Li­bia se con­vier­te en un fo­co de ines­ta­bi­li­dad en el nor­te de Afri­ca por el avan­ce yiha­dis­ta

La Tercera - - MUNDO - Fran­cis­ca Ca­sa­no­va

La de­ca­pi­ta­ción de los 21 egip­cios cop­tos a ma­nos de una f i l i al li­bia del gru­po yiha­dis­ta Es­ta­do Is­lá­mi­co, pa­re­ce ha­ber si­do el lí­mi­te pa­ra el Pre­si­den­te egip­cio Ab­del Fa­tah al Si­si. Po­cas ho­ras des­pués de que el gru­po ex­tre­mis­ta pu­bli­ca­ra el domingo un vi­deo con la pre­sun­ta ma­sa­cre, el Ejér­ci­to egip­cio ini­ció una ola de ata­ques aé­reos con­tra po­si­cio­nes del EI en Li­bia.

Por pri­me­ra vez el go­bierno de El Cairo re­co­no­ció sin pro­ble­mas ha­ber bom­bar­dea­do a su país ve­cino, lue­go de ha­ber des­men­ti­do en los me­ses an­te­rio­res su in­ter­ven­ción en la re­gión con la ayu­da Ara­bia Sau­di­ta y Emi­ra­tos Ara­bes Uni­dos.

Al Si­si in­clu­so fue un pa­só más allá y pi­dió ayer a la ONU la crea­ción de una coa­li­ción in­ter­na­cio­nal pa­ra in­ter­ve­nir la re­gión. “No hay otra elec­ción”, di­jo ayer a la emi­so­ra fran­ce­sa Eu­ro­pe 1. “De­be­mos tra­ba­jar jun­tos pa­ra de­rro­tar el te­rro­ris­mo”.

Al cum­plir­se el cuar­to aniver­sa­rio des­de el ini­cio de la gue­rra ci­vil que pu­so fin al ré­gi­men de Muam­mar Gad­da­fi en 2011, Li­bia su­fre una di­vi­sión po­lí­ti­ca que só­lo se ha agra­va­do en el tiem­po con la ex­pan­sión de las fuer­zas yiha­dis­tas en el nor­te de Afri­ca.

Por ca­si cua­tro años el país se ha vis­to su­mi­do en la anar­quía y el caos po­lí­ti­co, con dos go­bier­nos ri­va­les, y don­de ca­da uno re­cla­ma ser el le­gí­ti­mo re­pre­sen­tan­te del pue­blo li­bio, in­clu­so con sus pro­pios “par­la­men­tos”.

El eje­cu­ti­vo re­co­no­ci­do por la ONU se ins­ta­ló en la ciu­dad de To­bruk, al no­roes­te, tras las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias de ju­nio pa­sa­do. Sin em­bar­go, a pe­sar de ser el go­bierno ava­la­do por la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal, no ejer­ce po­der en nin­gu­na de las tres ciu­da­des más im­por­tan­tes de Li­bia: Tri­po­li, Ben­ga­si y Mis­ra­ta. Cuen­ta con el apo­yo de la mi­li­cia del ge­ne­ral Ha­li­fa Hef­tar, quién re­gre­só a Li­bia des­de EE.UU. des­pués del le­van­ta­mien­to con­tra Gad­da­fi y aho­ra ha­ce fren­te a los gru­pos yiha­dis­tas co­man­dan­do el Ejér­ci­to Na­cio­nal Li­bio.

El otro go­bierno es­tá en­ca­be­za­do por un gru­po de is­la­mis­tas que se ins­ta­ló en Trí­po­li, la ca­pi­tal, tras for­zar al Par­la­men­to re­cién elec­to a aban­do­nar esa zo­na. Es­tas mi­li­cias ope­ran ba­jo una suer­te de coa­li­ción, lla­ma­da Alian­za Ama­ne­cer de Li­bia. Esos gru­pos no le dispu­tan el po­der otros yiha­dis­tas, como la mi­li­cia An­sar al Sha­ria, que des­de 2011 con­tro­la Ben­ga­si, la se­gun­da ciu­dad más im­por­tan­te del país. Jun­to a la Bri­ga­da del 17 de fe­bre­ro, An­sar al Sha­ria es la mi­li­cia más pe­li­gro­sa del país, se­gún el dia­rio es­pa­ñol ABC.

Aun­que en su mo­men­to to­dos es­tos gru­pos lu­cha­ron con­tra el ré­gi­men de Gad­da­fi, aho­ra se dispu­tan el te­rri- to­rio del país y sus re­cur­sos pe­tro­le­ros, la prin­ci­pal fuen­te de in­gre­sos del país.

Es­tas hos­ti­li­da­des han im­pul­sa­do a mi­les de li­bios a cru­zar el Mediteráneo pa­ra bus­car re­fu­gio en Eu­ro­pa. “La si­tua­ción es­ca­pa a cual­quier con­trol en Li­bia”, di­jo ayer a la agen­cia Fran­ce Pres­se Joel Mill­man, vocero de la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal pa­ra las Mi­gra­cio­nes. Los úl­ti­mos cua­tros días, al­re­de­dor de 3.800 per­so­nas fue­ron res­ca­ta­das en las aguas del Me­di­te­rra­neo, cer­ca de la is­la ita­lia­na de Lam­pe­du­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.