Ca­so Ca­val

La Tercera - - CORREO - Ro­ber­to Mu­ñoz Ba­rra Juan Mon­te­ne­gro

Se­ñor di­rec­tor: El “nue­ra­ga­te” es­tá lleno de im­pli­can­cias in­gra­tas. Quie­nes he­mos te­ni­do res­pon­sa­bi­li­da­des pú­bli­cas no de­be­mos prac­ti­car el vie­jo ada­gio por con­ve­nien­cias per­so­na­les de que “en bo­ca ce­rra­da no en­tran mos­cas”. La in­creí­ble transac­ción cre­di­ti­cia y co­mer­cial en la cual par­ti­ci­pa el se­ñor Dá­va­los se pue­de con­si­de­rar como un tsu­na­mi po­lí­ti­co.

De­jo cons­tan­cia de que he per­te­ne­ci­do a la Con­cer­ta­ción y aho­ra a la Nue­va Ma­yo­ría. Mi for­ma­ción y ex­pe­rien­cia me han acon­se­ja­do que por mu­chas leal­ta­des no se de­be co­mul­gar con rue­das de ca­rre­ta. Ser re­ci­bi­do por el due­ño de un ban­co cre­di­ti­cio como em­pre­sa­rio de una so­cie­dad con seis mi­llo­nes de pe­sos, y sa­lir con un cré­di­to de seis mil mi­llo­nes, es pa­ra el Li­bro de Gui­ness.

Sea­mos cla­ros: el se­ñor Dá­va­los le ra­yó el pa­ño a la Pre­si­den­ta de la Re­pú­bli­ca, que es su ma­dre. Per­so­nal­men­te, veía a nues­tra Pre­si­den­ta en la ca­rre­ra por ser la se­cre­ta­ria ge­ne­ral de Na­cio­nes Uni­das en re­em­pla­zo de Ban Ki­moon, pe­ro tras es­to no me pa­re­ce tan cla­ro.

Si al­guien del go­bierno lee es­ta car­ta su­gie­ro que no ol­vi­de el afo­ris­mo “los cui­da­dos del sa­cris­tán ter­mi­na­ron ma­tan­do al se­ñor cu­ra”. Fe­li­ci­tar y dar­se por con­for­ma­dos con que Dá­va­los re­nun­cia­ra al car­go, don­de se ma­ne­jan mi­les de mi­llo­nes de pe­sos, me pa­re­ce una ac­ti­tud fría y cí­ni­ca. Su de­cla­ra­ción re­sul­tó sin con­te­ni­do e in­cohe­ren­te, fal­tán­do­le el res­pe­to a un país ávi­do de in­for­ma­ción.

La eli­te po­lí­ti­ca de uno y otro la­do par­ti­ci­pan cui­dan­do los vo­tos. Pe­ro se equi­vo­can. Es­ta es­tra­te­gia erra­da só­lo au­men­ta el des­pres­ti­gio de la po­lí­ti­ca, que es una no­ble ac­ti­vi­dad.

No nos equi­vo­que­mos. Se po­drá cons­truir un dis­cur­so ab­so­lu­to­rio, pe­ro Chile es­pe­ra una de­cla­ra­ción de Luk­sic y la­men­ta­ble­men­te de nues­tra Pre­si­den­ta, que es­tá en el ca­ri­ño de mi­llo­nes de chi­le­nos que su­fren por su si­len­cio.

No voy a re­pe­tir los ar­gu­men­tos que an­ti­ci­pa­ron es­te desas­tre, pe­ro sí con­sig­nar que es­ta nor­ma no fue fru­to del arre­ba­to ni la ra­pi­dez del trá­mi­te le­gis­la­ti­vo. Por eso es in­dis­pen­sa­ble no só­lo mo­di­fi­car la Ley de Pes­ca, sino tam­bién in­ves­ti­gar qué re­la­ción exis­tió en­tre po­lí­ti­ca y di­ne­ro, ya que po­dría ser un nue­vo ca­so Pen­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.