Es­té­ti­ca y po­lí­ti­ca

La Tercera - - OPINIÓN - Daniel Man­suy

SI QUE­RE­MOS ser ri­gu­ro­sos, el fin de la aven­tu­ra pú­bli­ca de Sebastián Dá­va­los Ba­che­let no era di­fí­cil de pre­ver. Su lle­ga­da a la di­rec­ción so­cio­cul­tu­ral fue una de­ci­sión au­daz lue­go del epi­so­dio de los Le­xus (nun­ca acla­ra­do del to­do), pues Dá­va­los pa­re­ce te­ner cier­tos há­bi­tos po­co com­pa­ti­bles con el dis­cur­so del ac­tual go­bierno. Pa­ra peor, el hi­jo de la Pre­si­den­ta tie­ne una sen­si­bi­li­dad po­lí­ti­ca par­ti­cu­lar­men­te atro­fia­da. Tal vez por cier­ta in­ma­du­rez, su com­po­si­ción de lu­gar ca­re­ce cons­tan­te­men­te de co­ne­xión con la reali­dad.

Sin em­bar­go, es di­fí­cil que la Pre­si­den­ta pa­gue un cos­to de­ma­sia­do ele­va­do por el he­cho: Mi­che­lle Ba­che­let ha za­fa­do de cues­tio­nes bas­tan­te más pe­lia­gu­das, Tran­san­tia­go y te­rre­mo­to in­clui­dos. Es cier­to que la de­re­cha lo­gró que el ca­so Pen­ta pa­sa­ra a se­gun­do plano, pe­ro la opo­si­ción ne­ce­si­ta bas­tan­te más que erro­res del ad­ver­sa­rio pa­ra vol­ver a po­ner­se de pie.

Con to­do, el fe­nó­meno más in­tere­san­te que de­ve­la el epi­so­dio Dá­va­los es una con­tra­dic­ción vi­tal muy tí­pi­ca de la iz­quier­da, en la que in­cu­rre ca­da vez que enar­bo­la exi­gen­cias mo­ra­les ele­va­das que no es­tá dis­pues­ta a cum­plir. No po­de­mos ol­vi­dar que el dis­cur­so de la Nue­va Ma­yo­ría es­tá fun­da­do en un im­pe­ra­ti­vo éti­co y mo­ral: los gra­dos de de­sigual­dad de nues­tra so­cie­dad son inacep­ta­bles. Ya he­mos vis­to las di­fi­cul­ta­des que con­lle­va la apli­ca­ción de un re­gis­tro mo­ral al plano po­lí­ti­co cuan­do no se ha rea­li­za­do el in­dis­pen­sa­ble es­fuer­zo de me­dia­ción. Pues bien, aho­ra po­de­mos ob­ser­var la se­gun­da gran di­fi­cul­tad del dis­cur­so, que guar­da re­la­ción con la cohe­ren­cia.

En es­ta di­men­sión, la iz­quier­da nos de­be más de una ex­pli­ca­ción, pues pre­di­ca gus­to­sa una mo­ral que es­tá le­jos de prac­ti­car: prohí­be el copago y la se­lec­ción mien­tras sus hi­jos asis­ten a es­cue­las pri­va­das que co­bran y se­lec­cio­nan; cri­ti­ca la se­gre­ga­ción ur­ba­na al mis­mo tiem­po que vi­ve en ba­rrios pri­vi­le­gia­dos, se atien­de en la sa­lud pri­va­da y ve­ra­nea en bal­nea­rios ex­clu­si­vos. Dá­va­los no es sino el epí­to­me de un fe­nó­meno muy am­plio que per­mi­te po­ner en du­da la sin­ce­ri­dad de un pro­gra­ma y de una vo­ca­ción (¿se­rá ne­ce­sa­rio re­pe­tir que las py­mes no sue­len te­ner ac­ce­so al due­ño del ban­co, ni a un cré­di­to en esas con­di­cio­nes, ni a una ga­nan­cia de va­rios mi­llo­nes de dó­la­res en un ne­go­cio de es­pe­cu­la­ción in­mo­bi­lia­ria que agra­va­rá la se­gre­ga­ción ur­ba­na y es­co­lar?).

En su­ma, una crí­ti­ca pro­fun­da a la de­sigual­dad exi­ge cier­to pu­dor o, si se quie­re, cier­to sen­ti­do es­té­ti­co. Es­to im­pli­ca asu­mir que bue­na par­te de la iz­quier­da vi­ve en un mun­do lleno de pri­vi­le­gios, y que la lu­cha con­tra la de­sigual­dad no tie­ne des­tino si no hay una re­fle­xión per­so­nal so­bre los de­be­res que es­to con­lle­va. Por eso es tan tor­pe la re­fe­ren­cia a la le­ga­li­dad: el ac­ce­so de­sigual a cier­to ti­po de bie­nes es un pro­ble­ma mu­cho más cul­tu­ral que ju­rí­di­co. Por lo mis­mo, mien­tras la iz­quier­da no com­pren­da que su éti­ca pú­bli­ca de­be ir acom­pa­ña­da de una es­té­ti­ca, es­ta­rá con­de­na­da a per­pe­tuar las de­sigual­da­des, cum­plien­do así al pie de la le­tra ca­da una de las pro­fe­cías de ese gran so­cia­lis­ta que fue Geor­ge Or­well. Mien­tras la iz­quier­da no com­pren­da que su éti­ca pú­bli­ca de­be ir acom­pa­ña­da de una es­té­ti­ca, es­ta­rá con­de­na­da a per­pe­tuar las de­sigual­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.