Leo­pol­do López

La Tercera - - OPINIÓN - So­le­dad Al­vear

HOY, HA­CE un año que fue de­te­ni­do el lí­der de­mo­crá­ti­co venezolano Leo­pol­do López, al­cal­de dos ve­ces elec­to del mu­ni­ci­pio de Cha­cao. Aún si­gue so­me­ti­do a jui­cio, sin las ga­ran­tías de un Es­ta­do de De­re­cho, prác­ti­ca­men­te a puer­tas ce­rra­das, en el que no se ha per­mi­ti­do la pre­sen­cia de ob­ser­va­do­res in­ter­na­cio­na­les. Sor­pren­de, ade­más, la nu­la in­for­ma­ción ofi­cial al res­pec­to, por es­tos días, en que se de­be­rían rea­li­zar nue­vas au­dien­cias. Se le acu­sa ab­sur­da­men­te de un lla­ma­do im­plí­ci­to pa­ra sub­ver­tir vio­len­ta­men­te el or­den ins­ti­tu­cio­nal, un car­go fue­ra de to­da reali­dad y con­tra­rio a los prin­ci­pios del de­re­cho pe­nal.

Tam­bién ha­ce unos días se cum­plió un año de las pro­tes­tas es­tu­dian­ti­les, re­pri­mi­das sin me­di­da por las fuer­zas po­li­cia­les, la Guar­dia Na­cio­nal Bo­li­va­ria­na y gru­pos pa­ra­po­li­cia­les par­ti­da­rios del go­bierno. Se­gún aca­ba de in­for­mar la fis­cal ge­ne­ral, hu­bo en ese mo­men­to 43 muer­tos, 878 le­sio­na­dos y 3.351 de­te­ni­dos, de los cua­les 41 que­dan aún pri­va­dos de li­ber­tad.

Leo­pol­do per­ma­ne­ce en­car­ce­la­do has­ta el mo­men­to de es­cri­bir es­ta co­lum­na. Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal, la Co­mi­sión de De­re­chos Hu­ma­nos de la ONU, la Co­mi­sión con­tra la Tor­tu­ra, el Par­la­men­to Eu­ro­peo, el Va­ti­cano y lí­de­res mun­dia­les como el pre­mio No­bel Oscar Arias, así como un gru­po de ex mi­nis­tros de la Con­cer­ta­ción chi­le­na, han exi­gi­do su li­be­ra­ción y de los de­más pre­sos po­lí­ti­cos, en­tre ellos de­ce­nas de es­tu­dian­tes. Es­tos de­nun­cia­ron en su mo­men­to tra­to cruel, ve­ja­cio­nes, gol­pes, tor­tu­ra psi­co­ló­gi­ca, tor­tu­ra fí­si­ca y ro­bo, en una au­dien­cia a la que fue­ron pre­sen­ta­dos inusual­men­te en ho­ras de la ma­dru­ga­da.

A la cri­sis po­lí­ti­ca que vi­ve el her­mano país, se su­ma una crí­ti­ca si­tua­ción eco­nó­mi­ca, agra­va­da por la baja del pe­tró­leo, cu­yos in­gre­sos du­ran­te el au­ge de los pre­cios no se tra­du­je­ron en me­jo­ras es­truc­tu­ra­les ni in­ver­sio­nes. Ha au­men­ta­do la po­bre­za. La co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal se ha mo­vi­li­za­do an­te el cre­cien­te cli­ma de en­fren­ta­mien­to, ha­cien­do lla­ma­dos al diá­lo­go, el res­pe­to a los prin­ci­pios de­mo­crá­ti­cos y a los com­pro­mi­sos in­ter­na­cio­na­les de Ve­ne­zue­la en ma­te­ria de de­re­chos hu­ma­nos. Sin em­bar­go, ve­mos en su go­bierno y las fuer­zas que lo res­pal­dan una in­con­ce­bi­ble in­ca­pa­ci­dad po­lí­ti­ca pa­ra en­ten­der las di­ná­mi­cas de la de­mo­cra­cia. La de­mo­cra­cia no se le­gi­ti­ma so­la­men­te por ac­tos elec­cio­na­rios for­mal­men­te rea­li­za­dos. Es de la esen­cia que exis­ta li­ber­tad de ex­pre­sión, se­pa­ra­ción de los po­de­res, trans­pa­ren­cia, pro­tec­ción a los de­re­chos hu­ma­nos y un cli­ma de “amis­tad cí­vi­ca”. Ma­ri­tain plantea, con ra­zón, que “si la es­truc­tu­ra de la so­cie­dad sur­ge an­te to­do de la jus­ti­cia, el di­na­mis­mo vi­tal y la fuer­za crea­do­ra in­ter­na de la so­cie­dad sur­gen de la ‘amis­tad cí­vi­ca’”. Es­tas con­di­cio­nes son un de­ber pri­mor­dial de los go­bier­nos y las fuer­zas po­lí­ti­cas, que en ca­so del her­mano país se es­tán de­te­rio­ran­do.

Des­de Chile de­be­mos se­guir so­li­da­ri­zan­do con los sec­to­res re­pri­mi­dos, apo­yan­do so­lu­cio­nes pa­ra en­cau­zar el ci­clo po­lí­ti­co den­tro de las re­glas que el sis­te­ma mul­ti­la­te­ral pres­cri­be. De­be­mos se­guir so­li­da­ri­zan­do des­de Chile con los sec­to­res re­pri­mi­dos en Ve­ne­zue­la, apo­yan­do so­lu­cio­nes pa­ra en­cau­zar el ci­clo po­lí­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.