Ren­di­ción de cuen­tas

La Tercera - - CORREO - Pablo A. Va­len­zue­la Pe­dro La­rraín, Juan Carlos Klen­ner, Pe­dro Chu­bre­to­vic, Ma­xi­mi­li­ano Ra­vest, Ri­car­do Neu­mann y Sebastián Fi­gue­roa

Se­ñor di­rec­tor: Las au­to­ri­da­des que ejer­cen fun­cio­nes en el Es­ta­do de­be­rían dis­po­ner de le­gi­ti­mi­dad a par­tir de su desem­pe­ño o por el im­pe­rio de­mo­crá­ti­co. De es­te mo­do, los fun­cio­na­rios del Es­ta­do ten­drían que ren­dir cuen­tas a aquel agen­te de quien ema­ne su au­to­ri­dad pa­ra dis­po­ner de re­cur­sos pú­bli­cos. Los car­gos elec­tos se de­ben a sus vo­tan­tes y aque­llos de­sig­na­dos a sus su­pe­rio­res je­rár­qui­cos o a los or­ga­nis­mos de con­trol ad­mi­nis­tra­ti­vo, ju­di­cial o po­lí­ti­co que con­tem­pla nues­tra le­gis­la­ción. To­do es­to per­mi­te que el ejer­ci­cio del po­der pú­bli­co no se tra­duz­ca en ac­cio­nes ar­bi­tra­rias y que los re­cur­sos fis­ca­les no se uti­li­cen pa­ra el apro­ve­cha­mien­to in­di­vi­dual.

Los ca­sos del se­ñor Dá­va­los y de los le­gis­la­do­res acu­sa­dos de fi­nan­ciar irre­gu­lar­men­te sus cam­pa­ñas de­mues­tran que nues­tra es­truc­tu­ra de ren­di­ción de cuen­tas de­be per­fec­cio­nar­se pa­ra ajus­tar­se a los re­que­ri­mien­tos de una de­mo­cra­cia mo­der­na. Las fun­cio­nes que has­ta su re­nun­cia ejer­cía Dá­va­los apa­ren­te­men­te es­tán al mar­gen del con­trol al que las au­to­ri­da­des po­lí­ti­cas y ad­mi­nis­tra­ti­vas que­dan so­me­ti­das. Mien­tras que los le­gis­la­do­res vin­cu­la­dos al ca­so Pen­ta si­guen le­gis­lan­do aun cuan­do exis­ten in­tere­ses in­vo­lu­cra­dos de aque­llos que fi­nan­cia­ron sus cam­pa­ñas.

Es­ta si­tua­ción de­be­ría ser co­rre­gi­da de acuer­do a los más al­tos es­tán­da­res de trans­pa­ren­cia y pro­bi­dad en la fun­ción pú­bli­ca. in­ver­tir más en ca­pi­tal hu­mano, pa­ra se­guir me­jo­ran­do la in­fra­es­truc­tu­ra de los co­le­gios y su nor­ma­li­za­ción, me­jo­rar los ser­vi­cios de trans­por­te es­co­lar, desa­rro­llar ac­ti­vi­da­des ar­tís­ti­co cul­tu­ra­les, y otras me­di­das que per­mi­ten re­for­zar la educación pú­bli­ca mu­ni­ci­pal.

No hay tiem­po que per­der. Que­re­mos que las fa­mi­lias nos eli­jan por nues­tras vir­tu­des y no que se vean obli­ga­das a es­co­ger­nos por la fal­ta de ofer­ta edu­ca­ti­va. Dé­jen­nos po­ner­nos los pa­ti­nes y ve­rán como co­rre­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.