Re­for­ma y de­ser­ción es­co­lar

La Tercera - - CORREO - Mar­ce­lo Sán­chez A. Cris­tián Ga­bler

Se­ñor di­rec­tor: Sin per­jui­cio de lo avan­za­do en la dis­cu­sión en torno a los ejes de la re­for­ma edu­ca­cio­nal, pa­re­ce ne­ce­sa­rio en­fa­ti­zar as­pec­tos me­du­la­res como equi­dad, in­clu­sión y pre­ven­ción.

La de­ser­ción es­co­lar es la ma­ni­fes­ta­ción de una se­rie de vul­ne­ra­cio­nes ex­pre­sa­das en la au­sen­cia sos­te­ni­da de la sa­la de cla­ses. Hay que de­ter­mi­nar si es po­si­ble avan­zar de ma­ne­ra tem­pra­na en su de­tec­ción, en vez de es­pe­rar has­ta dos años pa­ra co­men­zar el pro­ce­so de re­vin­cu­la­ción.

Más aún, nos pre­gun­ta­mos si re­co­no­cer la de­ser­ción sig­ni­fi­ca trans­pa­ren­tar la ex­clu­sión de un sis­te­ma que no da so­por­te a ne­ce­si­da­des edu­ca­ti­vas es­pe­cia­les de mi­les de ni­ños que re­quie­ren apo­yo par­ti­cu­lar. Pen­sar una re­for­ma des­de la in­clu­sión re­quie­re ha­cer­se car­go de es­ta reali­dad. La exi­gen­cia de abrir las puer­tas a to­dos los es­tu­dian­tes lo úni­co que con­lle­va es au­men­tar de ma­ne­ra sis­te­má­ti­ca la de­ser­ción es­co­lar. Por ello, es­te mo­men­to re­sul­ta pro­pi­cio pa­ra con­si­de­rar pro­gra­mas que atien­dan la pre­ven­ción de la de­ser­ción y la re­in­ser­ción edu­ca­ti­va efi­caz. Cree­mos fun­da­men­tal que ini­cia­ti­vas que avan­cen en la pre­ven­ción de la de­ser­ción es­co­lar sean in­cor­po­ra­das ex­plí­ci­ta­men­te en la re­for­ma, como una opor­tu­ni­dad de ve­lar por la in­clu­sión efec­ti­va. ban­cos im­por­tan­tes han de­cla­ra­do que no re­quie­ren de los de­pó­si­tos de sus clien­tes, lo cual ha de­ri­va­do en la exis­ten­cia de ta­sas de in­te­rés y pri­mas ne­ga­ti­vas a los de­pó­si­tos y bo­nos en cier­tos paí­ses, y que tam­po­co ne­ce­si­tan pres­tar di­cho di­ne­ro a ter­ce­ros, ter­gi­ver­san­do ab­so­lu­ta­men­te la la­bor tra­di­cio­nal de la ins­ti­tu­ción que por esen­cia de­fi­nía al ca­pi­ta­lis­mo.

El he­cho que los ban­cos cen­tra­les es­tén otor­gan­do di­ne­ro gratis a des­ta­jo a los ban­cos pri­va­dos, ha he­cho que el aho­rro des­apa­rez­ca como una ne­ce­si­dad eco­nó­mi­ca, y que los in­tere­ses com­pen­sa­to­rios a di­cho es­fuer­zo sean ca­da vez más un lu­jo, lo que po­ne fin a cen­tu­rias de eco­no­mía ca­pi­ta­lis­ta, to­do lo cual se ha vis­to agra­va­do por la de­ci­sión de los mis­mos, y an­te el ba­jo ries­go que im­pli­ca el cos­to ce­ro del di­ne­ro, de uti­li­zar di­chos fon­dos en es­pe­cu­la­ción fi­nan­cie­ra e in­mo­bi­lia­ria pa­ra su pro­pio be­ne­fi­cio, en vez de prés­ta­mos.

Lo peor es que con es­tas me­di­das fi­nal­men­te quien con­tro­la los fun­da­men­tos eco­nó­mi­cos son los ban­cos cen­tra­les, quie­nes de­ci­den a su ar­bi­trio cuán­to di­ne­ro cir­cu­la­rá por la eco­no­mía, úni­co fac­tor re­le­van­te en un sis­te­ma que en­tra a de­pen­der ex­clu­si­va­men­te de la emi­sión inor­gá­ni­ca de di­ne­ro pa­ra su fi­nan­cia­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.