NE­GO­CIOS EN PRO­BLE­MAS

La Tercera - - MUNDO -

Ban­co de Ve­ne­zue­la

Es­ta en­ti­dad for­ma­ba par­te del gru­po es­pa­ñol San­tan­der y fue ex­pro­pia­da en 2009 por el en­ton­ces Pre­si­den­te Hu­go Chá­vez.

Ce­mex

Ve­ne­zue­la con­tro­ló la in­dus­tra ce­men­te­ra tras la na­cio­na­li­za­ción de las tres prin­ci­pa­les pro­duc­to­ras: Ce­mex, La­far­ge y Hol­cim.

Ex­xon Mo­vil

La pe­tro­le­ra es­ta­dou­ni­den­se re­ci­bió en 2014 cer­ca de US$ 1.600 mi­llo­nes en com­pen­sa­ción por la na­cio­na­li­za­ción de sus ac­ti­vos en el país sud­ame­ri­cano. des­ta­ca­ron que el go­bierno es­ta­ba “irri­ta­do” al ver có­mo en los me­dios españoles se des­cri­bió la re­la­ción de Po­de­mos y el go­bierno venezolano, como el “ta­lón de aqui­les” de ese par­ti­do es­pa­ñol.

Tan­to el Par­ti­do Po­pu­lar de Ma­riano Ra­joy como el Par­ti­do So­cia­lis­ta han acu­sa­do a Po­de­mos, de ha­ber si­do fi­nan­cia­dos por Ve­ne­zue­la, si­tua­ción que el lí­der de esa co­lec­ti­vi­dad, Pablo Igle­sias, ha re­cha­za­do en va­rias oca­sio­nes.

Ade­más, los fun­cio­na­rios del go­bierno de Ma­du­ro tras­mi­tie­ron a los em­pre­sa­rios españoles una que­ja por el tra­to que el je­fe de go­bierno es­pa­ñol y su equi­po de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res, ha te­ni­do con Ma­du­ro, quien “ha lle­ga­do a ser nin­gu­nea­do” por Es­pa­ña en dis­tin­tas ci­tas in­ter­na­cio­na­les.

La pre­sión ejer­ci­da des­de Ca­ra­cas bus­ca que los em­pre­sa­rios uti­li­cen sus me­ca­nis­mos en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción pa­ra me­jo­rar la per­cep­ción que tie­nen los españoles so­bre Ve­ne­zue­la.

Otra de las preo­cu­pa­cio­nes del go­bierno venezolano te- nía que ver con las in­for­ma­cio­nes re­la­cio­na­das con Dios­da­do Ca­be­llo, el pre­si­den­te de la Asam­blea Na­cio­nal y con­si­de­ra­do el nú­me­ro dos del cha­vis­mo, que fue­ron pu­bli­ca­das en Abc y que ha­bla­ban de una su­pues­ta co­ne­xión en­tre el po­lí­ti­co y el nar­co­trá­fi­co.

El mi­nis­tro de In­dus­tria, Ener­gía y Tu­ris­mo, Jo­sé Ma­nuel Soria, ca­li­fi­có la si­tua­ción de “ab­so­lu­ta­men­te in­to­le­ra­ble”. En una en­tre­vis­ta en la te­le­vi­sión re­gio­nal Telemadrid, Soria ase­gu­ró que no se pue­den exi­gir “in­tere­ses que na­da tie­nen que ver con los in­tere­ses le­gí­ti­mos de las em­pre­sas que ope­ran en Ve­ne­zue­la”. El mi­nis­tro re­co­no­ció tam­bién que el go­bierno es­pa­ñol es­tá “preo­cu­pa­do” por las exi­gen­cias rea­li­za­das por el go­bierno de Ma­du­ro.

Tam­bién el mi­nis­tro es­pa­ñol de Asun­tos Ex­te­rio­res, Jo­sé Ma­nuel Gar­cía Mar­ga­llo, se pro­nun­ció so­bre el asun­to y ase­gu­ró que “en un Es­ta­do de­mo­crá­ti­co y de de­re­cho, las li­ber­ta­des de opi­nión y pren­sa son prin­ci­pios ab­so­lu­ta­men­te irre­nun­cia­bles”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.