La ofen­si­va di­plo­má­ti­ca de Moscú en áreas de in­fluen­cia de Oc­ci­den­te

Pu­tin vi­si­tó ayer Hun­gría, país miem­bro de la UE, con quien tie­ne acuer­dos ener­gé­ti­cos. La se­ma­na pa­sa­da via­jó a El Cairo.

La Tercera - - MUNDO - Cris­ti­na Ci­fuen­tes

En me­dio de la cri­sis que afec­ta al es­te de Ucra­nia, el Pre­si­den­te ru­so, Vla­di­mir Pu­tin, bus­ca ex­pan­dir los víncu­los de Moscú en zo­nas de in­fluen­cia de Oc­ci­den­te, y no só­lo en Eu­ro­pa, como es el ca­so de Hun­gría, Gre­cia y Fran­cia, sino que tam­bién en Egip­to y Pa­kis­tán, tra­di­cio­na­les alia­dos de Es­ta­dos Uni­dos.

El man­da­ta­rio ru­so lle­gó ayer has­ta Budapest, en la se­gun­da vi­si­ta ha­cia un país de la Unión Eu­ro­pea des­de que es­ta­lló la cri­sis en Ucra­nia. Pu­tin se en­tre­vis­tó con el primer mi­nis­tro hún­ga­ro, Vik­tor Or­bán, al que con­si­de­ra “su im­por­tan­te alia­do” en Eu­ro­pa. Uno de los te­mas a tra­tar fue el ener­gé­ti­co, de­bi­do a que el 80% del gas na­tu­ral que con­su­me Hun­gría es su­mi­nis­tra­do por los ru­sos y se es­pe­ra que en po­co más de una dé­ca­da Moscú tam­bién su­mi­nis­tre el 56% de la elec­tri­ci­dad. Ade­más, Ru­sia acor­dó el año pa­sa­do cons­truir reac­to­res nu­clea­res en la plan­ta de Paks a cam­bio de US$ 11 mil mi­llo­nes en cré­di­tos.

Los ana­lis­tas in­ter­pre­ta­ron es­ta vi­si­ta de Pu­tin como un in­ten­to de acer­car a Hun­gría más ha­cia el es­te. La im­por­tan­cia de es­te país tam­bién ra­di­ca en que es un miem­bro tan­to de la Unión Eu­ro­pea como de la OTAN. Se­gún At­ti­la Juhász, ana­lis­ta del hún­ga­ro Ins­ti­tu­to Po­lí­ti­ca Ca­pi­tal con­sul­ta­do por la agen­cia Efe, Budapest tie­ne una “po­lí­ti­ca de co­lum­pios”, por­que tra­ta de man­te­ner bue­nas re­la­cio­nes tan­to con Bru­se­las como con Moscú.

Pe­ro en las úl­ti­mas se­ma­nas los es­fuer­zos ru­sos tam­bién han lle­ga­do has­ta Gre­cia. A fi­nes de enero, el re­cién asu­mi­do can­ci­ller Ni­kos Kot­zias dio lu­ces de la po­si­ción del nue­vo go­bierno en ma­te­ria de po­lí­ti­ca ex­te­rior y cri­ti­có las san­cio­nes con­tra Moscú que es­ta­ba eva­luan­do por ese en­ton­ces la Unión Eu­ro­pea. “No es­ta­mos de acuer­do con el es­pí­ri­tu de las san­cio­nes en con­tra de Ru­sia. Gre­cia tra­ba­ja por la res­tau­ra­ción de la paz en Ucra­nia y, a la vez, tra­ba­ja pa­ra evi­tar una rup­tu­ra en­tre la UE y Ru­sia”, di­jo.

In­clu­so en me­dio de las ne­go­cia­cio­nes de la deu­da grie­ga, el can­ci­ller ru­so, Ser­guei La­vrov, di­jo que si Gre­cia lo so­li­ci­ta­ba, ellos po­drían en­tre­gar­le ayu­da eco­nó­mi­ca.

En no­viem­bre pa­sa­do un cen­tro de es­tu­dios re­ve­ló la ayu­da de Moscú a al­gu­nos po­lí­ti­cos y par­ti­dos eu­ro­peos, en­tre los que se cuen­ta el Fren­te Na­cio­nal en Fran­cia, al que se le otor­gó un prés­ta­mo por US$ 10,2 mi­llo­nes, que ayu­da­rá a fi­nan­ciar la cam­pa­ña pa­ra las elec­cio­nes del pró­xi­mo año.

Ade­más, han te­ni­do nu­tri­dos con­tac­tos con po­lí­ti­cos ale­ma­nes del Par­ti­do Na­cio­nal De­mo­crá­ti­co y del eu­ro­es­cép­ti­co Al­ter­na­ti­va pa­ra Ale­ma­nia.

Los ojos del Krem­lin han lle­ga­do más allá. El lu­nes de la se­ma­na pa­sa­da, Pu­tin via­jó a El Cairo, pa­ra una vi­si­ta de dos días, que fue vis­ta por los ana­lis­tas como un cla­ro men­sa­je ha­cia Es­ta­dos Uni­dos. “Pu­tin si­gue sa­can­do par­ti­do de las am­bi­güe­da­des y con­tra­dic­cio­nes de las po­lí­ti­cas oc­ci­den­ta­les res­pec­to a Me­dio Orien­te”, sos­tu­vo a la agen­cia Fran­ce Pres­se, An­na Borsh­chevs­ka­ya, es­pe­cia­lis­ta de Ru­sia en el Was­hing­ton Ins­ti­tu­te For Near East Po­licy. De la mis­ma for­ma, en no­viem­bre, el mi­nis­tro de De­fen­sa ru­so, Ser­gei Shoi­gu, lle­gó has­ta Pa­kis­tán y fir­mó un acuer­do de coope­ra­ción mi­li­tar con el Ejér­ci­to en ese país.

En el ter­cer día de la su­pues­ta tre­gua en el es­te de Ucra­nia, con­ti­nua­ron los com­ba­tes en De­bal­tse­ve, una es­tra­té­gi­ca ciu­dad ubi­ca­da en­tre Do­netsk y Luhansk, por lo que re­bel­des pro­rru­sos y las fuer­zas de Ucra­nia se ne­ga­ron a re­ti­rar su ar­ma­men­to pe­sa­do, tal como lo es­ti­pu­la el acuer­do fir­ma­do en Minsk la se­ma­na pa­sa­da. Los re­bel­des pro­rru­sos di­cen que el ce­se el fue­go no se apli­ca a De­bal­tse­ve, don­de las fuer­zas gu- ber­na­men­ta­les es­tán ro­dea­das. Kiev re­co­no­ció ayer el avan­ce de los re­bel­des en esa ciu­dad y que los se­pa­ra­tis­tas cap­tu­ra­ron a al­gu­nos de sus mi­li­ta­res. Has­ta ayer la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Se­gu­ri­dad y la Coope­ra­ción en Eu­ro­pa (Osce) no te­nía ac­ce­so a De­bal­tse­ve. Pe­se a los com­ba­tes, el Pre­si­den­te ru­so, Vla­di­mir Pu­tin di­jo que los en­fren­ta­mien­tos eran “pre­de­ci­bles” y que es­pe­ra­ba que el acuer­do de Minsk sea res­pe­ta­do.

El Pre­si­den­te ru­so, Vla­di­mir Pu­tin, de­po­si­ta una co­ro­na de flo­res, ayer, en la Pla­za de los Hé­roes, en Budapest.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.