Re­for­ma la­bo­ral y va­lo­ri­za­ción de los sin­di­ca­tos

La Tercera - - NEGOCIOS 15.000 -

Uno de los ar­gu­men­tos que más se ha uti­li­za­do pa­ra cri­ti­car el pro­yec­to de mo­der­ni­za­ción de las re­la­cio­nes la­bo­ra­les en­via­do al Con­gre­so por la Pre­si­den­ta el 29 de di­ciem­bre, es que és­te ten­dría un ses­go pro sin­di­ca­tos, que se­ría una re­for­ma sin­di­cal más que la­bo­ral. Es­te es­lo­gan no só­lo ejem­pli­fi­ca la de­bi­li­dad de ar­gu­men­tos de los ad­ver­sa­rios de la re­for­ma, sino que, ade­más, con­lle­va un pre­jui­cio im­plí­ci­to: que la exis­ten­cia de los sin­di­ca­tos es, por de­fi­ni­ción, ne­ga­ti­va y per­ju­di­cial pa­ra los tra­ba­ja­do­res y pa­ra el mer­ca­do la­bo­ral.

Con­tra ese pre­jui­cio, las so­cie­da­des de­mo­crá­ti­cas y los tra­ta­dos in­ter­na­cio­na­les de la OIT re­co­no­cen en los sin­di­ca­tos una ex­pre­sión le­gí­ti­ma de re­pre­sen­ta­ción de los in­tere­ses de los tra­ba­ja­do­res, un en­te fun­da­men­tal pa­ra en­ri­que- cer la co­la­bo­ra­ción bi­la­te­ral en la em­pre­sa y una ex­pre­sión ge­nui­na de la so­cie­dad de­mo­crá­ti­ca. De he­cho, el va­lor so­cial de los sin­di­ca­tos es­tá re­co­no­ci­do en la ac­tual Cons­ti­tu­ción.

En es­ta pers­pec­ti­va, un as­pec­to que me in­tere­sa re­sal­tar es­pe­cial­men­te es que los sin­di­ca­tos son una ins­tan­cia ins­ti­tu­cio­nal de re­pre­sen­ta­ción en ma­te­ria la­bo­ral, un me­dio que es­tá al ser­vi­cio de los tra­ba­ja­do­res. Agre­gan los in­tere­ses de aque­llos y for­ta­le­cen su po­der de re­pre­sen­ta­ción. De esa ma­ne­ra, con­tri­bu­yen a equi­li­brar las re­la­cio­nes en­tre los tra­ba­ja­do­res y los em­plea­do­res, y per­mi­ten ade­más es­truc­tu­rar una co­la­bo­ra­ción bi­la­te­ral de lar­go pla­zo, lo que con­tras­ta con la fu­ga­ci­dad de los gru­pos ne­go­cia­do­res.

En otro plano, ca­be des­ta­car que el re­cha­zo a los sin­di­ca­tos, ex­pre­sa­do por al­gu­nos sec­to­res, tie­ne una pro­fun­da raíz ideo­ló­gi­ca, cu­yo ori­gen doc­tri­na­rio se en­cuen­tra en las con­cep­cio­nes más or­to­do­xas del neo­li­be­ra­lis­mo. En es­te pa­ra­dig­ma los sin­di­ca­tos son con­cep­tua­li­za­dos como “mo­no­po­lios” o “car­te­les” que son ne­ga­ti­vos en sí mis­mos, por­que ele­va­rían “ar­ti­fi­cial­men­te” el va­lor del tra­ba­jo en la eco­no­mía (léa­se a Ha­yek o Mil­ton Fried­man a es­te res­pec­to). Esa es la doc­tri­na que im­preg­na en to­da su ex­ten­sión al Plan La­bo­ral de los ‘80, que per­vi­ve en nues­tro or­de­na­mien­to ju­rí­di­co que ri­ge el ejer­ci­cio de los de­re­chos co­lec­ti­vos.

Asu­ma­mos la reali­dad: ya han si­do de­ma­sia­dos los años de con­cul­ca­ción de los de­re­chos co­lec­ti­vos de los tra­ba­ja­do­res en Chile, lo que es un fac­tor que in­flu­ye de ma­ne­ra de­ci­si­va en el he­cho de que ten­ga­mos la peor dis­tri­bu­ción del in­gre­so de la Ocde y una cre­cien­te con­flic­ti­vi­dad al mar­gen del cau­ce ins­ti­tu­cio­nal.

Lo que bus­ca el pro­yec­to del go­bierno es ge­ne­rar un mar­co ins­ti­tu­cio­nal de de­re­chos co­lec­ti­vos que per­mi­ta el ejer­ci­cio de re­la­cio­nes la­bo­ra­les mo­der­nas y jus­tas, mar­ca­das por la co­la­bo­ra­ción y ba­sa­das en el equi­li­brio en­tre las con­tra­par­tes. Un mar­co en que am­bas par­tes ga­nen al ba­lan­cear me­jo­ras dis­tri­bu­ti­vas con ma­yor pro­duc­ti­vi­dad. Na­da más, pe­ro na­da me­nos.

La pues­ta en va­lor de los sin­di­ca­tos y la en­tre­ga de me­jo­res he­rra­mien­tas pa­ra ne­go­ciar, a ellos y los tra­ba­ja­do­res, no es só­lo un ac­to de fuer­te va­lor sim­bó­li­co, que bus­ca de­jar atrás una he­ren­cia ins­ti­tu­cio­nal ge­ne­ra­da en con­di­cio­nes no de­mo­crá­ti­cas; es tam­bién un pa­so clave pa­ra ha­cer de Chile un país que se en­ca­mi­ne a un desa­rro­llo in­clu­si­vo, don­de los fru­tos de la crea­ción co­mún de ri­que­za les lle­guen a to­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.