“La ciu­dad como opor­tu­ni­dad”

La Tercera - - CORREO - Fe­li­pe Ales­san­dri V. An­drea Balbontín Clau­dia No­guei­ra

Se­ñor di­rec­tor: Par­ti­mos de la pre­mi­sa que to­dos es­ta­mos por pro­te­ger nues­tro pa­tri­mo­nio. Sin em­bar­go, el có­mo lo pro­te­ge­mos es fun­da­men­tal. El mu­ni­ci­pio ca­pi­ta­lino -bien ins­pi­ra­do- en 2013 de­cla­ró 285 in­mue­bles de con­ser­va­ción his­tó­ri­ca y aho­ra bus­ca de­cla­rar 186 más. Muy loa­ble re­sul­ta dar pro­tec­ción a al­gu­na zo­na o in­mue­ble, pe­ro ese afán de­be ser fun­da­do y no pue­de tra­du­cir­se en una im­po­si­ción de exi­gen­cias pa­ra sus due­ños por par­te de la au­to­ri­dad.

Des­de que un in­mue­ble es de­cla­ra­do de con­ser­va­ción, cual­quier in­ter­ven­ción que se le ha­ga de­be ser au­to­ri­za­da por la Se­re­mi de Vi­vien­da y Ur­ba­nis­mo y/o la Di­rec­ción de Obras, per­mi­sos que mu­chas ve­ces re­quie­ren el pa­tro­ci­nio de ar­qui­tec­tos y que tar­dan me­ses en tra­mi­tar­se. Es­to, en la prác­ti­ca, di­fi­cul­ta la de­bi­da man­ten­ción de los mis­mos y en­ca­re­ce la eje­cu­ción de la obra de man­te­ni­mien­to, trans­for­mán­do­se en un boo­me­rang que ge­ne­ra su de­te­rio­ro y no su pues­ta en va­lor.

Un ejem­plo pal­pa­ble es lo ocu­rri­do en los co­le­gios que en 2013, con­tra la vo­lun­tad de sus sos­te­ne­do­ra y la mía, por cier­to, al­can­za­ron esa no­men­cla­tu­ra.

La res­pues­ta a es­te te­ma se tra­du­ce en bus­car equi­li­brios. Dar pro­tec­ción a in­mue­bles que efec­ti­va­men­te ten­gan va­lor pa­tri­mo­nial u otor­guen iden­ti­dad a nues­tros ba­rrios y, a la vez, en­con­trar el me­ca­nis­mo –sub­si­dio, exen­ción u otro- pa­ra que esa de­cla­ra­ción no se trans­for­me en una pe­sa­da mo­chi­la que en la prác­ti­ca re­sul­ta ser una ex­pro­pia­ción en­cu­bier­ta. to­do aten­ta­do a la vida: pe­na de muer­te, torturas, ham­bre, armamentismo, gue­rras, des­truc­ción del en­torno na­tu­ral”.

Tam­po­co es un te­ma de re­li­gión o fun­da­men­ta­lis­mos. Per­so­na­li­da­des de iz­quier­da o ateos con­tra­rios al abor­to hay mu­chos. Por ci­tar al­gu­nos: Nor­ber­to Bob­bio; Pao­lo Pas­so­li­ni (ci­neas­ta, co­mu­nis­ta, ateo, ho­mo­se­xual y an­ti­sis­te­ma), quien con­si­de­ró la le­ga­li­za­ción del abor­to como la leg a l i z a c i ón del ho­mi­ci­dio; o Gus­ta­vo Bueno (fi­ló­so­fo mar­xis­ta), quien ex­pre­sa “de­fen­der el abor­to es como de­fen­der la es­cla­vi­tud y su le­ga­li­za­ción es per­ver­tir la de­mo­cra­cia”.

¿Es en­ton­ces de con­ser­va­do­res la de­fen­sa irres­tric­ta de los de­re­chos hu­ma­nos -en­tre ellos, el de­re­cho a la vida-, o ata­ñe a la so­cie­dad com­ple­ta, con pres­cin­den­cia de pen­sa­mien­to po­lí­ti­co, so­cial, cul­tu­ral o re­li­gio­so? Se­ñor di­rec­tor: En car­ta pu­bli­ca­da ayer, Ma­xi­mi­li­ano Re­yes se­ña­la que el pro­yec­to so­bre abor­to en las cau­sa­les de ries­go de la vida de la ma­dre, in­via­bi­li­dad fe­tal y vio­la­ción no pre­ten­de le­ga­li­zar di­cha con­duc­ta, sino só­lo des­pe­na­li­zar­la y que la obli­ga­ción del Es­ta­do de ase­gu­rar las “le­gí­ti­mas pres­ta­cio­nes de sa­lud” no vul­ne­ra­ría de­re­chos hu­ma­nos. Al res­pec­to, dos co­men­ta­rios.

Se des­pe­na­li­za una con­duc­ta cuan­do se su­pri­me su ti­pi­fi­ca­ción como de­li­to pe­nal, pe­ro ella con­ti­núa sien­do con­tra­ria al or­de­na­mien­to ju­rí­di­co, exis­tien­do al­gu­na san­ción de otro ti­po, de ín­do­le c i v i l o a dmi­nis­trat i v o. En cam­bio, se le­ga­li­za cuan­do se per­mi­te una con­duc­ta que has­ta ese mo­men­to es­ta­ba prohi­bi­da por ley (la prohi­bi­ción pue­de ser pe­nal, pe­ro tam­bién ci­vil, ad­mi­nis­tra­ti­va, etc.).

En el ca­so del abor­to en las tres cau­sa­les, al ex­cluir de la ley pe­nal di­cha con­duc­ta y no exis­tir nin­gún otro ti­po de san­ción a quien la rea­li­za, ya no se con­si­de­ra con­tra­ria al or­de­na­mien­to ju­rí­di­co, sino que se la es­ti­ma per­mi­ti­da; es de­cir, le­ga­li­za­da. Mues­tra es que el Es­ta­do es­ta­rá obli­ga­do a ga­ran­ti­zar las pres­ta­cio­nes de sa­lud por abor­to en las cau­sa­les co­men­ta­das, dis­po­nien­do de re­cur­sos hu­ma­nos y fi­nan­cie­ros.

Por otro la­do, las “le­gí­ti­mas pres­ta­cio­nes de sa­lud” im­pli­can en­tre otras co­sas, que el Es­ta­do ase­gu­re el de­re­cho a abor­tar que su­pues­ta­men­te ten­dría la mu­jer em­ba­ra­za­da; es de­cir, si la vida del ser hu­mano que es­tá por na­cer pue­de ser ter­mi­na­da o no en las cau­sa­les pre­vis­tas por el pro­yec­to, de acuer­do a su op­ción. Es­to vul­ne­ra los de­re­chos hu­ma­nos del que es­tá por na­cer, al de­pen­der su vida, de­re­cho hu­mano bá­si­co, del ar­bi­trio de ter­ce­ros, tra­tán­do­lo como ob­je­to y no como su­je­to, y qui­tán­do­le fi­nal­men­te el Es­ta­do la dig­ni­dad que se me­re­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.