRE­CE PUN­TOS con­tem­pla el acuer­do de paz al que arri­ba­ron en Minsk (Bie­lo­rru­sia) los pre­si­den­tes de Ru­sia, Vla­di­mir Pu­tin, y de Ucra­nia, Pe­tro Po­ros­hen­ko —con la anuen­cia de la can­ci­ller de Ale­ma­nia y el Pre­si­den­te de Fran­cia— pa­ra in­ten­tar po­ner fin al con­flic­to que ha­ce ca­si un año man­tie­ne en­fren­ta­do a am­bos paí­ses, con un sal­do que su­pera los cin­co mil muer­tos.

Los tér­mi­nos del pac­to al­can­za­do por Moscú y Kiev, y las di­fi­cul­ta­des prác­ti­cas que exis­ten pa­ra ga­ran­ti­zar el cum­pli­mien­to de las me­di­das acor­da­das, son fac­to­res que ge­ne­ran in­cer­ti­dum­bre res­pec­to a la via­bi­li­dad de que las par­tes in­vo­lu­cra­das res­pe­ten los com­pro­mi­sos que sus­cri­bie­ron. Así los asu­men tam­bién di­ver­sos ana­lis­tas in­ter­na­cio­na­les, y has­ta el pro­pio man­da­ta­rio ucra­niano, que tras la fir­ma del acuer­do se­ña­ló que és­te “no se­rá fá­cil de apli­car”.

El prin­ci­pal desafío pa­ra am­bos go­bier­nos se­rá ase­gu­rar que no se vul­ne­re el al­to el fue­go, por­que su in­cum­pli­mien­to pro­vo­ca­ría el in­me­dia­to quie­bre del pac­to, como ya ocu­rrió con el acuer­do fir­ma­do tam- bién en Minsk en sep­tiem­bre del año pa­sa­do. Es tal la fra­gi­li­dad de la ne­go­cia­ción y el es­cep­ti­cis­mo que exis­te so­bre sus re­sul­ta­dos, que la Unión Eu­ro­pea eva­lúa man­te­ner las san­cio­nes que le im­pu­so a Ru­sia.

Uno de los as­pec­tos más con­tro­ver­sia­les del acuer­do es la fal­ta de de­fi­ni­ción en los pla­zos pa­ra que Ucra­nia vuel­va a to­mar el con­trol de su fron­te­ra orien­tal con Ru­sia, hoy en ma­nos de las mi­li­cias pro­rru­sas. Es­to de­pen­de­rá en gran me­di­da de la vo­lun­tad de Moscú pa­ra pre­sio­nar a los re­bel­des a re­ti­rar las tro­pas y ar­ma­men­to del te­rri­to­rio ucra­niano. Si es­te pun­to del acuer­do no se con­cre­ta en un pla­zo pru­den­te, es muy pro­ba­ble que au­men­te la ten­sión en la zo­na y se reac­ti­ven los en­fren­ta­mien­tos.

A pe­sar de su fra­gi­li­dad, el plan de paz es un va­lio­so primer pa­so, pe­ro fren­te a la ame­na­za que Ru­sia re­pre­sen­ta aho­ra pa­ra la es­ta­bi­li­dad in­ter­na­cio­nal, Oc­ci­den­te de­be man­te­ner una ac­ti­tud de fir­me­za, y en­viar se­ña­les cla­ras de que cual­quier in­ten­to de Moscú por vul­ne­rar los acuer­dos se­rá ob­je­to de du­ras san­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.